Make your own free website on Tripod.com
Literatura Inca

INSTITUTO CARLOS GRACIDA

 

 

 

http://www.interalex.cjb.net
Copyright © 2006 [Interalex]

IE 4.0 or later, Netscape 6.0 or later. Best viewed with: 800x600
Contexto Histórico          Drama        Fotogalería
 
Contexto Histórico

En el momento de la conquista española, el área de mayor desarrollo cultural era en América del Sur era la central andina, amplia faja de terreno que comprendía la totalidad del actual Perú, parte de Chile, parte del oeste boliviano y una pequeña zona del noroeste argentino.

A través de la etnohistoria y de la arqueología sabemos que los incas formaron parte de toda una serie de tribus pequeñas originarias de los alrededores del Cuzco.

Los incas eran gobernados por el gran Inca o Sapa Inca, quien gozaba por derecho divino de un poder absoluto. Era auxiliado por una pequeña élite integrada por moles, militares y sacerdotes, los cuales conformaban la alta nobleza que mantenía poder, privilegios y riquezas frente al resto de la población.

En su mayoría, los incas pagaban sus impuestos en forma de trabajo o mita proporcionando al estado una fuente permanente de mano de obra que se utilizará la construcción de extensas redes de carreteras tanto en la costa como en la sierra; grandes almacenes controlados por el estado, plazas públicas, palacios santuarios, puentes colgantes elaborados con fibras vegetales lanzadas; andenes o terrazas edificados en las laderas de las montañas que permitieron el desarrollo de la agricultura en las alturas; la edificación de Ciudad es fortaleza como la de Machu-Piccha, la elaboración de Pizano y plata.

>Menú<

Drama

Ollantay

Existe una leyenda que habla de las hazañas de Ollanta, personaje popular que sintetiza el alma indígena, de modo que su conducta y sus sentimientos se apegan a la dignidad quechua. Esta leyenda proporcional tema de la pieza teatral llamada Ollantay. He aquí el argumento:

Ollanta, valiente y honrado general de los ejércitos del inca, se enamora de la bella princesa Ccusi-Ccoyllur; como ésta le corresponde, según en secreto. Ccoya, la madre de la joven, prever el amor a Pachcútec, su esposo y rey, quien encolerizado por el sacrilegio manda a Ollanta a la guerra y encierra su hija en la casa de las vírgenes reales, donde nace Ima-Súmac, fruto de las infortunados amores; separan a la hija de madre y ante la pequeña como huérfana.

Decepcionado por la desaparición de su amor, el guerrero se rebela contra el poder real; resiste siquiera fortaleza que lleva su nombre en la ciudad de Tambo, y después de años de lucha, en terrible batalla vez el ejército Inca.

Astutamente, el general Rumi-Ñahui se fije desertor de Pachcútec y se acoge a la bondad de Ollanta. Ésa noche, mientras duermen, franquear la entrada del ejército real y Ollanta es hecho prisionero; entonces se sabe que Pachcútec murió, por lo que será su hijo sucesor, el nuevo Túpac-Yupanqui, que lo juzgue. El inca no perdona, lo nombró su representante en la comarca de Anti-Suyo y lo insta a casarse. Ollanta, embargado por el llanto empieza a contar su dolor cuando, de pronto, ni interrumpe los gritos de una niña, es Ima-Súmac; su nodriza le dijo que es una de y la condujo a la celda donde ella está prisionero; la pequeña tiene merced al inca y lo lleva ante la infortunada. Al ver a la princesa, hermana a quien creía muerta, la libera y la nodriza revela toda la verdad. El inca, Ollanta y Ccusi-Ccoyllur se reconoce. El rey sella la unión entregándoles a la niña para qué vino felices.

>Menú<