Make your own free website on Tripod.com
Back to Home
Literatura II - Juan Ruiz de Alarcón

INSTITUTO CARLOS GRACIDA

HOME | BARROCO  |  P. LITERARIA  |  NEOCLASICISMO  |  P. LITERARIA  |  MÚSICA

Regresar

Las paredes oyen

Personas que hablan en ella:

  • Don MENDO, galán
  • Don JUAN, galán
  • El DUQUE, galán
  • El CONDE, galán
  • LEONARDO, criado
  • BELTRÁN, gracioso
  • Doña ANA, dama viuda
  • Doña LUCRECIA, dama
  • CELIA, criada
  • ORTIZ, escudero
  • Otro ESCUDERO
  • MARCELO, criado del duque
  • FABIO, criado del duque
  • Una MUJER
  • Cuatro ARRIEROS

ACTO PRIMERO


Salen don JUAN, vestido llanamente, y
BELTRÁN
 

 

JUAN:             Tiéneme desesperado,

               Beltrán, la desigualdad,

               si no de mi calidad,

               de mis partes y mi estado.

                  La hermosura de doña Ana,

               el cuerpo airoso y gentil

               bella emulación de abril,

               dulce envidia de Dïana,

                  mira tú, ¿cómo podrán

               dar esperanza al deseo

               de un hombre tan pobre y feo

               y de mal talle, Beltrán? 

BELTRÁN:          A un Narciso cortesano,

               un humano serafín

               resistió un siglo, y al fin

               la halló en brazos de un enano,

                  y, si las historias creo

               y ejemplos de autores graves

               --pues, aunque sirviente, sabes

               que a ratos escribo y leo--

                  me dicen que es ciego Amor,

               y sin consejo se inclina;

               que la emperatriz Faustina

               quiso un feo esgrimidor;

                  que mil injustos deseos,

               puestos locamente en ella,

               cumplió Hipia, noble y bella,

               de hombres humildes y feos.

JUAN:             Beltrán, ¿para qué refieres

               comparaciones tan vanas?

               ¿No ves que eran más livianas

               que bellas esas mujeres,

                  y que en doña Ana es locura

               esperar igual error,

               en quien excede el honor

               al milagro de hermosura?

BELTRÁN:          ¿No eres don Juan de Mendoza?

               Pues doña Ana ¿qué perdiera

               cuando la mano te diera?

JUAN:          Tan alta fortuna goza,

                  que nos hace desiguales

               la humilde en que yo me veo.

BELTRÁN:       Que diste en el punto, creo,

               de que proceden tus males. 

                  Si Fortuna en tu humildad

               con un soplo te ayudara,

               a fe que te aprovechara

               la misma desigualdad. 

                  Fortuna acompaña al dios

               que amorosas flechas tira;

               que en un templo los de Egira

               adoraban a los dos.

                  Sin riqueza ni hermosura

               pudieras lograr tu intento;

               siglos de merecimiento

               trueco a puntos de ventura.

JUAN:             Eso mismo me acobarda. 

               Soy desdichado, Beltrán.

BELTRÁN:       Trocar las manos podrán

               Fortuna y Amor.  Aguarda.

JUAN:             Si a don Mendo hace favor,

               ¿qué esperanza he de tener?

BELTRÁN:       En ése echarás de ver

               que es todo fortuna amor.

                  A competencia lo quieren

               doña Ana y doña Teodora;

               doña Lucrecia lo adora;

               todas, al fin, por él mueren.

                  Jamás el desdén gustó.

JUAN:          Es bello y rico el mancebo.

BELTRÁN:       ¡Cuánto mejor era Febo! 

               Y Dafnes lo desdeñó. 

                  Y, cuando no conociera

               otro en perfección igual,

               aquesto de decir mal

               ¿es defecto como quiera?

JUAN:             Y ¿no es eso murmurar?

BELTRÁN:       Esto es decir lo que siento.

JUAN:          Lo que siente el pensamiento

               no siempre se ha de explicar.

BELTRÁN:          Decir...

JUAN:                    Que calles te digo;

               y ten por cosa segura

               que tiene, aquél que murmura,

               en su lengua su enemigo.

BELTRÁN:          Entre tus desconfïanzas,

               en su casa entrar te veo;

               sin duda que el gran deseo

               engaña tus esperanzas.

                  Veste en desierto lugar,

               y no cesas de dar voces,

               y, aunque tu muerte conoces,

               nadas en medio del mar.

JUAN:             Lo que en gran tiempo no ha hecho,

               hace Amor en solo un día,

               venciendo al fin la porfia.

BELTRÁN:       Que te sucede sospecho

                  lo que al tahur, que en perdiendo,

               solamente con decir

               "¡que no sepa yo gruñir!"

               está sin cesar gruñendo.

                  Tú dices que desesperas;

               y, entre el mismo no esperar,

               nunca dejas de intentar.

               ¿Qué más haces cuando esperas?

                  ¿Tú piensas que el esperar

               es alguna confección

               venida allá del Japón? 

               El esperar es pensar

                  que puede al fin suceder

               aquello que se desea;

               y, quien hace porque sea,

               bien piensa que puede ser.

 

JUAN saca una carta
 
 
JUAN:             Pues si con esta invención 
               en su desdén no hay mudanza,
               aunque viva mi esperanza
               morirá mi pretensión.
BELTRÁN:          El mercader marinero,
               con la codicia avarienta,
               cada vïaje que intenta
               dice que será el postrero.
                  Así tú, cuando imagino 
               que desengañado estás, 
               ya con nuevo intento vas 
               en la mitad del camino.
                  Mas dime.  ¿Qué te ha obligado 
               a tratar esta invención 
               para mostrar tu afición 
               pudiendo, con un crïado 
                  de su casa, negociar 
               lo que tú vienes a hacer?  
JUAN:          No he de arriesgarme a ofender
               a quien pretendo obligar;
                  que, como es tan delicada 
               la honra, suele perderse 
               solamente con saberse 
               que ha sido solicitada.
                  Y así, del murmurador 
               pretendo que esté segura
               mi desdicha o mi ventura,
               su flaqueza o su valor;
                  que aun a ti mismo callado
               estos intentos hubiera,
               si en ti, Beltrán, no tuviera
               más amigo que cesado.
BELTRÁN:          ¿Toda esta casa, don Juan,
               a una mujer aposenta?
JUAN:          Seis mil ducados de renta,
               ¿qué alcázar no ocuparán!
BELTRÁN:          Celia es ésta.
 
Sale CELIA
 
 
CELIA:                          ¿Qué mandáis,
               señor don Juan?
JUAN:                          Celia mía,
               besar las manos querría, 
               si licencia me alcanzáis,
                  a mi señora doña Ana.
CELIA:         Que será imposible entiendo;
               porque se está previniendo 
               para partirse mañana 
                  a una novena en Alcalá.
JUAN:          ¿De la corte se desvía 
               cuando el celebrado día 
               de San Juan tan cerca está?
CELIA:            Para los tristes no hay fiesta.
JUAN:          Pues, Celia, verla me importa. 
               La visita será corta; 
               sólo le quiero dar ésta 
                  que le ha venido en un pliego, 
               y me dice quien la envía 
               que sólo de mí confía 
               el darla.
CELIA:                   Yo salgo luego.     
 
Vase CELIA
 
 
BELTRÁN:          No hay pobre con calidad:
               si un villano rico fueras,
               a fe que nunca tuvieras
               en verla dificultad.
JUAN:             Si ella está tan de camino,
               que es justa la excusa creo.
BELTRÁN:       "Lo que con los ojos veo..."
JUAN:          Malicioso desatino.
BELTRÁN:          ¿Cuánto va que no la ves?
JUAN:          De no alcanzar no se ofende 
               quien lo difícil emprende.
               Mas doña Ana es muy cortés.
BELTRÁN:          Y agora ¿qué hemos de hacer?
               Que ella se parte a Alcalá.
JUAN:          En tanto que ausente está, 
               aguardar y padecer
BELTRÁN:          Bueno fuera acompañarla.
JUAN:          Si como quien soy pudiera, 
               forzoso el hacerlo fuera,
               si así entendiese obligarla;
                  mas ni me ayuda el poder.
               ni ella lo agradecería,
               por la nota que daría 
               si se llegase a entender,
BELTRÁN:          Ella sale.
JUAN:                        Di, Beltrán,
               que la Aurora bella y clara.
 
Salen Doña ANA, viuda, y CELIA, y habla a
CELIA aparte
 
 
ANA:           ¡Ay, Celia, y qué mala cara 
               y mal talle de don Juan!
JUAN:             Aunque me dijo, señora, 
               Celia vuestra ocupación 
               --Con que fuera más razón 
               el no estorbaros agora--,
 
Dale la carta
 
 
                  la importancia contenida 
               en esta carta que os doy, 
               me disculpa.
ANA:                         Nunca estoy,
               señor don Juan, impedida 
                  para recibir merced 
               de tan noble caballero.
JUAN:          Vuestro soy.  Respuesta espero. 
               Si sois servida, leed.
ANA:              Ser descortés me mandáis.
JUAN:          Leed, que importa una vida 
               que cerca está de perdida 
               si remedio no le dais.
ANA:              Si está su defensa en mí, 
               la pena y temor dejad.
JUAN:          El caso es grave.  Mandad 
               que estemos solos aquí;
                  que tenemos que tratar, 
               y el secreto es importante.
ANA:           Dejadnos solos.
BELTRÁN:                          (Amante            Aparte
               fué el inventor de engañar.)
 
Vanse BELTRÁN y CELIA
 
 
JUAN:             Pues contigo solo estoy,
               porque mi recato veas,
 
Va a leer doña ANA, y detiénela
 
 
               oye, señora: no leas; 
               que la carta viva soy.
                  Que me atreva, no te altere, 
               pues estoy solo contigo,
               y un agravio sin testigo
               al punto que nace muere.
                  Desde que la vez primera 
               vi la luz de tu arrebol 
               dos veces la ha dado el sol 
               a los signos de su esfera.
                  Como al que el rayo tocó 
               de Júpiter vengativo,
               por gran tiempo muerto, vivo 
               en un instante quedó;
                  como aquel que la cabeza 
               de la Gorgona miraba, 
               por un peñasco trocaba 
               la humana naturaleza;
                  tal en viéndote me veo,
               tan absorto y admirado,
               que en admirarme ocupado,
               no doy lugar al deseo;
                  que esos divinos despojos
               tanta gloria me mostraron,
               que al punto me arrebataron
               toda el alma por los ojos.
ANA:              Tened, don Juan.  Eso ¿para
               todo en que amor me tenéis?
JUAN:          No, porque ya lo sabéis,
               y en vano el tiempo gastara.
ANA:              ¿En que os morís?
JUAN:                              No, señora,
               pues ni en morir parará;
               que en el alma vivirá
               el amor que os tengo agora.
ANA:              ¿Pára en pedirme que os quiera?
JUAN:          Ni llega, señora, ahí,
               que no hay méritos en mí
               para que a tal me atreviera.
ANA:              Pues decid lo que queréis.
JUAN:          Quiero... Sólo sé que os quiero,
               y que remedio no espero,
               viendo lo que merecéis.
                  Como el mísero doliente,
               en el lecho fatigado,
               a cualquier parte inclinado
               los mismos dolores siente.
                  y, por huir del tormento, 
               que en cada lado es mayor, 
               busca alivio a su dolor 
               en el mismo movimiento.
                  Así yo con mi cuidado 
               vengo a vos, dueño querido, 
               no de esperanza inducido, 
               sino de dolor forjado,
                  por no morir con callarlo, 
               no por sanar con decirlo; 
               que es imposible el sufrirlo
               como lo es el remediarlo.  
                  Y así, no os ha de ofender 
               que me atreva a declarar, 
               pues va junto el confesar 
               que no os puedo merecer.
ANA:              ¿Queréis más?
JUAN:                         ¿Qué más que a vos?
               Si entender queréis mi estado, 
               en que os quiero está cifrado.
ANA:           Pues, señor don Juan, adiós.
JUAN:             Tened.  ¿No me respondéis? 
               ¿De esta suerte me dejáis?
ANA:           ¿No habéis dicho que me amáis?
JUAN:          Yo lo he dicho, y vos lo veis.
ANA:              ¿No decís que vuestro intento 
               no es pedirme que yo os quiera, 
               porque atrevimiento fuera?
JUAN:          Así lo he dicho y lo siento.
ANA:              ¿No decís que no tenéis 
               esperanza de ablandarme?
JUAN:          Yo lo he dicho.
ANA:                          ¿Y que igualarme
               en méritos no podéis,
                  vuestra lengua no afirmó?
JUAN:          Yo lo he dicho de ese modo.
ANA:           Pues, si vos lo decís todo,
               ¿qué queréis que os diga yo? 
 
Vase doña ANA
 
 
JUAN:            ¡Oh! venga la muerte, acabe
               con vida tan desdichada, 
               que sólo puede su espada 
               remediar pena tan grave. 
                  ¿Qué delito cometí 
               en quererte, ingrata fiera? 
               ¡Quiera Dios!... Pero no quiera; 
               que te quiero más que a mí.
 
Salen CELIA y BELTRÁN
 
 
CELIA:            ¡Ah, desdichado don Juan!
BELTRÁN:       Ayúdale.
CELIA:                  ¡A Dios pluguiera
               que mi voluntad valiera!         
 
Vase CELIA
 
 
BELTRÁN:       Pues, ¿qué tenemos?
JUAN:                              Beltrán,
                  la verdad huyo; a la esperanza 
               pido engaños que alimenten mi deseo; 
               eternos contra mí imposibles veo; 
               nado en un golfo, ni de un leño asido.
                  Con el vuelo de amor más atrevido, 
               no subo un paso; y aunque más peleo, 
               al fin vencido soy de lo que creo, 
               vencedor sólo en lo que soy vencido.
                  Así, desesperado victorioso,
               niego al deseo engaños, y a la gloria 
               más vivo anhela, si su muerte sigo. 
                  ¡Triste, donde es el no esperar forzoso, 
               donde el desesperar es la vitoria, 
               donde el vencer da fuerza al enemigo!  
BELTRÁN:          ¡Triste, donde es forzoso andar contigo, 
               donde hallar qué comer es gran vitoria, 
               donde el cenar es siempre de memoria! 
 
Vanse don JUAN y BELTRÁN.  Salen el CONDE,
don MENDO y ORTIZ, escudero
 
MENDO:            A mi señora Lucrecia 
               dad, Ortiz, ese papel.
 
Dale un papel a ORTIZ
 
 
ORTIZ:         Guárdeos Dios.    
 
Vase ORTIZ
     
 
MENDO:                        Cosa crüel.
               Conde, es una mujer necia.
CONDE:            ¿Cómo?
MENDO:                   Con celos y amor
               sale Lucrecia de sí.
CONDE:         ¿Con causa don Mendo?
MENDO:                               Sí;
               mas tanto el yerro es mayor.
                  Si por doña Ana estoy ciego.
               ella ¿qué ha de remediar
               con reñir y con celar,
               sino añadir fuerza al fuego?
CONDE:            (¡Quieran, Lucrecia, los cielos    Aparte
               que te mude esta mudanza,
               y a mi perdida esperanza
               abran la puerta tus celos!)
                  Y vos ¿qué le respondéis?
MENDO:         Nunca el negar hizo daño.
CONDE:         Mejor fuera el desengaño,
               si en otra parte queréis.
MENDO:            Dañarme, Conde, podría;
               que su amor causó en mi pecho
               terrible incendio, y sospecho
               que hay centellas todavía.
                  Y quien antiguo cuidado 
               arraigado al alma tiene,
               ha de obligar el que viene 
               sin despedir el pasado;
                  que mil veces se agradó 
               de la novedad Cupido,
               y vuelve a buscar, rendido, 
               lo que arrogante dejó.
CONDE:            Avariento sois de amor.
MENDO:         Más el de doña Ana estimo.
CONDE:         Y ella ¿os quiere?
MENDO:                          Pienso, primo,
               que merezco su favor.
CONDE:            ¿Que hay de Teodora?
MENDO:                                 Quería
               que yo fuese su marido,
               como si hubieran nacido
               mis abuelos en Turquía.
CONDE:            Sin ser loca, yo no creo
               que ninguna mujer pida
               la esclavitud de una vida
               por la muerte de un deseo.
MENDO:            Pues ya, después que mi amor 
               sacó pies amedrentado,
               en ella crece el cuidado
               y, al paso de él, mi rigor.
                  Ya, sin esa condición, 
               estimara mis favores.
CONDE:         Dichoso sois en amores.
MENDO:         En el signo de León,
                  Marte y Venus concurrieron 
               de mi nacimiento el día;
               y, si hay cierta astrología,
               ellos amable me hicieron.
                  Mas, adiós primo, que es tarde
               y a doña Ana quiero ver; 
               que hoy su sol se va a poner 
               en Alcalá.
CONDE:                   Dios os guarde.
 
Vase el CONDE.  Sale LEONARDO
 
 
LEONARDO:         El coche a la puerta está; 
               que ya se parte imagino.
MENDO:         Tenme el coche de camino
               a la puerta de Alcalá.
                  Parta al punto el repostero 
               y encárgales, por mi vida, 
               que esté a punto la comida 
               en la venta de Vivero.
                  Haz cómo doña Ana vea 
               en mi prevención mi amor.
LEONARDO:      Toda tu gente, señor,
               su vida en tu gusto emplea.
 
Vanse don MENDO y LEONARDO.  Salen doña ANA, de camino, y
CELIA
 
 
ANA:              ¿De qué vas triste? ¿De qué 
               lo van todas mis doncellas? 
               Habla, dime sus querellas.
CELIA:         Señora, verdad diré, 
                  pues obligación me pones.
               Tienen tus crïadas todas 
               en la esperanza sus bodas 
               y en la corte sus pasiones; 
                  y, como de aquí a seis días 
               es la noche de San Juan 
               --cuando los amantes dan 
               indicios de sus porfías-- 
                  sienten el ver que esa noche 
               en la corte no han de estar.
ANA:           Pues pierdan, Celia, el pesar; 
               que, por la posta, en un coche 
                  conmigo entonces vendrán.  
               Porque se alegre mi gente 
               gozaré secretamente 
               de la noche de San Juan, 
                  y volveréme a la aurora 
               a proseguir mis novenas.
CELIA:         Alivie el cielo tus penas.  
               Mas ¿no era mejor, señora,
                  dilatar esta partida?
ANA:           Si sabes que estoy muriendo
               por dar la mano a don Mendo,
               y no hay cosa que lo impida
                  sino el cumplir las novenas
               que a San Diego prometí,
               ¿dilataré, estando así,
               el remedio de mis penas?
                  Con esta trata que doy
               ninguna queda quejosa.
CELIA:         Hágate el cielo dichosa.
               A darles la nueva voy.
ANA:              Encárgales, por mi vida,
               el secreto.
CELIA:                     Así lo haré.
               Don Mendo viene.    
 
Vase CELIA
 
 
ANA:                               Tendré
               buen agüero en la partida.
 
Sale don MENDO, de color
 
 
 
MENDO:            Los campos de Alcalá, bella señora, 
               desdeñan los favores del verano,
               y de la fértil Flora
               no solicitan ya la diestra mano, 
               después que primaveras les reparte 
               la dichosa esperanza de mirarte.
                  Los arroyos--que esperan ser espejos 
               en quien de esos dos soles celestiales 
               se miren los reflejos
               transforman sus corrientes en cristales; 
               y el agua, en cambio de besarlos, grata 
               hace a tus blancos pies puente de plata. 
                  Al nuevo sol que nace agradecidas, 
               en verdes ramos las cantoras aves, 
               a coros divididas,
               dando a los vientos músicas süaves, 
               para explicar la gloria de este día 
               articular intentan su armonía.
                  Parte ¡o feliz! que el céfiro süave 
               lisonjear pretende codicioso 
               la rodadora nave, 
               de nueva Europa Júpiter dichoso, 
               por quien, en Indias vuelto Manzanares, 
               España de sus glorias hace a Henares.
                  Parte ¡o primero móvil adorado!, 
               de quien siguiendo voy el movimiento, 
               si bien arrebatado
               --pues tras mi centro corro--, no violento, 
               que yo, si lo merezco, gloria mía, 
               voy a ser el lucero de ese día.
ANA:              Los campos de esperanza matizados,
               la consonancia dulce de las aves, 
               los cristales cuajados, 
               las lisonjas del céfiro süaves, 
               en nada estimo; y estimara sólo 
               llevar por mi lucero al mismo Apolo.
                  Mas, cuando el corazón lo solicita, 
               forzosa acción de amor correspondiente, 
               ni el honor acredita,
               ni el estado que tengo lo consiente.
MENDO:         Es imán de mis ojos tu presencia.
ANA:           Justo efecto de Amor es la obediencia.
MENDO:            ¿Sin ti quieres dejarme?
ANA:                                        Yo, don Mendo,
               parto sin ti.
MENDO:                       ¿Qué mucho?  Vas helada
               cuando yo quedo ardiendo.
ANA:           ¡Segura fuese yo, como abrasada!
MENDO:         No me apartes de ti si desconfías.
ANA:           Vive el recato entre las ansias mías.
MENDO:            ¿No me llamas tu dueño?
ANA:                                      Y de mis ojos,
               cierta lengua del alma, lo has sabido.
MENDO:         ¿De quién temes enojos,
               cuando te adoro yo, de ti querido?
ANA:           Hasta el "sí" conyugal temo mudanza;
               que no hay dentro del mar cierta bonanza.  
                  En tanto que a mis deudos comunico 
               la dichosa elección de vuestra mano,
               y devota suplico
               en Alcalá a su dueño soberano
               que lleve a fin feliz mi intento nuevo,
               y las novenas pago que le debo,
                  puede mudarse vuestro amor ardiente
               y quedar mi opinión en opiniones
               del vulgo maldiciente,
               que a lo peor aplica las acciones.
MENDO:         ¿Mudarme yo?
ANA:                        Temores son de amante.
MENDO:         Más parecen cautelas de inconstante.
                  Si ya nuevo cuidado te fatiga,
               el fingido recato, ¿qué pretende?
               Declárate, enemiga.
               No el desengaño, la mudanza ofende.
               Vete segura.  Ocuparé entre tanto 
               el alma en celos y la vida en llanto.  
ANA:              Ofendes mi lealtad si desconfías;
               mas porque de tu error te desengañes, 
               pon secretas espías,
               prueba mi fe, como mi honor no dañes.
MENDO:         Confïanza tendré, mas no paciencia,
               contra el rigor, señora, de tu ausencia.
 
Sale CELIA
 
 
CELIA:            Doña Lucrecia, señora,
               viene a visitarte.
ANA:                             ¿Quién?
CELIA:         Tu prima.
MENDO:                   (A impedir mi bien       Aparte
               la trae mi desdicha agora.)
 
Sale doña LUCRECIA, con manto, y ORTIZ
 
 
LUCRECIA:         No quise, prima, dejar 
               de verte en esta partida.
ANA:           Ni yo, Lucrecia querida, 
               me partiera sin pasar 
                  por tu casa, porque el ver 
               al pasar tu rostro hermoso, 
               fuese presagio dichoso 
               del viaje que he de hacer.
 
Doña LUCRECIA habla aparte a don MENDO
 
 
LUCRECIA:         Niégame agora, traidor,       
               las verdades que estoy viendo.
ANA:           ¿Qué le dices a don Mendo?
LUCRECIA:      Del vestido de color
                  le pregunto la ocasión; 
               porque de irte a acompañar
               lo indicia el tiempo y lugar,
               y fuera galante acción.
ANA:              Tan alto merecimiento
               con mi humildad no conviene, 
               y, más que lisonja, tiene 
               malicia ese pensamiento.
                  Mas, si conmigo partiera,
               de parecer, prima, soy,
               que, pues yo de negro voy,
               de color no se vistiera.
CELIA:            Ya bien te puedes partir,
               que los coches han venido.
ANA:           Que no me olvides te pido.
LUCRECIA:      Por puntos te he de escribir.
ANA:              Adiós, don Mendo.
MENDO:                             Señora,
               en el coche os dejaré.
ANA:           Si alguno en la calle os ve,
               sospechará lo que agora
                  ha sospechado mi prima.
               Quedaos y salid después.    
MENDO:         Yo obedezco, y vuestros pies
               sigue el alma que os estima.
 
Vanse doña ANA y CELIA.  Saca un papel
LUCRECIA y muéstraselo a Don MENDO
 
 
LUCRECIA:         ¿Conoces este papel?
MENDO:         Yo, Lucrecia, lo escribí.
LUCRECIA:      Junta lo que has hecho aquí 
               con lo que dices en él.  
                  Traidor, fingido, embustero, 
               engañoso, ¿a ti te dan 
               apellido de Guzmán 
               y nombre de caballero? 
                  ¿Qué sangre puede tener 
               quien tiene pecho traidor? 
               ¿Es hazaña de valor 
               engañar una mujer?
MENDO:            Oye, señora...
LUCRECIA:                       No muevas
               esos fementidos labios;
               que intentas nuevos agravios
               con satisfaciones nuevas.
MENDO:            Pues ¿qué quieres? ¿Condenarme, 
               sin oír satisfación,
               por sola una presunción?
LUCRECIA:      ¿Qué disculpa puedes darme? 
                  ¿Presunción llamas, traidor,
               esta tan clara probanza
               de mi agravio y tu mudanza?
MENDO:         En lo que fundas mi error
                  fundo la satisfación.
               ¿No te dijo de mi parte
               tu escudero, que de hablarte 
               deseaba una ocasión,
                  donde el descargo sabrías 
               del recelo que te abrasa?  
               Tuve aviso de tu casa
               que a ver tu prima salías,
                  y vine a esperarte aquí,
               y adelantéme en llegar,
               por no dar que sospechar
               viéndome venir tras ti.
                  ¡Mira por qué me condenas!
LUCRECIA:      ¿De modo que te disculpas
               multiplicando tus culpas
               y acrecentando mis penas?
                  Causa doña Ana mi daño,
               ¡y con hallarte con ella
               das remedio a mi querella!
MENDO:         Porque fuese el desengaño
                  en su presencia más fuerte.
LUCRECIA:      ¿Qué desengaño me diste?
MENDO:         Como tu pena encubriste,
               no quise, hablando, ofenderte;
                  mas ten cierta confïanza,       
               para asegurar tus celos,
               que en el orden de los cielos,
               antes que en mí, habrá mudanza.
                  Tuyo soy.
LUCRECIA:                  Las obras creo.
MENDO:         Presto, con la voluntad
               de tu padre, su verdad
               te mostrará mi deseo.
 
Sale el CONDE
 
 
CONDE:            (¿Dónde hay con celos cordura?)      Aparte
               ¡Lucrecia hermosa! ¡Don Mendo! 
MENDO:         Conde, que venís entiendo 
               traído de mi ventura;
                  que Lucrecia ha de saber 
               de vos lo que hablamos hoy 
               de su amor.
CONDE:                     Testigo soy.
MENDO:         Eso a solas ha de ser;
                  que pensará que os obligo 
               con mi presencia a abonarme. 
 
Vase don MENDO
 
 
LUCRECIA.      (¡Tú dejas, para informarme       Aparte
               en tu favor, buen testigo!)
CONDE:            ¿He de decir la verdad?
LUCRECIA:      Para eso quedas aquí.
CONDE:         Pues escúchala de mí,
               pague o no mi lealtad.
                  Y por prevenir el daño,
               si acaso no me creyeres,
               ten secreto lo que oyeres
               y averigua si es engaño.
                  Que, pues me dijo don Mendo
               que cuente lo que hoy pasó,
               cumpliendo lo que él mandó,
               nadie dirá que le ofendo;
                  que, aunque su intento haya sido 
               que use contigo de engaño, 
               no debo para mi daño 
               darme yo por entendido.
                  Dando hoy para ti un papel 
               don Mendo a Ortiz, tu crïado, 
               desdeñoso y enfadado,
               me dijo, "¡Cosa crüel,
                  Conde, es una mujer necia¡ 
               Después que a doña Ana di 
               en servir, sale de sí
               de amor y celos Lucrecia."
                  Yo le dije, "¿No es mejor
               no engañarla?" Y respondió,
               "Mil veces lo que dejó
               volvió a desear amor,
                  Y este caso previniendo,
               nada pierdo en conservalla."
LUCRECIA:      ¿Qué enredos inventas? Calla.
               ¿Tal pudo decir don Mendo?
                  ¿Que tu afición agradezca
               quieres así disponer?
               ¿Piensas que te he de querer
               aunque a don Mendo aborrezca?
CONDE:            Oye.
LUCRECIA:              No me digas nada.
CONDE:         Averígualo advertida,
               y dame pena ofendida,
               o premio desengañada.
                  Y, si por amarte yo,
               duda en mi verdad has puesto,
               sírvate de indicio aquesto,
               ya que de probanza no.
                  Él va tras ella a Alcalá, 
               y no es éste mal testigo 
               del desengaño que digo.  
               Despacha tú quien allá, 
                  con cuidado y sin pasión, 
               secretamente lo siga;
               y, si mi verdad te obliga,
               premia un leal corazón;
                  que será culpable error
               que prefiera tu cuidado
               un engaño averiguado
               a un averiguado amor.
LUCRECIA:         La verdad diciendo estás,
               que si negándola estoy,
               no es que crédito no doy,
               sino que pena me das.
                  ¡Ah, falso! ¡Ah, mal caballero!
               ¡Plega a Dios que, en igual grado
               amante y desengañado,
               pruebes el mal de que muero!
                  ¡Pluguiera a Dios, conde mío,
               pudiera, en esta ocasión,
               mudarse la inclinación
               al paso del albedrío!
                  Mas vive cierto, señor,
               que, si me has dicho verdad,
               te dará mi voluntad
               lo que te niega mi amor.
CONDE:            Yo lo estimo de esa suerte.
LUCRECIA:      Tanto más me deberás
               cuanto me forzare más,
               conde, por corresponderte. 
 
Vanse doña LUCRECIA y el CONDE.  Salen don JUAN y
BELTRÁN, de noche
BELTRÁN:          El duque Urbino esta noche 
               bien pudiera perdonarte.
JUAN:          ¿Qué puede querer?
BELTRÁN:                         Llevarte
               querrá consigo en el coche, 
                  amarrado a un duro banco, 
               sin poderte entretener, 
               cuando el decir y el hacer 
               anda por las calles franco.
                  Que, noche de San Juan, hallo, 
               si un peón sabe embestir, 
               que suele solo rendir 
               más que treinta de a caballo;
                  que hay mujer que, en el engaño 
               que en esta noche previene, 
               librados los gustos tiene 
               de los deseos de un año.
                  Cuál llega al poblado coche 
               de angélica jerarquía, 
               y, siendo paje de día, 
               pasa por marqués de noche;
                  cuál sin pensar se acomoda 
               con la viuda disfrazada, 
               que, entre galas de casada, 
               hurta los gustos de boda;
                  cuál encuentra y desbarata 
               una sarta de doncellas, 
               de quien son las manos bellas 
               engasaduras de plata;
                  cuál se llega a las que van 
               brindando los retozones, 
               y trueca a mil refregones 
               un pellizco que le dan.
JUAN:            Quien los encuentros enseña,
               encuentre con un azar.
BELTRÁN:       ¿Es el azar encontrar
               una mujer pedigüeña?
                  Si ése temes, en tu vida
               en poblado vivirás,
               porque ¿dónde encontrarás
               hombre o mujer que no pida?
                  Cuando dar gritos oyeres,
               diciendo, "Lienzo" a un lencero,
               te dice, "Dame dinero, 
               si de mi lienzo quisieras."
                  El mercader claramente 
               diciendo está sin hablar, 
               "Dame dinero, y llevar 
               podrás lo que te contente." 
                  Todos, según imagino, 
               piden, que para vivir, 
               es fuerza dar y pedir 
               cada uno por su camino.
                  Con la cruz el sacristán, 
               con los responsos el cura, 
               el monstruo con su figura, 
               con su cuerpo el ganapán; 
                  el alguacil con la vara, 
               con la pluma el escribano, 
               el oficial con la mano 
               y la mujer con la cara.
                  Y ésta, que a todos excede, 
               con más razón pedirá, 
               pues que más que todos da, 
               y menos que todos puede.
                  Y el miserable que el dar 
               tuviere por pesadumbre 
               --ellas piden por costumbre--
               hago costumbre en negar;
                  que tanto, desde que nacen, 
               el pedir usado está, 
               que pienso que piden ya 
               sin saber lo que se hacen.
                  Y así, es fácil el negar; 
               porque se puede inferir
               que quien pide sin sentir,
               no sentirá no alcanzar.
JUAN:             Aunque más razones halles, 
               no has de quitarme el temor, 
               Beltrán; que el azar mayor 
               es el no tener que dalles;
                  y más si la que he adorado 
               se dignase de mis dones.
BELTRÁN:       ¿Aún te duran tus pasiones?
JUAN:          Ardo más, más desdeñado.
BELTRÁN:          Éste es el duque.
 
Salen el DUQUE y don MENDO, de noche
 
 
DUQUE:                             ¡Don Juan!
JUAN:          Déme los pies vueselencia.
DUQUE:         Ya acusaba vuestra ausencia.
JUAN:          Si don Mendo de Guzmán, 
                  Apolo de discreción, 
               acompañándoos está, 
               señor, ¿qué falta os hará 
               el que en su comparación 
                  luz de una estrella no envía?
MENDO:         Merced recibo de vos.
DUQUE:         La amistad de entre los dos 
               extraña la cortesía.
JUAN:             Decidme, pues, el intento 
               con que hemos sido llamados.
MENDO:         Aquí tenéis dos crïados.
DUQUE:         Dadme, pues, oído atento.  

 

                  Hombre que a la corte viene

               recién heredado y mozo

               --pájaro que estrena el viento

               nave que se arroja al golfo--

               que a los ojos de su rey

               y a los populares ojos,

               ni debe mostrar flaqueza

               ni puede esconder el rostro,

               ha de regir sus acciones

               por los expertos pilotos,

               obligados, por parientes;

               por amigos, cuidadosos

               con esta ley os obligo,

               y con esta fe os escojo

               capitanes veteranos

               de este soldado bisoño.

               Acompañadme los dos,

               advertidme lo que ignoro,

               decidme el nombre, el estado

               y la calidad de todos;

               y en lo de las cortesías

               principal cuidado os pongo,

               advirtiendo que con nadie

               pretendo pecar de corto;

               que el señor siempre es señor,

               como Apolo siempre Apolo,

               aunque en lugares indignos

               entren sus rayos hermosos. 

               Lengua honrosa, noble pecho,

               fácil gorra, humano rostro,

               son voluntarias Argeles

               de la libertad de todos.

               Enseñadme los bajíos

               en que tocar suelen otros;

               cuál es Acates fiel,

               y cuál Sinón cauteloso;

               Ya del dulce lisonjero

               el veneno en vaso de oro,

               ya la canora sirena,

               porque me defienda sordo.

               Al fin, los dos sois el hilo;

               la corte, el cretense monstro.

               Por mi corren mis aciertos,

               y mis yerros por vosotros.

MENDO:         Yo confieso que es muy débil

               para ese cielo este polo;

               mas suplirán mis deseos

               el defecto de mis hombros.

JUAN:          De no ser un Quinto Fabio

               hoy con mi suerte me enojo;

               mas el que soy, obediente

               a serviros me dispongo.

DUQUE:         Con eso, en nombre de Dios,

               seguro a la mar me arrojo.

               Vamos andando las calles

               mientras pregunto y me informo.

MENDO:         Ésta es la calle Mayor.

JUAN:          Las Indias de nuestro polo.

MENDO:         Si hay Indias de empobrecer,

               yo también Indias la nombro.

JUAN:          Es gran tercera de gustos.

MENDO:         Y gran cosaria de tontos.

JUAN:          Aquí compran las mujeres.

MENDO:         Y nos venden a nosotros.

DUQUE:         ¿Quién habita en estas casas?

JUAN:          Don Lope de Lara, un mozo

               muy rico, pero más noble.

MENDO:         Y menos noble que tonto.

 

Hacen dentro ruido de bailar
 
 
DUQUE:         Tened, que bailan allí.
JUAN:          San Juan es fiesta, de todos.
MENDO:         Yo aseguro que van éstos 
               más alegres que devotos.
DUQUE:         ¿Quién vive aquí?
JUAN:                             Una viuda,
               muy honrada y de buen rostro.
MENDO:         Casta es la que no es rogada; 
               alegres tiene los ojos.
BELTRÁN:       (¡Bien haya tan buena lengua¡    Aparte
               ¡Vive Cristo, que es un Momo!)
JUAN:          Esta imagen puso aquí 
               un extranjero devoto.
MENDO:         Y, entre aquestas devociones, 
               no le sabe mal un logro.
JUAN:          Un regidor de esta villa 
               hizo este hospital famoso.
MENDO:         Y primero hizo los pobres.
BELTRÁN:       (Por Dios, que lo arrasa todo.)  Aparte
 
Salen doña ANA y CELIA a la ventana
 
 
ANA:              Hoy hace, Celia, tres años 
               que mi esposo, con sus días, 
               dió fin a mis alegrías 
               y dió principio a mis daños.
CELIA:            Si de Alcalá te veniste 
               sólo a gozar la alegría 
               que Madrid hace este día, 
               ¿por qué quieres estar triste?
                  ¿Por qué con esta memoria 
               tan injusta guerra mueves 
               contra el contento que debes 
               a noche de tanta gloria?
                  Ya que tu luto funesto 
               te impide salir de casa 
               hoy, que los limites pasa 
               el estado más honesto,
                  y estar quieres encerrada 
               noche que el uso permite 
               que los altares visite 
               la doncella más honrada;
                  con quien pasa, tus enojos
               divierte, señora mía,
               y niegue esta celosía
               lo que conceden tus ojos.
                  Las doce han dado, señora. 
               Oye del segundo esposo
               el pronóstico dichoso.
ANA:           A don Mendo el alma adora.
MENDO:            Don Juan de Mendoza...
ANA:                                    ¡Ay, Dios!
               ¿Don Mendo no es el que habló?
CELIA:         Sí, mas a don Juan nombró.
ANA:           ¿Quién duda que de los dos 
                  es don Mendo de Guzmán 
               pronóstico para mí?  
               Pues antes su voz oí 
               que no el nombre de don Juan.
CELIA:            Mas ¿qué fuera que ordenara 
               el destino soberano 
               que tu blanca hermosa mano 
               para don Juan se guardara?
ANA:              Calla, necia. ¿Quién pensó 
               tan notable desatino?
               ¿Qué importará que el destino 
               quiera, si no quiero yo?
                  Del cielo es la inclinación:
               el sí o el no todo es mío;
               que el hado en el albedrío
               no tiene jurisdición.
                  ¿Cómo puedo yo querer 
               hombre cuya cara y talle
               me enfada sólo en miralle?
CELIA:         El amor lo puede hacer.
ANA:              Sólo quitará el morirme, 
               Celia, a don Mendo mi mano; 
               que está el plazo muy cercano 
               y mi voluntad muy firme.
DUQUE:            ¿Cúyos son estos balcones?
JUAN:          De doña Ana de Contreras.
               El sol, por sus vidrieras, 
               suele abrasar corazones.
ANA:              Escucha, que hablan de mí.
DUQUE:         ¿Es la viuda de Siqueo?
JUAN:          La misma.
DUQUE:                   Verla deseo.
MENDO:         Pues agora no está aquí.
                  (Ni yo en mí, que estoy sin ella.)    Aparte
DUQUE:         ¿Dónde fué?
MENDO:                      Velando está
               a San Diego en Alcalá.
DUQUE:         La fama dice que es bella.
JUAN:             Pues por imposible siento 
               que en algo la haya igualado 
               el dibujo que ha formado
               la fama en tu pensamiento; 
                  que en belleza y bizarría, 
               en virtud y discreción,
               vence a la imaginación, 
               si vence a la noche el día. 
MENDO:            (¡Plega a Dios que esta alabanza     Aparte
               no engendre en el Duque amor, 
               que con tal competidor 
               mal vivirá mi esperanza.
                  Yo quiero decir mal de ella
               por quitar la fuerza al fuego.)
               Ciego sois, o Yo soy ciego,
               o la viuda no es tan bella.  
                  Ella tiene el cerca feo, 
               si el lejos os ha agradado; 
               que yo estoy desengañado, 
               porque en su casa la veo.
DUQUE:            ¿Visitáisla?
MENDO:                         Por pariente,
               alguna vez la visito; 
               que si no, fuera delito, 
               según es impertinente.
ANA:              (¡Ha, traidor!)                  Aparte
MENDO:                          Si el labio mueve
               su mediano entendimiento, 
               helado queda su aliento 
               entre palabras de nieve.  
 
BELTRÁN habla aparte con don JUAN
 
 
BELTRÁN:          ¡Ya escampa!
JUAN:                         ¿Que trate así
               un caballero a quien ama?
BELTRÁN:       Esto dice de su dama.
               ¡Mira qué dirá de ti!
MENDO:            Pues la edad no sufre engaños, 
               aunque la tez resplandece.
 
Hablan aparte doña ANA y CELIA
 
 
ANA:           ¡Ah, falso! ¿Qué te parece? 
               Aun no perdona mis años.
MENDO:            Mil botes son el Jordán
               con que se remoja y lava.
 
Hablan aparte el DUQUE y don MENDO
 
 
DUQUE:         Pues ¿cómo don Juan la alaba?
MENDO:         Para entre los dos, don Juan
                  es un buen hombre; y si digo
               que tiene poco de sabio,
               puedo, sin hacerle agravio.
               Vuestro deudo es y mi amigo;
                  mas esto no es murmurar.
JUAN:          ¡Que queráis poner defeto
               en tan hermoso sujeto!
MENDO:         En la rosa suele estar
                  oculta la aguda espina.
JUAN:          Ellos son gustos, y al mío,
               o del todo desvarío,
               o esta mujer es divina.
MENDO:            Poco sabéis de mujeres.
JUAN:          Veréisla, duque, algún día,
               y acabará esta porfía
               de encontrados pareceres.
MENDO:            (Don Juan me quiere matar,      Aparte
               y aquello mismo que he hecho
               para sosegar el pecho 
               del duque, me ha de dañar.)
CELIA:            ¿Qué te parece?
ANA:                               Estoy loca.
CELIA:         ¿A este hombre tienes amor?
ANA:           El pecho abrasa el furor.
               Fuego arrojo por la boca.
                  ¿Posible es que tal oí?
               Vil, ¿a quien te quiere infamas 
               ¿Así tratas a quien amas?
CELIA:         No ama quien habla así.
                  Él te engaña.
ANA:                            Claro está.
               Di que me traigan un coche. 
               Volvamos, Celia, esta noche 
               a amanecer a Alcalá,
                  que lo que agora escuché, 
               castigo del cielo ha sido 
               por haber interrumpido 
               las novenas que empecé.  
CELIA:            Antes este desengaño
               le debes a esta venida.
ANA:           Si con él pierdo la vida,
               mejor me estaba el engaño. 
 
Vanse doña ANA y CELIA.  Hacen dentro ruido
de cuchilladas
 
 
MENDO:            Allí suenan cuchilladas.
DUQUE:         Estas damas, de mi voto,
               sigamos.  
 
Vase el DUQUE
 
 
MENDO:                   Es más devoto
               de mujeres que de espadas. 
 
Vase don MENDO
 
 
JUAN:             Y así al más amigo abona; 
               para que advertido estés.
BELTRÁN:       Su lengua, en efeto, es 
               la que a nadie no perdona. 
 
Vanse don JUAN y BELTRÁN
 

 

FIN DEL PRIMER ACTO

 

 

ACTO SEGUNDO


						
 
 

 

Salen el DUQUE, don JUAN y BELTRÁN, todos de
color
 
 
DUQUE:            ¿Cómo los toros dejáis?
JUAN:          Viéndome sin vos en ellos, 
               estaba de los cabellos.
               ¿Del juego, cómo quedáis?  
                  Que era robado el partido.
DUQUE:         Cogiéronme de picado.  
               He perdido, y me he cansado.
JUAN:          Mil cosas habéis perdido: 
                  el descanso, y el dinero 
               y los toros.
BELTRÁN:                 ¡Que haya juicio
               que del cansancio haga vicio, 
               y tras un hinchado cuero,
                  que el mundo llama pelota, 
               corra ansioso y afanado! 
               ¡Cuánto mejor es, sentado, 
               buscar los pies a una sota
                  que moler piernas y brazos!  
               Si el cuero fuera de vino, 
               aun no fuera desatino 
               sacarle el alma a porrazos.
                  Pero, ¡perder el aliento 
               con una y otra mudanza, 
               y alcanzar, cuando se alcanza, 
               un cuero lleno de viento,
                  y cuando, una pierna rota,
               brama un pobre jugador,
               ver, al compás del dolor,
               ir brincando la pelota!
JUAN:            El brazo queda gustoso,
               si bien la pelota dio.
BELTRÁN:       Séneca la comparó
               al vano presuntüoso;
                  y esa semejanza ha dado 
               sin duda al juego sabor, 
               porque no hay gusto mayor 
               que apalear un hinchado.
                  mas, si miras el contento 
               de un jugador de pelota,
               y un cazador, que alborota 
               con halcón la cuerva al viento, 
                  ¿por dicha tendrás la risa 
               viendo que a presa tan corta
               que, vencida, nada importa, 
               corre un hombre tan de prisa, 
                  que apenas tocan la hierba 
               los caballos voladores? 
               ¡Válgaos Dios por catadores 
               ¿Qué os hizo esa pobre cuerva?
DUQUE:            De la guerra has de pensar 
               que es la caza semejanza, 
               y así el ardid, la asechanza 
               el seguir y el alcanzar 
                  es gustoso pasatiempo.
BELTRÁN:       ¿Mil contra una cuerva?  Sí, 
               bien dices; que son así 
               las pendencias de este tiempo.
JUAN:             Beltrán, satírico estás.
BELTRÁN:       ¿En qué discreto, señor, 
               no predomina ese humor?
JUAN:          Como matas morirás.
BELTRÁN:          En Madrid estuve yo 
               en corro de tal tijera, 
               que la pegaba cualquiera 
               al padre que lo engendró; 
                  y, si alguno se partía 
               del corro, los que quedaban 
               mucho peor de él hablaban 
               que él de otros hablado había.
                  Yo, que conocí sus modos, 
               a sus lenguas tuve miedo, 
               y--¿qué hago?--estoime quedo 
               hasta que se fueron todos.
                  Pero no me valió el arte; 
               que, ausentándose de allí,
               sólo a murmurar de mí 
               hicieron un corro aparte.
                  Si el maldiciente mirara 
               este solo inconveniente, 
               ¿hallárase un maldiciente 
               por un ojo de la cara?
JUAN:             ¿Fuera por eso peor?
BELTRÁN:       Espántome que eso ignores.
               Más que cien predicadores 
               importa un murmurador.  
                  Yo sé quién ni con sermones, 
               ni cuaresmas, ni consejos 
               de amigos sabios y viejos, 
               puso freno a sus pasiones, 
                  ni sus costumbres redujo 
               en gran tiempo; y solamente 
               de temor de un maldiciente, 
               vive ya como un cartujo.
DUQUE:            Digo que tenéis, don Juan, 
               entretenido crïado.
JUAN:          Es agudo, y ha estudiado 
               algunos años Beltrán.
DUQUE:            ¿Qué hay de doña Ana?
JUAN:                                   Esta noche
               parte, sin duda, a Madrid.
DUQUE:         Nuestra invención prevenid.
JUAN:          Ella, Duque, va en su coche; 
                  su gente, en uno alquilado.
DUQUE:         Bien nos viene.
JUAN:                         Así lo espero.
DUQUE:         ¿Apercibióse el cochero?
JUAN:          Ya, señor, lo he concertado.
DUQUE:            ¿Y está en los toros doña Ana?
JUAN:          No la he visto; pero sé 
               que, cuando en ellos esté, 
               ni en andamio ni en ventana 
                  de suerte estará que pueda 
               ser de nadie conocida; 
               que no por fiestas olvida 
               obligaciones que hereda.
DUQUE:            ¿Cuántos toros vistes?
JUAN:                                    Tres,
               y entró don Mendo al tercero, 
               despreciando en un overo 
               al amor y al interés.
                  Salió con verde librea,
               robando así corazones,
               que aun el toro a sus rejones
               con su muerte lisonjea.
DUQUE:            ¿Tan bueno anduvo el Guzmán?
JUAN:          En todo es hombre excelente
               don Mendo.
DUQUE:                    (¡Cuán diferente       Aparte
               suele hablar él de don Juan!)
                  Cansado estoy.
JUAN:                             Reposar
               podéis, señor, entre tanto 
               que da Tetis con su manto 
               a nuestra invención lugar.   
DUQUE:            Que a su tiempo me despiertes,
               te encargo.                   
 
Vase el DUQUE
 
 
JUAN:                        Tendré cuidado.
BELTRÁN:       ¿Por qué, señor, no has pintado 
               caballos, toros y suertes?  
                  Que con eso, y con tratar 
               mal a los calvos, hicieras 
               comedias, con que pudieras 
               tu pobreza remediar.  
                  A que te cuenten me obligo, 
               seiscientos por cada una.
JUAN:          Pues supongamos que en una 
               eso que me adviertes digo. 
                  En otra, ¿qué he de decir?  
               Que a un poeta le está mal 
               no variar; que el caudal 
               se muestra en no repetir.
BELTRÁN:          Para dar desconocidos 
               estos platos duplicados, 
               dar aquí calvos asados, 
               y acullá calvos cocidos.  
                  Pero, señor, a las veras 
               vuelva la conversación. 
               ¿No me dirás la intención 
               que llevan estas quimeras? 
                  ¿Para qué se han prevenido 
               los dos capotes groseros?
               ¿Qué es esto de los cocheros?
JUAN:          Escucha.  Irás advertido.  

 

                  Desde aquella alegre noche

               que al gran Precursor el suelo

               celebra por alba hermosa

               del Sol de Justicia eterno,

               de la encontrada porfía

               en que me opuso don Mendo,

               a mil gracias que conté

               de doña Ana, mil defetos,

               en el corazón del duque

               nació un curioso deseo

               de cometer a sus ojos

               la definición del pleito.

               A don Mendo le explicó

               el Duque este pensamiento,

               y para ver a doña Ana,

               quiso que él fuese el tercero.

               Él se excusó, procurando

               divertirlo de este intento,

               o temiendo mi victoria,

               o anticipando sus celos. 

               Creció en el mancebo duque

               el apetito con esto;

               que, sospechando su amor,

               hizo tema del deseo. 

               Declaróme su intención,

               y yo en su ayuda me ofrezco,

               dándome esperanza a mí

               lo que temor a Don Mendo. 

               Y como doña Ana estaba

               aquí, velando a San Diego,

               venimos hoy a los toros

               más por verla que por verlos. 

               Y sabiendo que esta noche

               se parte mi dulce sueño,

               por quien ya comienza Henares

               el lloroso sentimiento;

               por poder gozar mejor

               de su cara y de su ingenio,

               porque las gracias del alma

               son alma de las del cuerpo,

               tratamos acompañarla,

               sirviéndole de cocheros,

               nuevos faetones del sol,

               si atrevidos, no soberbios. 

               Con los cocheros ha sido

               para este fin el concierto,

               para esto la prevención

               de los capotes groseros;

               que a tales trazas obliga

               en ella el recado honesto,

               en el Duque sus antojos

               y en mí, Beltrán, mis deseos. 

BELTRÁN:       Todo lo demás alcanzo,

               y eso postrero no entiendo.

               ¿Cómo en el amor del Duque

               funda el tuyo su remedio? 

JUAN:          Mientras sin contrario fuerte

               ame a doña Ana don Mendo,

               ella está en su amor muy firme.

               A mudarla no me atrevo;

               y como el duque es persona

               a cuyas fuerzas y ruegos

               puede mudarse doña Ana,

               que la conquiste pretendo,

               para que, andando mudable,

               entre los fuertes opuestos,

               no estando firme en su amor,

               esté flaca a mi deseo.

BELTRÁN:       Esa es cautela que enseña

               el diestro don Luis Pacheco

               que dice que está la espada

               más flaca en el movimiento.

JUAN:          Mejor se sujeta entonces.

               De esa lición me aprovecho.

BELTRÁN:       Y dime, por vida tuya,

               ¿agora sales con esto?

               ¿No eres tú quien me dijiste,

               "Si de esta vez no la muevo,

               morirá mi pretensión,

               aunque vivan mis deseos?"

JUAN:          Imita mi amor al hijo

               de la tierra, aquel Anteo,

               que, derribado, cobraba

               nueva fuerza y valor nuevo.

BELTRÁN:       Pensé que, desesperado,

               lo curabas como a muerto;

               que aunque la traza es aguda,

               pongo gran duda en su efeto;

               que el duque es muy poderoso.

               Llevarála.

JUAN:                     Por lo menos,

               si vence, alivio será

               que por un duque la pierdo;

               y si no, consolaráme

               ver que lo que yo no puedo,

               tampoco ha podido un duque.

BELTRÁN:       En fe de aquesos consuelos,

               has cortado la cabeza

               totalmente a tus intentos,

               y estando tu mal dudoso,

               has querido hacerlo cierto. 

               Quieres que el duque la lleve

               por quitársela a don Mendo,

               y, del daño, el daño mismo

               has tomado por remedio.

               El epigrama que a Fanio

               hizo Marcial, viene a pelo.

JUAN:          ¿Cómo dice?

BELTRÁN:                 Traducido,

               dice así, en lenguaje nuestro:

 

                  "Querïendo Fano hüir

               sus contrarios, se mató."

               ¿No es furor, pregunto yo,

               para no morir, morir?

 

JUAN:             El epigrama es agudo;

               mas la aplicación te niego;

               que no es, como tú imaginas,

               que venza el duque, tan cierto;

               que si él es grande de España

               es el querido don Mendo,

               y esto es ser grande también

               en la presencia de Venus.

BELTRÁN:       Grandes son los dos contrarios,

               y tú, señor, muy pequeño;

               mas, si Fortuna te ayuda,

               juzgo posible tu intento.

               Dos valientes salteadores,

               por un hurto que habían hecho

               riñeron; que cada cual

               lo quiso llevar entero;

               y, mientras ellos reñían,

               un ladroncillo ratero

               cogió la presa.

JUAN:                          Dios quiera

               que me suceda lo mesmo.     

 

Vanse don JUAN y BELTRÁN.  Salen Doña
ANA y doña LUCRECIA, de camino
 
 
ANA:              ¿Cómo en los toros te ha ido?
LUCRECIA:      Jamás hicieron provecho 
               en las dolencias del pecho 
               los remedios del sentido;
                  que en un rabioso cuidado, 
               tanto con el alma asisto,
               que, aunque los toros he visto, 
               prima, no los he mirado.
ANA:              Yo apostaré que hay amor.
LUCRECIA:      Forzoso es ya que te cuente, 
               porque el daño no se aumente, 
               la causa de mi dolor.
                  Doce veces ha vestido
               Febo de luz a su hermana, 
               después, hermosa doña Ana, 
               que me sujetó Cupido.
                  Mas no fácil en mi amor 
               llevó el que adoro la palma; 
               que al postrer precio del alma 
               le rendí el primer favor.  
                  Hasta aquí te lo he callado, 
               porque muestra liviandad
               la que sin necesidad 
               manifiesta su cuidado;
                  mas ya que teme el amor, 
               si callo, un agravio injusto, 
               viendo que se anega el gusto, 
               se arroja a nado el honor.
                  Don Mendo es, pues, el sujeto 
               por quien quiso amor que muera;
               que menor causa no hiciera 
               en mi tan tirano efeto.
                  Supe que daba en mirar 
               tu belleza soberana; 
               que sólo por ti, doña Ana, 
               me pudiera a mí olvidar.
                  A mi celosa querella
               satisfacer intentó;
               mas aunque el fuego aplacó, 
               quedó viva la centella.
                  Supe que a Henares venía 
               hoy con galas y librea. 
               ¿Por quién quieres tú que sea, 
               si a mí en Madrid me tenía?
                  Pedí a mi padre licencia 
               para venir a Alcalá, 
               y porque estabas tú acá, 
               me ha permitido esta ausencia.
                  No vine a los toros, no, 
               mas a impedir nuestro daño, 
               con que sepas tú tu engaño 
               y mi desengaño yo.
                  Y, porque probar pretendo 
               mi verdad, este papel 
               mira, y confirma con él 
               las traiciones de don Mendo.
                  A los celos satisface 
               de que yo cargo le hice. 
               Mira de ti lo que dice 
               y contigo lo que hace.
 
Da un papel a doña ANA y ella
lee
ANA:              "Tu sentimiento encareces
               sin escuchar mis disculpas. 
               Cuanto sin razón me culpas, 
               tanto con razón padeces.  
               Si miras lo que mereces, 
               verás cómo la pasión 
               te obliga a que, sin razón, 
               agravies, en tu locura, 
               con las dudas, la hermosura; 
               con los celos, la elección.
                  Lucrecia, de ti a doña Ana 
               ventaja hay más conocida 
               que de la muerte a la vida, 
               de la noche a la mañana.
               ¿Quién a la hermosa Dïana,
               trocará por una estrella?
               Deja la injusta querella,
               desengaña tus enojos,
               que tengo un alma y dos ojos
               para escoger la más bella."
LUCRECIA:         ¿Qué dices de ese papel?
ANA:           Si estás viendo, prima, aquí
               lo que él ha dicho de mí,
               ¿qué quieres que diga de él?
               Pierde el cuidado crüel
               que te obliga a recelar,
               cuando así me ves tratar,
               si es cosa cierta el nacer
               la injuria de aborrecer
               y la alabanza de amar.
                  Mas, cansada te imagino.
               Entra a reposar un rato;
               que, para hablar de tu ingrato,
               será tercero el camino.
LUCRECIA:      Mi celoso desatino
               el sueño me ha de impedir.
ANA:           A las doce es el partir
               forzoso.              
LUCRECIA:                Y tú ¿no reposas?
ANA:           No, Lucrecia; que mil cosas 
               me faltan por prevenir.
LUCRECIA:         ¿Puedo ayudarte?
ANA:                               Ayudarme
               dejarme sola será.
LUCRECIA:      El obedecerte es ya
               forzoso.       
 
Vase doña LUCRECIA
 
 
ANA:                     Como el matarme.
               Celia, ven, ven a ayudarme 
               a lamentar mi tormento; 
               presta tu voz a mi aliento, 
               que en desventura tan grave 
               por una boca no cabe 
               a salir el sentimiento.
 
 
Sale CELIA
 
 
CELIA:            ¿Qué ha sido?
ANA:                             Nuevos agravios
               del vil don Mendo; que, en suma, 
               firma también con la pluma 
               lo que afirmó con los labios.
CELIA:         Mudar consejo es de sabios.
               Hasta aquí nada has perdido;
               tu misma vista y oído
               te han avisado tu daño.
               Agradece el desengaño
               que a tan buen tiempo ha venido.  
                  Quien así te injuria ausente 
               y presente lisonjea,
               o, engañoso, te desea,
               o, deseoso, te miente;
               y, cuando cumplir intente
               lo que ofrece y ser tu esposo,
               si ordinario, y aun forzoso
               es el cansarse un marido,
               ¿cómo hablará arrepentido 
               quien habla así deseoso?
ANA:              No es, Celia, mi corazón 
               ángel en aprehender,
               que nunca pueda perder 
               la primera aprehensión. 
               No es bronce mi corazón, 
               en quien viven inmortales
               las esculpidas señales; 
               mudarse puede mi amor. 
               Si puede, ¿cuándo mejor 
               que con ocasiones tales?
                  No pienses que está ya en mí 
               tan poderoso y entero 
               el gigante amor primero 
               a quien tanto me rendí.
               Desde la noche que oí 
               mis agravios, la memoria 
               en tan afrentosa historia 
               tan rabiosamente piensa,
               que entre el amor y la ofensa
               dudaba ya la vitoria.
                  Pero con tan gran pujanza
               la nueva injuria ha venido,
               que del todo se ha rendido
               el amor a la venganza.
CELIA:         ¿Serás firme en la mudanza?
ANA:           0 el Cielo mi mal aumente.
CELIA:         Tus venturas acreciente
               como el contento me ha dado
               tu pensamiento, mudado
               de un hombre tan maldiciente.
                  Que desde que, estando un día
               viéndote por una reja,
               la cerré y me llamó vieja,
               sin pensar que yo le oía,
               tal cual soy, no lo querría,
               si él fuese del mundo Adán.
ANA:           Que eran botes mi Jordán
               dijo de mí; ¿qué te altera 
               que a tus años se atreviera?
CELIA:         ¡Cuán diferente es don Juan!  
                  Ofendido y despreciado 
               es honrar su condición, 
               cuanto el lengua de escorpión 
               ofende, siendo estimado.  
               Una vez, desesperado, 
               don Juan se quejaba así: 
               "¿Qué delito cometí 
               en quererte, ingrata fiera? 
               ¡Quiera Dios!... Pero no quiera; 
               que te quiero más que a mí." 
                  ¡Si vieras la cortesía 
               y humildad con que me habló 
               cuando licencia pidió 
               para verte el otro día! 
               ¡Si vieras lo que decía 
               en mi defensa a un crïado, 
               que porfïaba arrojado 
               que, si yo dificultaba 
               la visita, lo causaba
               ser él pobre y desdichado!
                  ¡Si vieras!... Pero ¿ qué vieras
               que igualase a lo que viste,
               cuando del traidor le oíste
               defenderte tan de veras?
               Ya te ablandaras si fueras
               formada de pedernal.
ANA:           ¿Qué te obliga a que tan mal
               te parezca mi desdén?
CELIA:         Tener a quien habla bien
               inclinación natural
                  y sin ella, me obligara
               la razón a que lo hiciera.
ANA:           Celia, ¡si don Juan tuviera
               mejor talle y mejor cara!
CELIA:         Pues, ¿cómo? ¿En eso repara
               una tan cuerda mujer?
               En el hombre no has de ver
               la hermosura o gentileza:
               su hermosura es la nobleza;
               su gentileza el saber.
                  Lo visible es el tesoro
               de mozas faltas de seso,
               y, las más veces, por eso
               topan con un asno de oro.
               Por esto no tiene el moro
               ventanas; y es cosa clara
               que, aunque al principio repara
               la vista, con la costumbre
               pierde el gusto o pesadumbre
               de la buena o mala cara.
ANA:              No niego que, desde el día
               que defenderme le oí,
               tiene ya don Juan en mí
               mejor lugar que solía;
               porque el beneficio cría
               obligación natural.
               Y, pues el rigor mortal
               aplacó ya mi desdén,
               principio es de querer bien
               el dejar de querer mal.
                  Pero, no fácil se olvida
               amor que costumbre ha hecho,
               por más que se valga el pecho
               de la ofensa recibida,
               y una forma corrompida
               a otra forma hace lugar.
               Mas bien puedes confïar
               que el tiempo irá introduciendo
               a don Juan, pues a don Mendo
               he comenzado a olvidar.

 

CELIA:            ¿Podré yo ver el papel?

ANA:           Pide luces, que la oscura

               noche impedirte procura

               ver mis agravios en él.

CELIA:            Ya están las luces aquí.

ANA:           Ten el papel.

 

Dale el papel a CELIA.  Sale el ESCUDERO
 
 
ESCUDERO:                   Dos cocheros
               piden licencia de veros.
ANA:           Entren.
ESCUDERO:             Entrad.
 
Salen el DUQUE y don JUAN, de cocheros
 
 
JUAN:                         Pues a ti
                  nunca te ha visto, seguro 
               habla de ser conocido;
               mientras yo callo, escondido, 
               en manto de sombra oscuro.
DUQUE:            El cielo os guarde, señora.
ANA:           Bien venido.
DUQUE:                      Acá me envía
               el cochero que os servía, 
               y no puede hacerlo agora,
                  rendido a un dolor crüel. 
               ¿A qué hora habéis de partir?  
               Que os tengo yo de servir
               esta jornada por él.
ANA:              ¿Tanto es su mal?
JUAN:                              Por lo menos,
               no podrá serviros hoy.
ANA:           Pésame.
DUQUE:                Persona soy
               con quien no lo echaréis menos.
ANA:              A media noche esté el coche 
               prevenido a la carrera.
DUQUE:         Y será la vez primera 
               que el sol sale a media noche.
ANA:              ¿Cómo es eso?
DUQUE:                        ¿Cómo es eso?
ANA:           ¿Tierno sois?
DUQUE:                        ¿Es contra ley?
               Alma tengo como el rey;
               aunque este oficio profeso,
                  no huyo de amor los males, 
               que, si por ellos no fuera,
               yo os juro que no estuviera 
               cubierto de estos sayales.
ANA:              Pues qué ¿son disfraz de amor 
               por infanta pretendida?
DUQUE:         Puede ser.
ANA:                      (¡Bien, por mi vida!    Aparte
               El cochero tiene humor.)
CELIA:            Don Mendo viene.
ANA:                               Id con Dios,   
               y a media noche os espero.
DUQUE:         Tengo, por mi compañero, 
               también que tratar con vos;
                  que es suyo el coche en que va 
               vuestra gente; y esta noche
               ya veis cuánto vale un coche,
               y concertado no está.
                  La visita recebid,
               que los dos esperaremos.
ANA:           Por eso no reñiremos 
               si con bien llego a Madrid.
DUQUE:            Señora, entre padres e hijos 
               parece bien el concierto.
 
Apártase el DUQUE con don JUAN.  Salen don MENDO y LEONARDO
 
 
MENDO:         ¡Gloria a Dios, que llego al puerto 
               de combates tan prolijos!
DUQUE:            Escuchar pretendo así 
               si a don Mendo favorece 
               doña Ana.
JUAN:                    Pues ¿qué os parece?
DUQUE:         Que por mi daño la vi...
 
Salen doña LUCRECIA y ORTIZ
 
 
LUCRECIA:         ¡Don Mendo con ella, cielos!
ORTIZ:         ¿Si sabe que estás acá?
 
Pónese LUCRECIA a escuchar
 
 
LUCRECIA:      Cerca el desengaño está.
ORTIZ:         Hoy averiguas tus celos.
MENDO:            ¿Qué es esto, doña Ana hermosa? 
               ¿No me respondes? ¿ Qué es esto?
               ¿Quién ha mudado tan presto 
               mi fortuna venturosa?
                  ¿Tú, señora, estás así 
               grave y callada conmigo? 
               ¿Quién me ha puesto mal contigo?
               ¿Quién te ha dicho mal de mí?
                  Habla.  Dime tu querella.
ANA:           ¿Tú puedes causarme enojos 
               teniendo "un alma y dos ojos 
               para escoger la más bella?"
MENDO:            (Palabras son que escribí       Aparte
               a la engañada Lucrecia.)
               Esperado habrá la necia 
               Lucrecia tener de mí 
                  favor con hacerme daño; 
               mas no pienso que le importe.  
               Vamos, señora, a la corte, 
               verás si la desengaño...
LUCRECIA:         (¡Ah, falso!)                   Aparte
MENDO:                          ...que su favor
               no estimo, porque concluya, 
               lo que una palabra tuya, 
               aunque la engendre el rigor.
ANA:              ¿Cómo, pues, "si el labio mueve
               mi mediano entendimiento, 
               helado queda mi aliento 
               entre palabras de nieve?" 
MENDO:            (Don Juan le debió de dar       Aparte
               cuenta de nuestra porfía; 
               mas aquí la industria mía 
               las suertes ha de trocar;
                  que si la verdad confieso 
               y que el amor y el poder 
               temí del duque, es mujer, 
               y despertará con eso.)
                  Vuelve ese rostro, en que veo 
               cifrado el cielo de amor.
ANA:           Don Mendo, así está mejor 
               quien tiene "el cerca tan feo".
MENDO:            Yo colijo que don Juan 
               de Mendoza, mal mirado, 
               la contienda te ha contado 
               de la noche de San Juan; 
                  que conozco esas razones 
               que el necio dijo de ti, 
               porque yo le defendí 
               tus divinas perfecciones.
JUAN:             (¡Ah, traidor!)                 Aparte
DUQUE:                            Disimulad.
MENDO:         Pero don Juan bien podía 
               callar, pues que yo quería 
               perdonar su necedad.  
                  Mas ya que estás de esa suerte 
               de mí, señora, ofendida, 
               porque le dejé la vida, 
               a quien se atrevió a ofenderte, 
                  no me culpes; que el estar 
               el duque Urbino presente 
               pudo de mi furia ardiente 
               el ímpetu refrenar.
CELIA:            ¡Qué embustero!
ANA:                            (¡Qué engañoso!)  Aparte
CELIA:         ¡Mira con quién te casabas!
MENDO:         Si por eso me privabas 
               de ver ese cielo hermoso, 
                  vuelve; que presto por mí 
               cortada verás la lengua 
               que en tus gracias puso mengua.
ANA:           Pues guárdate tú de ti.

 

MENDO:            ¿Yo de mí? ¿Luego yo he sido 
               quien te ofendió?  
ANA:                            Claro está.
               ¿Quién si no tú? 
MENDO:                          ¿Cuánto va
               que ese falso fementido,
                  lisonjero universal
               con capa de bien hablado,
               por adularte ha contado
               que él dijo bien y yo mal?
                  Mas brevemente verán
               estos ojos, dueño hermoso,
               castigado al malicioso.
ANA:           "Para entre los dos, don Juan
                  es un buen hombre; y si digo
               que tiene poco de sabio,
               puedo, sin hacerle agravio:
               vuestro deudo es y mi amigo;
                  mas esto no es murmurar."
MENDO:         Eso dije a solas yo
               al duque, que se admiró
               de verle vituperar
                  lo que yo tanto alabé.
ANA:           Dilo al revés.
MENDO:                        Según esto,
               quien contigo mal me ha puesto 
               el Duque sin duda fué.
                  ¡Aun no ha llegado a la corte 
               y ya en enredos se emplea! 
               ¡0 piensa que está en su aldea,
               para que nada le importe
                  su grandeza o calidad
               al necio rapaz conmigo,
               para no darle el castigo?
DUQUE:         (¡Ah, traidor!)                     Aparte
JUAN:                          Disimulad.

 

ANA:              ¿Qué sirven falsas excusas,

               qué quimeras, qué invenciones,

               donde la misma verdad,

               acusa tu lengua torpe?

               Hablas tú tan mal de mí

               sin que contigo te enojes,

               ¿y enójaste con quien pudo

               contarme tus sinrazones?

               Quien te daña es la verdad

               de las culpas que te ponen.

               pecaste y yo lo supe,

               ¿qué importa saber de dónde?

               Pues nadie me ha referido

               lo que hablaste aquella noche.

               Verdad te digo, o la muerte

               en agraz mis años corte.

               Y siendo así, sabes tú

               que son las mismas razones

               las que aquí me has escuchado

               que las que dijiste entonces.

               Y pues las sé, bien te puedes

               despedir de mis favores,

               y, a toda ley, hablar bien,

               porque las paredes oyen.

 

Vase doña ANA
 
 
MENDO:         Vuelve, escucha. dueño hermoso,
               lo que mi fe te responde;
               y pues oyen las paredes,
               oye tú mis tristes voces.
LUCRECIA:      (Mas que de tristeza mueras.)      Aparte
 
Vanse doña LUCRECIA y ORTIZ
 
 
CELIA:         (Mas que eternamente llores.)      Aparte
DUQUE:         ¿De dónde pudo doña Ana 
               saber lo que aquella noche 
               hablamos?
JUAN:                    Yo no lo he dicho.
DUQUE:         Ni yo.
 
Vase el DUQUE
 
 
JUAN:                    Las paredes oyen.   
 
Vase don JUAN
 
 
MENDO:         Oyeme tú, Celia.  Así
               tus floridos años logres.
CELIA:         Las que ya llamaste canas,
               ¿cómo agora llamas flores?
MENDO:         ¿Quién te ha dicho tal de mí,
               Celia?
CELIA:                   Las paredes oyen.   
 
Vase CELIA
 
 
MENDO:         ¿Qué es esto, suerte enemiga? 
               ¿Por tan falsas ocasiones,
               tan verdadera mudanza
               en voluntad tan conforme?
               ¡Que pueda ser, quien me ha dado 
               los más estrechos favores
               a mi acusación, de cera,
               y a mi descargo, de bronce!
               ¿A mis contrarios escuchas?
               ¿A malos terceros oyes?
               ¿A mí el oído me niegas?
               ¿A mí la cara me escondes?
LEONARDO:      Con la pasión no discurres.
               ¿Posible es que no conoces 
               que tan estraños efetos 
               a mayor causa responden?
               No por las culpas que dice 
               hay mudanza en sus amores, 
               antes por haber mudanza 
               aquestas culpas te pone.  
               Que si el enojo que ves 
               causaran tus sinrazones, 
               no tan resuelta negara 
               los oídos a tus voces; 
               que, a quien obligan ofensas 
               de quien ama a que se enoje,
               la satisfación desea
               cuando la culpa propone.
               Doña Ana no quiso oírte,
               y, así, me espanta que ignorcs
               que culpas ha menester,
               pues huye satisfaciones;
               y el que anda a caza de culpas,
               intención resuelta esconde,
               y pretende dar color
               de castigo a sus errores.
MENDO:         Bien imaginas.
LEONARDO:                     Señor,
               ciego estás, pues no conoces 
               su desamor en su ausencia, 
               su engaño en sus dilaciones.  
               Dilató por las novenas 
               el matrimonio.  Engañóte; 
               que no hay mujer que al amor 
               prefiera las devociones.  
               Con secreto caminaba
               a otro fin su trato doble;
               y, por si no lo alcanzase,
               entretuvo sus amores.
               Ya lo alcanzó, y te despide
               sin que en descargo le informes; 
               que ha menester que tus culpas 
               su injusta mudanza abonen.
MENDO:         Agudamente discurres; 
               mas por los celestes orbes 
               juro que me he de vengar 
               de su rigor esta noche.
LEONARDO:      Poderoso eres, señor.
MENDO:         De allá han salido dos hombres.
LEONARDO:      Cocheros son de doña Ana.
MENDO:         La Fortuna me socorre.
 
Salen el DUQUE y don JUAN, de
cocheros
 
 
DUQUE:            Ni vi hermosura mayor,
               ni igual discreción oí.
JUAN:          ¿Luego a don Mendo vencí?
DUQUE:         Preguntádselo a mi amor,
                  ¡Vive el cielo, que estoy loco!
JUAN:          (Mi invención es ya dichosa.)          Aparte
DUQUE:         Será mi esposa.
JUAN:                         ¿Tu esposa?
DUQUE:         Sí.
JUAN:              (Ni tanto ni tan poco.)        Aparte
MENDO:            Dios os guarde, buena gente.
DUQUE:         ¿Quién va allá?
MENDO:                          Don Mendo soy
               de Guzmán.
DUQUE:                    Por darle estoy         Aparte
               el castigo aquí.
JUAN:                           Detente;
                  que es de doña Ana esta puerta.
DUQUE:         ¿Qué mandáis?
MENDO:                        Que me digáis,
               pues a doña Ana lleváis, 
               ¿a qué hora se concierta 
                  la partida?
DUQUE:                        A media noche.
MENDO:         Una cosa habéis de hacer, 
               que me obligo a agradecer.
DUQUE:         Decidla.
MENDO:                   Apartar el coche
                  en que fuere vuestro dueño 
               del camino un trecho largo, 
               haciendo del yerro cargo 
               a la obscuridad o al sueño.
DUQUE:            ¿Para qué fin?
MENDO:                            Solamente
               hablarle pretendo, amigos, 
               con espacio y sin testigos.
DUQUE:         ¿Cosa que algún hecho intente
                  que nos cueste?...
MENDO:                             No os dé pena,
               cuando yo os amparo, el miedo.  
               La obligación en que os quedo 
               publique aquesta cadena
 
Dale una cadena, y tómala el DUQUE
 
 
                  que podéis los dos, partir.
DUQUE:         No, señor.
MENDO:                   Esto ha de ser.
DUQUE:         Una cosa habéis de hacer 
               si os habemos de servir.
MENDO:            Hablad, pues.
DUQUE:                         Que a la ocasión
               no vais más de dos amigos; 
               porque cuantos son testigos, 
               tantos enemigos son.
MENDO:            Solos iremos los dos. 
               De esto la palabra os doy.
DUQUE:         Con eso, a serviros voy.
MENDO:         Y yo a seguiros.
DUQUE:                           Adiós;
                  que es hora ya de partir.
JUAN:          ¿Dónde con tu intento vas?
DUQUE:         Presto, don Juan, lo verás.
 
Vanase el DUQUE y don JUAN
 
 
MENDO:         Manda luego apercebir,
                  Leonardo los dos rocines 
               de campo, para alcancar 
               esta fiera.  Hoy he de dar 
               a esta caza dulces fines.
LEONARDO:         No lo dudes, pues está
               tan de tu parte el cochero.
MENDO:         Como eso puede el dinero.
LEONARDO:      Contra su dueño será,
                  si de su favor te ayudas
MENDO:         El primer cochero agora
               no será que a su señora
               haya servido de Judas.   
 
Vanse el DUQUE y LEONARDO.  Salen tres ARRIEROS y
una MUJER, cantan
 
 
ARRIERO 1:        "Venta de Viveros,
               ¡dichoso sitio,
               si el ventero es cristiano,
               es moro el vino!
               ¡Sitio dichoso,
               si el ventero es cristiano,
               y el vino es moro!"
ARRIERO 2:        "Con mi albarda y mi burro
               no envidio nada;
               que son coches de pobres
               burros y albardas."
MUJER:            "Tan gustosa vengo 
               de ver los toros, 
               que nunca se me quitan 
               dentre los ojos."
ARRIERO 3:        "Unos ojos que adoro 
               llevo a las ancas. 
               ¿Quién ha visto los ojos 
               a las espaldas?"
ARRIERO 4:        ¿Gruñes, o gritas, o cantas?   Dentro
OTRO:          Mis males espanto asi              Dentro
ARRIERO 4:     ¿Somos tus males aquí?                 Dentro
               Porque también nos espantas.
OTRO:             Calla, y toma mi consejo;       Dentro
               que no es la miel para ti.
ARRIERO 4:     ¿Fuiste a ver los toros?            Dentro
OTRO:                                   Sí.           Dentro
ARRIERO 4:     ¿Pues no hay en tu casa espejo?     Dentro
ARRIERO 2:        ¡Ah del coche! ¿Dónde bueno?
               del camino se han salido.
ARRIERO 4:     O el cochero se ha dormido,        Dentro
               o han de hacer noche al sereno.
ARRIERO 2:        ¡Ah, Faetón de los cocheros,   Dentro
               que te pierdes!  Por acá.
ARRIERO 4:     Por esos trigos se va.             Dentro
ARRIERO 2:     Y tras él dos caballeros.
ARRIERO l:        De malas lenguas se quita 
               quien va al desierto a morar.
ARRIERO 2:     No van ellos a rezar;
               que por allí no hay ermita.
ARRIERO 4:        Arre, mula de Mahoma;           Dentro
               ella hace burla de mí.
               Dale, Francisco.
ARRIERO 2:                     Echa aquí.
ARRIERO l:     Arre: ¿qué diablo te toma? 
 
Vanse los ARRIEROS y la MUJER
 
 
MENDO:            Pára, cochero.                 Dentro
ANA:                            ¿Quién es?       Dentro
MENDO:         Don Mendo soy.                     Dentro
ANA:                          ¡Anda!               Dentro
MENDO:                              ¡Pára!       Dentro 
 
Salen don MENDO y doña ANA, doña
LUCRECIA y LEONAARDO
 
 
ANA:           ¿Quién sino tú se mostrara 
               conmigo tan descortés?
MENDO:            Mi exceso y atrevimiento 
               disculpo con tu mudanza.
ANA:           Llámala justa venganza 
               y cuerdo arrepentimiento.
MENDO:            ¿Quién lo causó?
ANA:                               Tus traiciones.
MENDO:         ¡Ah, falsa! ¿Engañarme piensas 
               ¿Acreditas mis ofensas 
               por abonar tus acciones?  
                  Pues no lograrás tu intento.
 
Llega a pelear don MENDO con doña ANA,
LUCRECIA a ayudarla, y   LEONARDo a tener a LUCRECIA
 
 
ANA:           ¿Qué es esto?
MENDO:                        Justo castigo
               de tu mudanza.
ANA:                          ¿Conmigo
               tan grosero atrevimiento?
LUCRECIA:         ¡Justicia de Dios!
LEONARDO:                            Tenéos.
ANA:           ¿Hay excesos más extraños?
MENDO:         A pesar de tus engaños 
               he de lograr mis deseos.
 
Salen el DUQUE y don JUAN, de cocheros; sacan las
espadas y dan sobre ellos
 
 
DUQUE:            La venganga nos convida.
ANA:           ¿Dónde están mis escuderos?  
               Vendido me han los cocheros.
DUQUE:         Por vos, señora, la vida 
                  vuestros cocheros darán.
MENDO:         ¿A don Mendo os atrevéis, 
               viles?
LEONARDO:             Cocheros, ¿qué haréis?
               ¡Que es don Mendo de Guzmán!
                  A vuestro coche os volved.
MENDO:         Furias del infierno son.
LUCRECIA:      ¡Qué pena!
ANA:                      ¡Qué confusión!
 
Retírense don MENDO y LEONARDO, y el DUQUE y
don JUAN van tras ellos
 
 
               ¡Cocheros, tened, tened!      
 
Vanse doña ANA y doña LUCRECIA
 

 

FIN DEL ACTO SEGUNDO

 

ACTO TERCERO


						
 
 

 

Salen doña ANA y CELIA; el DUQUE y don JUAN;
todos como acabaron la segunda jornada
 
 
ANA:              ¿No advertís lo que habéis hecho? 
               ¿Cómo tan despacio estáis?
DUQUE:         Por nosotros no temáis. 
               Quietad el hermoso pecho; 
                  pues, con probar la violencia 
               que intentó aquel caballero, 
               en nuestro favor espero 
               que tendremos la sentencia.  
                  Y por su reputación 
               le estará más bien callar. 
               No penséis que ha de tratar 
               de tomar satifación 
                  por justicia un caballero. 
               ¿No veis lo mal que sonara 
               que herido se confesara 
               del brazo vil de un cochero 
                  un tan ilustre señor, 
               dueño de tantos vasallos?
               De estos casos el callallos 
               es el remedio mejor.
ANA:              Siéntome tan obligada 
               de vuestro valor extraño, 
               que el temor de vuestro daño 
               toda me tiene turbada.
DUQUE:            No temáis.
ANA:                          El pecho fiel
               el daño está previniendo.
DUQUE:         Quien pudo herir a don Mendo 
               podrá defenderse de él.
 
Hablan a secreto doña ANA y CELIA
 
 
CELIA:            En hablar tan cortesanos, 
               tan valientes en obrar,
               mucho dan que sospechar 
               estos cocheros.
ANA:                          Las manos 
                  les mira, que la verdad 
               nos dirán.
CELIA:                   Es gran razón
               pagarles la obligación 
               que tienes a su lealtad.
 
Toma CELIA las manos al DUQUE y vuélvese a
hablar aparte a doña ANA
 
 
                  Pues por estas manos queda 
               tu honestidad defendida.
               ¡Ay, señora de mi vida!  
               Blandas son como una seda 
                  y, en llegando cerca, son 
               sus olores soberanos.
ANA:           ¿Buen olor, y buenas manos?
               Clara está la información.
                  Disimula.
 
Don JUAN se está escondiendo detrás del
DUQUE
 
 
CELIA:                      (El otro está         Aparte
               siempre cubierto y callado.
 
Va CELIA por detrás de todos a coger de cara
a don JUAN
 
 
               Cogerélo descuidado,
               pues la aurora alumbra ya
                  lo que basta a conocerlo.
ANA:           Amigos, puesto que así
               os arriesgastes por mi
               sin obligación de hacerlo,
                  de esta casa y de mi hacienda
               os valed.
DUQUE:                   Los pies os beso,
               mas yo no paso por eso;
               que no es razón que se entienda
                  que fue sin obligación
               el serviros; pues de un modo
               se la pone al mundo todo
               vuestra rara perfección.
                  Porque a quien os llega a ver,
               dais gloria tan sin medida,
               que aunque os pague con la vida,
               os queda mucho a deber.
 
Sale de detrás don JUAN
 
 
CELIA:            Y vos, ¿sois mudo, cochero?
               ¿De qué estáis triste? Volved,
               alzad el rostro, aprended
               ánimo del compañero.
                  El que riñó sin temer, 
               ¿teme sin reñir agora?
DUQUE:         En vano os cansáis, señora; 
               que es mudo.
CELIA:                     Bien puede ser.
                  (Mas yo don Juan de Mendoza     Aparte
               pienso que es... Él es.  ¿Qué dudo?  
               El triste se finge mudo 
               por no perder lo que goza 
                  mientras encubierto está.)
 
Hablan aparte doña ANA y CELIA
 
 
               ¿Quién dirás, señora, que es 
               el callado? 
ANA:                       Dilo pues.
CELIA:         ¿Quién piensas tú que será?
ANA:              No lo sé.
CELIA:                     ¿Quién puede ser
               quien, siendo gran caballero, 
               quisiese ser tu cochero 
               sólo por poderte ver?
                  ¿Quién el que, con tal valor 
               en un lance tan estrecho,
               pusiese a la espada el pecho
               por asegurar tu honor?
                  ¿Quién el que en penar se goza
               por tu amor, y tu desdén      
               sigue enamorado? ¿Quién
               sino don Juan de Mendoza?
ANA:              Bien dices.  Sólo él haría
               finezas tan extremadas.
CELIA:         Bien merecen ser premïadas.
ANA:           Que no las pierde, confía.
DUQUE:            El sol sale, porque vos
               --que sol al mundo habéis sido
               en tanto que él ha dormido--
               reposéis agora. Adiós,
                  y, así los cielos, que os dan
               belleza, os den larga vida,
               que no os inquiete la herida
               de don Mendo de Guzmán.  
 
Vase el DUQUE
 
 
ANA:              Tras la ofensa que ha intentado, 
               no hay por qué inquietarme pueda;
               que ni aun la ceniza queda 
               en mí del amor pasado.
                  Detén a don Juan, que quiero 
               hablarle.
CELIA:                   A servirte voy
ANA:           Y mientras con él estoy,
               entretén al compañero.
 
CELIA habla a don JUAN que se retiraba siguiendo al
DUQUE
 
 
CELIA:            Señor cochero fingido,
               mi dueño os llama.  Esperad.
JUAN:          ¡Un!...
CELIA:               No hay "un."  Volved y hablad;
               que ya os hemos conocido.          
 
Vase CELIA
 
 
 
JUAN:             Eso debo a mi ventura.
ANA:           ¿Qué es esto, don Juan?
JUAN:                                    Amor.
ANA:           Locura, dirás mejor.
JUAN:          ¿Cuándo amor no fue locura?
ANA:              Sí; mas los fines ignoro 
               de estos disfraces que veo.
JUAN:          Así miro a quien deseo; 
               así sirvo a quien adoro.
ANA:              No; traidoras intenciones 
               encubren estos disfraces.
JUAN:          Falsas conjeturas haces 
               por negar obligaciones.
ANA:              El probarte lo que digo, 
               no es difícil.
JUAN:                         Ya lo espero.
ANA:           ¿Quién es ese caballero
               y a qué fin viene contigo?  
                  Traer quien me diga amores, 
               y escucharlos escondido,
               ¿podrás decir que no ha sido 
               con pensamientos traidores?
JUAN:             ¡Cuán lejos del blanco das!  
               Que, si traidores los llamas,
               la mayor fineza infamas
               que ha hecho el amor jamás.
ANA:              Dila, pues; que a agradecella, 
               si no a pagarla, me obligo.
JUAN:          Por obedecer la digo,
               no por obligar con ella.
                  Como mi mucha afición
               y poco merecimiento
               engendró en mi pensamiento 
               justa desesperación,
                  vino amor a dar un medio
               en desventura tan fiera,
               que a mi mal consuelo fuera,
               ya que no fuera remedio;
                  y fue que te alcance quien
               te merezca.  Tu bien quiero;
               que el efecto verdadero
               es éste de querer bien.
                  A este fin tus partes bellas 
               al duque Urbino conté, 
               si contar posible fue 
               en el cielo las estrellas.
                  Él, de tu fama movido, 
               de tu recato obligado, 
               este disfraz ha ordenado, 
               con que te ha visto y oído.
                  Y ojalá que, conociendo 
               tu sujeto soberano, 
               dé, con pretender tu mano, 
               efecto a lo que pretendo;
                  que yo, con verte en estado 
               igual al merecimiento, 
               al fin quedaré contento, 
               ya que no quede pagado.
                  Ésta ha sido mi intención; 
               y si escuchaba escondido, 
               fue porque el ser conocido -
               no estorbase la invención.
                  Que juzgues agora quiero 
               si he merecido o pecado, 
               pues de puro enamorado 
               vengo a servir de tercero.
ANA:              Tu voluntad agradezco,
               pero condeno tu engaño; 
               que presumes, por mi daño, 
               más de mí que yo merezco.
                  Porque no es a la excelencia 
               del duque igual mi valor; 
               que no engaña el propio amor 
               donde hay tanta diferencia.
                  Fue mi padre un caballero
               ilustre; mas yo imagino
               que pensara honrarle Urbino
               si lo hiciera su escudero.
                  Y, así, a tan locos intentos
               tus lisonjas no me incitan;
               que afrentosos precipitan          
               los soberbios pensamientos.
JUAN:             Mucho, señora, te ofendes,
               porque, sin tu calidad,
               digna es por sí tu beldad
               de más bien que en esto emprendes.
                  No te merece gozar
               el duque, ni el rey, ni...
ANA:                                     Tente:
               la fiebre de amor ardiente
               te obliga a desatinar.
                  Tu amoroso pensamiento
               encarece mi valor,
               ¡Diérasle al duque tu amor,
               que yo le diera tu intento!
JUAN:             ¿Quién podrá quererte menos
               en viendo tu perfección?
ANA:           Al fin, por tu corazón
               quieres juzgar los ajenos;
                  y es engaño conocido
               que, si el tuyo por mi muere,
               no con una flecha hiere
               todos los pechos Cupido.
                  Y aunque el Duque tenga amor,
               galán querrá ser, don Juan;
               y honra más que un rey galán
               un marido labrador.
                  Y aunque en el duque es forzosa
               la ventaja que le doy,
               grande para dama soy, 
               si pequeña para esposa.
JUAN:             Nadie con tal pensamiento 
               ofende tu calidad.
ANA:           De mi consejo, dejad 
               de terciar en ese intento; 
                  porque mayor esperanza 
               puede, al fin, tener de mí 
               quien pretende para si, 
               que quien para otro alcanza.  
 
Vase doña ANA
 
 
JUAN:             ¿Posible es que tal favor 
               merecieron mis oídos?
               ¡Dichosos males sufridos!
               ¡Dulces victorias de amor!
                  "Que tendrá más esperanza," 
               dijo, si bien lo entendí,
               "quien pretende para sí, 
               que quien para otro alcanza." 
                  Que la pretenda mi amor 
               me aconseja claramente;
               y la mujer que consiente 
               ser amada, hace favor.
 
Sale BELTRÁN
 
 
BELTRÁN:          Mira que el duque te espera 
               y no el padre de Faetón, 
               que a publicar tu invención 
               apresura su carrera.
JUAN:             En cas de mi amada bella 
               son los años puntos breves.
BELTRÁN:       En la taberna no bebes, 
               pero te huelgas en ella.
JUAN:             Bien lo entiendes.
BELTRÁN:                             Alegría
               vierten tus ojos, señor.
JUAN:          Hacen fiestas a un favor.
BELTRÁN:       Mucho alcanza la porfía.
 
 
Sale CELIA
 
 
JUAN:             Celia amiga, Dios te guarde.
CELIA:         Y te dé el bien que deseas.
JUAN:          Como de mi parte seas,
               no hay ventura que no aguarde.
CELIA:            Si en mi mano hubiera sido, 
               tu dicha fuera la mía;
               mas, don Juan, sirve y porfía 
               que no va tu amor perdido.
 
Vase don JUAN
 
 
BELTRÁN:          Y a mí ¿me aprovecharía
               el servir como a mi amo?
CELIA:         Pues ¿amas también?
BELTRÁN:                           Yo amo
               por sólo hacer compañía.
 
Sale doña ANA
 
ANA:              (Celia está con el crïado       Aparte
               de don Juan, y no sosiego 
               hasta hablarle; ya está el fuego 
               en mi pecho declarado.)
CELIA:            Mi señora.
BELTRÁN:                      Voime.
ANA:                                  Hidalgo,
               volved. ¿Quién sois?
BELTRÁN:                           Soy Beltrán,
               un crïado de don Juan
               de Mendoza.
ANA:                      ¿Queréis algo?
BELTRÁN:          Servirte sólo quisiera.  
               Aquí a Celia le decía 
               que amo por compañía.
ANA:           No es conclusión verdadera. 
                  ¿Satirizas?
BELTRÁN:                      No conviene;
               que eso puede sólo hacer
               quien no tiene qué perder 
               o qué le digan no tiene.
                  Pero yo, ¿cómo querías 
               que predique sin ser santo? 
               ¿Qué faltas diré, si hay tanto 
               que remediar en las mías?
ANA:              Tu gusto desacreditas
               con esa cuerda intención, 
               porque a la conversación 
               la mejor salsa le quitas. 
BELTRÁN:          Si ella es salsa, es muy costosa,
               señora; que, bien mirado, 
               ni hay más inútil pecado, 
               ni falta más peligrosa.
                  Después que uno ha dicho mal, 
               ¿saca de hacerlo algún bien?  
               Los que le escuchan más bien, 
               ésos lo quieren más mal.
                  Que cada cual entre sí 
               dice, oyendo al maldiciente, 
               "Éste, cuando yo me ausente, 
               lo mismo dirá de mí."
                  Pues si aquél de quien murmura 
               lo sabe, que es fácil cosa, 
               ¿qué mesa tiene gustosa? 
               ¿qué cama tiene segura?
                  Viciosos hay de mil modos
               que no aborrecen la gente, 
               y sólo del maldiciente 
               huyen con cuidado todos.
                  Del malo más pertinaz 
               lastima la desventura; 
               solamente al que murmura 
               lleva el diablo en haz y en paz.
                  En la corte hay un señor, 
               que muchas veces oí... 
               (Esto encaja bien aquí             Aparte 
               para quitarle el amor)
                  ...que está malquisto de modo, 
               por vicioso en murmurar, 
               que si lo vieran quemar 
               diera leña el pueblo todo.
                  ¿No conoces a don Mendo 
               de Guzmán?
ANA:                       Beltrán, detente.
               El vicio del maldiciente 
               has estado maldiciendo,
                  ¿y con tal desenvoltura 
               de don Mendo has murmurado?
BELTRÁN:       Pienso que es exceptuado 
               murmurar del que murmura.  
                  Dicen que el que hurta al ladrón 
               gana perdones, señora.
ANA:           Dicen mal.  Vete en buen hora.
BELTRÁN:       Da a mi ignorancia perdón 
                  si acaso te ha disgustado. 
               (Mal disimula quien ama.)          Aparte
 
Vase BELTRÁN
 
 
CELIA:         Apagado se ha la llama,
               mas mucha brasa ha quedado.
                  Pues su ofensa te ofendió, 
               sin, duda que en tu memoria 
               ha borrado amor la historia 
               que esta noche te pasó.
ANA:             Celia, ten.  Cierra los labios;
               mira que mi honor ofendes, 
               cuando de mi pecho entiendes 
               que olvida así sus agravios.
                  No los males he olvidado 
               que ha dicho de mí don Mendo; 
               la infame hazaña estoy viendo 
               que hoy en el campo ha intentado,
                  en que claramente veo, 
               pues tan poco me estimaba 
               que engañoso procuraba 
               sólo cumplir su deseo.
                  Con que ya en mi pensamiento 
               no sólo el fuego apagué, 
               pero cuanto el amor fue 
               es el aborrecimiento.
                  Mas esto no da licencia 
               para que un bajo crïado, 
               de hombre tan calificado 
               hable mal en mi presencia; 
                  que no por la enemistad 
               que entre dos nobles empieza,
               pierden ellos la nobleza,
               ni el villano la humildad.
                  Esto, Celia, me ha obligado
               a indignarme con Beltrán;
               que no porque ya don Juan
               no esté solo en mi cuidado.
CELIA:            ¿Al fin su fe te ha vencido?
ANA:           Con lo que anoche pasó,
               cuanto don Mendo bajó,
               él en mi rueda ha subido.
CELIA:            ¿Declarástele tu amor?
ANA:           ¿Tan liviana me has hallado?
               ¿No basta haberle mostrado
               resplandores de favor?
CELIA:            ¡Liviana dices, después 
               de dos años que por ti 
               ha andado fuera de sí! 
               Bien parece que no ves 
                  lo que en las comedias hacen 
                 las infantas de León.
ANA:           ¿Cómo?
CELIA:                Con tal condición
               o con tal desdicha nacen,
                  que, en viendo un hombre, al momento 
               le ruegan y mudan traje, 
               y, sirviéndole de paje, 
               van con las piernas al viento.
                  Pues tú, que obligada estás 
               de tanto tiempo y fe tanta
               --si bien señora, no infanta-- 
               honestamente podrás 
                  decirle tu voluntad 
               con prevenciones discretas, 
               sin temer que a los poetas 
               les parezca impropiedad.
ANA:              ¿Poco a poco no es mejor?
CELIA:         ¿Tú quiéreslo?
ANA:                          Celia, sí.
CELIA:         ¿Sabes que él muere por ti?
ANA:           Bien cierta estoy de su amor.
CELIA:            Pues cuando de esa verdad 
               hay certidumbre, yo hallo
               más crueldad en dilatallo
               que en decillo liviandad;
                  que el tiempo sirve de dar 
               del amor información, 
               y es necia la dilación 
               si no queda qué probar.
ANA:             El sujetarme es forzoso,
               Celia, a tu agudeza extraña.
CELIA:         Es verdad que es poca hazaña
               persuadir a un deseoso.       
 
Vanse doña ANA y CELIA.  Sale don MENDO, con