Make your own free website on Tripod.com
Back to Home
Literatura II - Juana de Asbaje

INSTITUTO CARLOS GRACIDA

HOME | BARROCO  |  P. LITERARIA  |  NEOCLASICISMO  |  P. LITERARIA  |  MÚSICA

Regresar

Los empeños de una casa

Personas que hablan en ella:

  • Don CARLOS, galán
  • Don JUAN, galán
  • Don PEDRO, galán hermano de doña Ana
  • Don RODRIGO, padre de doña Leonor
  • Doña LEONOR, dama
  • Doña ANA, hermana de don Carlos
  • CELIA, criada de doña Ana
  • HERNANDO, criado de don Rodrigo
  • CASTAÑO, lacayo gracioso
  • Dos EMBOZADOS
  • Dos COROS DE MÚSICA

ACTO PRIMERO


La escena pasa en Toledo

 

[En casa de don Pedro]

 

 

Salen doña ANA y CELIA

 

ANA:           Hasta que venga mi hermano,

            Celia, le hemos de esperar.

CELIA:      Pues eso será velar,

            porque él juzga que es temprano

               la una o las dos; y a mi ver,   

            aunque es grande ociosidad

            viene a decir la verdad,   

            pues viene al amanecer.

               Mas, ¿por qué agora te dio

            esa gana de esperar,         

            si te entras siempre a acostar

            tú, y le espero sola yo?

ANA:           Has de saber, Celia mía,

            que aquesta noche ha fïado

            de mí todo su cuidado;          

            tanto de mi afecto fía.

               Bien sabes tú que él salió

            de Madrid dos años ha,

            y a Toledo, donde está,

            a una cobranza llegó,           

               pensando luego volver,

            y así en Madrid me dejó,

            donde estando sola yo,

            pudiendo ser vista y ver,

               me vio don Juan y le vi,       

            y me solicitó amante,

            a cuyo pecho constante

            atenta correspondí;

               cuando, o por no ser tan llano

            como el pleito se juzgó,        

            o lo cierto, porque no

            quería irse mi hermano

               --porque vive aquí una dama

            de perfecciones tan sumas

            que dicen que faltan plumas       

            para alabarla a la Fama,

               de la cual enamorado

            aunque no correspondido,

            por conseguirla perdido

            en Toledo se ha quedado,          

               y porque yo no estuviese

            sola en la corte sin él,

            o porque a su amor crüel

            de algún alivio le fuese--,

               dispuso él que venga aquí       

            a vivir yo, que al instante

            di cuenta a don Juan, que amante

            vino a Toledo tras mí;

               fineza a que agradecida

            toda el alma estar debiera,       

            si ya ¡ay de mí! no estuviera

            del empeño arrepentida,

               porque el Amor que es villano

            en el trato y la bajeza,

            se ofende de la fineza.           

            Pero, volviendo a mi hermano,   

               sábete que él ha inquirido

            con obstinada porfía

            qué motivo haber podía

            para no ser admitido;        

               y hallando que es otro amor,

            aunque yo no sé de quién,

            sintiendo más que el desdén 

            que otro gozase el favor

               --que como este fiero engaño      

            es envidioso veneno,

            se siente el provecho ajeno

            mucho más que el propio daño--;

               sobornando --¡oh vil costumbre

            que así la razón estraga,          

            que es tan ciego Amor, que paga

            porque le den pesadumbre!--

               una crïada que era

            de quien ella se fïaba,

            en el estado que estaba           

            su amor, con el fin que espera,

               y con lo demás que pasa,

            supo de la infiel crïada,

            que estaba determinada

            a salirse de su casa         

               esta noche con su amante;

            de que mi hermano furioso,

            como a quien está celoso

            no hay peligro que le espante,

               con unos hombres trató       

            que fingiéndose justicia

            --¡mira qué astuta malicia!--

            prendan al que la robó,

               y que al pasar por aquí

            al galán y dama bella,          

            como en depósito, a ella

            me la entregasen a mí,

               y que luego al apartarse,

            como que acaso ellos van

            descuidados, al galán           

            den lugar para escaparse,

               con lo cual claro es arguye

            que él se valdrá de los pies

            huyendo, pues piensa que es

            la justicia de quien huye;       

               y mi hermano, con la traza

            que su amor ha discurrido,

            sin riesgo habrá conseguido

            traer su dama a su casa,

               y en ella es bien fácil cosa     

            galantearla abrasado

            sin que él parezca culpado

            ni ella pueda estar quejosa,

               porque si tanto despecho

            ella llegase a entender,         

            visto es que ha de aborrecer

            a quien tal daño le ha hecho.

               Aquesto que te he contado,

            Celia, tengo que esperar;

            mira ¿cómo puedo entrar        

            a acostarme sin cuidado?

CELIA:         Señora, nada me admira;

            que en amor no es novedad

            que se vista la verdad

            del color de la mentira,         

               ¿ni quién habrá que se espante

            si lo que es, llega a entender,

            temeridad de mujer

            ni resolución de amante,

               ni de traidoras crïadas,      

            que eso en todo el mundo pasa,

            y quizá dentro de casa

            hay algunas calderadas?

               Sólo admirado me han,

            por las acciones que has hecho,  

            los indicios que tu pecho

            da de olvidar a don Juan,

               y no sé por qué el cuidado

            das en trocar en olvido,

            cuando ni causa has tenido       

            tú, ni don Juan te la ha dado.

ANA:           Que él no me la da, es verdad;

            que no la tengo, es mentira.

CELIA:      ¿De qué manera?

ANA:                     ¿Qué se admira?

            Es ciega la Voluntad.       

               Tras mí, como sabes, vino

            amante y fino don Juan,

            quitándose de galán

            lo que se añade de fino,

               sin dejar a qué aspirar          

            a la ley del albedrío,

            porque si él es ya tan mío

            ¿qué tengo que desear?

               Pero no es aquésa sola

            la causa de mi despego,          

            sino porque ya otro fuego

            en mi pecho se acrisola.

               Suelo en esta calle ver

            pasar a un galán mancebo,

            que si no es el mismo Febo,      

            yo no sé quién pueda ser.

               A éste, ¡ay de mí!, Celia mía,

            no sé si es gusto o capricho,

            y... Pero ya te lo he dicho,

            sin saber que lo decía.        

CELIA:         ¿Lloras?

ANA:                ¿Pues no he de llorar,

            ¡ay infeliz de mí!, cuando

            conozco que estoy errando

            y no me puedo enmendar?

CELIA:         (Qué buenas nuevas me dan        Aparte

            con esto que agora he oído,

            para tener yo escondido

            en su cuarto al tal don Juan,

               que habiendo notado el modo

            con que le trata enfadada,        

            quiere hacer la tarquinada

            y dar al traste con todo).

               ¿Y quién, señora, ha logrado

            tu amor?

ANA:                Sólo decir puedo

            que es un don Carlos de Olmedo   

            el galán.  Mas han llamado;

               mira quién es, que después

            te hablaré, Celia.

CELIA:                   ¿Quién llama?

 

Habla dentro

 

 

EMBOZADO:   ¡La justicia!

ANA:                     Ésta es la dama;

            abre, Celia.

CELIA:                  Entre quien es.      

 

Salen dos EMBOZADOS y doña LEONOR

 

 

EMBOZADO:      Señora, aunque yo no ignoro

            el decoro de esta casa,

            pienso que el entrar en ella

            ha sido más venerarla

            que ofenderla; y así, os ruego 

            que me tengáis esta dama

            depositada, hasta tanto

            que se averigüe la causa

            porque le dio muerte a un hombre

            otro que la acompañaba.        

            Y perdonad, que a hacer vuelvo

            diligencias no excusadas

            en tal caso.

 

Vanse los EMBOZADOS

 

 

ANA:               ¿Qué es aquesto?

            Celia, a aquesos hombres llama

            que lleven esta mujer,      

            que no estoy acostumbrada

            a oír estas liviandades.

CELIA:      (Bien la deshecha mi ama              Aparte

            hace de querer tenerla).

LEONOR:     Señora, --en la boca el alma        

            tengo, ¡ay de mí!-- si piedad

            mis tiernas lágrimas causan

            en tu pecho --hablar no acierto--,

            te suplico arrodillada

            que ya que no de mi vida,        

            tengas piedad de mi fama,

            sin permitir, puesto que

            ya una vez entré en tu casa,

            que a otra me lleven adonde

            corra mayores borrascas          

            mi opinión; que a ser mujer,

            como imaginas, liviana,

            ni a ti te hiciera este ruego,

            ni yo tuviera estas ansias.

 

Hablan doña ANA y CELIA aparte

 

 

ANA:        (A lástima me ha movido         

            su belleza y su desgracia.

            Bien dice mi hermano, Celia.)

CELIA:      (Es belleza sobrehumana;

            y si está así en la tormenta

            ¿cómo estará en la bonanza?)       

ANA:        Alzad del suelo, señora,

            y perdonad si turbada

            del repentino suceso

            poco atenta y cortesana

            me he mostrado, que ignorar      

            quién sois, pudo dar la causa

            a la extrañeza; mas ya

            vuestra persona gallarda

            informa en vuestro favor,

            de suerte que toda el alma       

            ofrezco para serviros.

LEONOR:     ¡Déjame besar tus plantas,

            bella deidad, cuyo templo,

            cuyo culto, cuyas aras,

            de mi deshecha fortuna      

            son el asilo!

ANA:                    Levanta,

            y cuéntame qué sucesos

            a tal desdicha te arrastran,

            aunque, si eres tan hermosa,

            no es mucho ser desdichada.      

CELIA:      (De la envidia que le tiene           Aparte

            no le arriendo la ganancia).

LEONOR:     Señora, aunque la vergüenza

            me pudiera ser mordaza

            para callar mis sucesos,          

            la que como yo se halla    

            en tan infeliz estado,

            no tiene por qué callarlas;

            antes pienso que me abono

            en hacer lo que me mandas,       

            pues son tales los indicios

            que tengo de estar culpada,

            que por culpables que sean 

            son más decentes sus causas;

            y así, escúchame.

ANA:                         El silencio     

            te responda.

CELIA:                   ¡Cosa brava!

            ¿Relación a media noche

            y con vela?  ¡Que no valga!

 

LEONOR:        Si de mis sucesos quieres
            escuchar los tristes casos        
            con que ostentan mis desdichas
            lo poderoso y lo vario,
            escucha, por si consigo
            que divirtiendo tu agrado
            lo que fue trabajo propio         
            sirva de ajeno descanso,
            o porque en el desahogo
            hallen mis tristes cuidados
            a la pena de sentirlos
            el alivio de contarlos.           
            Yo nací noble; éste fue
            de mi mal el primer paso,
            que no es pequeña desdicha
            nacer noble un desdichado;
            que aunque la nobleza sea         
            joya de precio tan alto,
            es alhaja que en un triste
            sólo sirve de embarazo;
            porque estando en un sujeto,
            repugnan como contrarios,         
            entre plebeyas desdichas
            haber respetos honrados.
            Decirte que nací hermosa
            presumo que es excusado,
            pues lo atestiguan tus ojos       
            y lo prueban mis trabajos.
            Sólo diré... Aquí quisiera
            no ser yo quien lo relato,
            pues en callarlo o decirlo
            dos inconvenientes hallo;         
            porque si digo que fui
            celebrada por milagro
            de discreción, me desmiente
            la necedad del contarlo;
            y si lo callo, no informo         
            de mí, y en un mismo caso
            me desmiento si lo afirmo,
            y lo ignoras si lo callo.   
            Pero es preciso al informe
            que de mis sucesos hago           
            --aunque pase la modestia
            la vergüenza de contarlo--,
            para que entiendas la historia,
            presuponer asentado
            que mi discreción la causa           
            fue principal de mi daño.
            Inclinéme a los estudios
            desde mis primeros años
            con tan ardientes desvelos
            con tan ansiosos cuidados,        
            que reduje a tiempo breve
            fatigas de mucho espacio.
            Conmuté el tiempo, industriosa,
            a lo intenso del trabajo,
            de modo que en breve tiempo       
            era el admirable blanco
            de todas las atenciones,
            de tal modo, que llegaron
            a venerar como infuso
            lo que fue adquirido lauro.       
            Era de mi patria toda
            el objeto venerado
            de aquellas adoraciones
            que forma el común aplauso;
            y como lo que decía.            
            fuese bueno o fuese malo,
            ni el rostro lo deslucía
            ni lo desairaba el garbo,
            llegó la superstición
            popular a empeño tanto,         
            que ya adoraban deidad
            el ídolo que formaron.
            Voló la Fama parlera, 
            discurrió reinos extraños,
            y en la distancia segura          
            acreditó informes falsos.
            La pasión se puso anteojos
            de tan engañosos grados,
            que a mis moderadas prendas
            agrandaban los tamaños.         
            Víctima en mis aras eran,
            devotamente postrados,
            los corazones de todos
            con tan comprensivo lazo,
            que habiendo sido al principio         
            aquel culto voluntario,
            llegó después la costumbre,
            favorecida de tantos,
            a hacer como obligatorio
            el festejo cortesano;        
            y si alguno disentía
            paradojo o avisado,
            no se atrevía a proferirlo,
            temiendo que, por extraño,
            su dictamen no incurriese,        
            siendo de todos contrario,
            en la nota de grosero
            o en la censura de vano. 
            Entre estos aplausos yo,
            con la atención zozobrando           
            entre tanta muchedumbre,
            sin hallar seguro blanco,
            no acertaba a amar a alguno,
            viéndome amada de tantos.
            Sin temor en los concursos        
            defendía mi recato
            con peligros del peligro
            y con el daño del daño.
            Con una afable modestia
            igualando el agasajo,        
            quitaba lo general
            lo sospechoso el agrado.
            Mis padres, en mi mesura
            vanamente asegurados,
            se descuidaron conmigo;           
            ¡qué dictamen tan errado,
            pues fue quitar por de fuera
            las guardas y los candados
            a una fuerza que en sí propia
            encierra tantos contrarios!       
            Y como tan neciamente
            conmigo se descuidaron,
            fue preciso hallarme el riesgo
            donde me perdió el cuidado.
            Sucedió, pues, que entre muchos      
            que de mi fama incitados
            contestar con mi persona
            intentaban mis aplausos
            llegó acaso a verme --¡Ay cielos!,
            ¿cómo permitís tiranos        
            que un afecto tan preciso
            se forjase de un acaso?--
            don Carlos de Olmedo, un joven
            forastero, mas tan claro
            por su origen, que en cualquiera  
            lugar que llegue a hospedarlo,
            podrá no ser conocido,
            pero no ser ignorado.
            Aquí, que me des te pido
            licencia para pintarlo,           
            por disculpar mis errores,
            o divertir mis cuidados;
            o porque al ver de mi amor
            los extremos temerarios,
            no te admire que el que fue       
            tanto, mereciera tanto.
            Era su rostro un enigma
            compuesto de dos contrarios
            que eran valor y hermosura,
            tan felizmente hermanados,        
            que faltándole a lo hermosos
            la parte de afeminado,
            hallaba lo más perfecto
            en lo que estaba más falto;
            porque ajando las facciones       
            con un varonil desgarro,
            no consintió a la hermosura
            tener imperio asentado;
            tan remoto a la noticia,
            tan ajeno del reparo,        
            que aun no le debió lo bello
            la atención de despreciarlo;
            que como en un hombre está
            lo hermoso como sobrado,
            es bueno para tenerlo        
            y mal para ostentarlo.
            Era el talle como suyo,
            que aquel talle y aquel garbo,
            aunque la Naturaleza
            a otro dispusiera darlo,          
            sólo le asentara bien
            al espíritu de Carlos;
            que fue de su providencia
            esmero bien acertado,
            dar un cuerpo tan gentil          
            a espíritu tan gallardo.
            Gozaba un entendimiento
            tan sutil, tan elevado,
            que la edad de lo entendido
            era un mentís de sus años.         
            Alma de estas perfecciones
            era el gentil desenfado
            de un despejo tan airoso,
            un gusto tan cortesano,
            un recato tan amable,        
            un tan atractivo agrado,
            que en el más bajo descuido
            se hallaba el primor más alto;
            tan humilde en los afectos,
            tan tierno en los agasajos,       
            tan fino en las persuasiones,
            tan  apacible en el trato
            y en todo, en fin, tan perfecto,
            que ostentaba cortesano
            despojos de lo rendido,           
            por galas de lo alentado.
            En los desdenes sufrido,
            en los favores callado,
            en los peligros resuelto,
            y prudente en los acasos.         
            Mira si con estas prendas,
            con otras más que te callo,
            quedaría, en la más cuerda,
            defensa para el recato.
            En fin, yo le amé; no quiero         
            cansar tu atención contando
            de mi temerario empeño
            la historia caso por caso;
            pues tu discreción no ignora
            de empeños enamorados,          
            que es su ordinario principio
            desasosiego y cuidado,
            su medio, lances y riesgos,
            su fin, tragedias o agravios.
            Creció el amor en los dos       
            recíproco y deseando
            que nuestra feliz unión
            lograda en tálamo casto
            confirmase de Himeneo
            el indisoluble lazo;         
            y porque acaso mi padre,
            que ya para darme estado
            andaba entre mis amantes
            los méritos regulando,
            atento a otras conveniencias           
            no nos fuese de embarazo,
            dispusimos esta noche
            la fuga, y atropellando
            el cariño de mi padre,
            y de mi honor el recato,          
            salí a la calle, y apenas
            daba los primeros pasos
            entre cobardes recelos
            de mi desdicha, fïando
            la una mano a las basquiñas          
            y a mi manto la otra mano,
            cuando a nosotros resueltos
            llegaron dos embozados.
            "¿Qué gente?" dicen, y yo
            con el aliento turbado,           
            sin reparar lo que hacía
            porque suele en tales casos
            hacer publicar secretos
            el cuidado de guardarlos--,
            "¡Ay, Carlos, perdidos somos!"         
            dije, y apenas tocaron
            mis voces a sus oídos
            cuando los dos arrancando
            los aceros, dijo el uno:
            "¡Matadlo, don Juan, matadlo;          
            que esa tirana que lleva,
            es doña Leonor de Castro,
            mi prima."  Sacó mi amante
            el acero, y alentado,
            apenas con una punta              
            llegó al pecho del contrario,
            cuando diciendo:  "¡Ay de mí!" 
            dio en tierra, y viendo el fracaso
            dio voces el compañero,
            a cuyo estruendo llegaron         
            algunos; y aunque pudiera
            la fuga salvar a Carlos,
            por no dejarme en el riesgo
            se detuvo temerario,
            de modo que la justicia,          
            que acaso andaba rondando,
            llegó a nosotros, y aunque
            segunda vez obstinado
            intentaba defenderse,
            persuadido de mi llanto           
            rindió la espada a mi ruego,
            mucho más que a sus contrarios.
            Prendiéronle, en fin; y a mí,
            como a ocasión del estrago,
            viendo que el que queda muerto         
            era don Diego de Castro,
            mi primo, en tu noble casa,
            señora, despositaron
            mi persona y mis desdichas,
            donde en un punto me hallo        
            sin crédito, sin honor,
            sin consuelo, sin descanso,
            sin aliento, sin alivio,
            y finalmente esperando
            la ejecución de mi muerte       
            en la sentencia de Carlos.
ANA:        ¡Cielos!  ¿qué es esto que escucho? Aparte
            Al mismo que yo idolatro
            es el que quiere Leonor...
            ¡Oh, qué presto que ha vengado  
            Amor a don Juan!  ¡Ay triste!)
            Señora, vuestros cuidados
            siento como es justo.  Celia,
            lleva esta dama a mi cuarto
            mientras yo a mi hermano espero.  
CELIA:      Venid, señora.
LEONOR:                       Tus pasos,
            sigo, ¡ay de mí!, pues es fuerza
            obedecer a los hados.

 

Vanse CELIA y doña LEONOR

 

 

ANA:           Si de Carlos la gala y bizarría

            pudo por sí mover a mi cuidado,     

            ¿cómo parecerá, siendo envidiado,

            lo que sólo por sí bien parecía?

               Si sin triunfo rendirle pretendía,

            sabiendo ya que vive enamorado,

            ¿qué victoria será verle apartado 

            de quien antes por suyo le tenía?

               Pues perdone don Juan, que aunque yo quiera

            pagar su amor, que a olvido ya condeno,

            ¿cómo podré si ya en mi pena fiera

               introducen los celos su veneno?    

            Que es Carlos más galán; y aunque no fuera,

            tiene de más galán el ser ajeno.

 

Sale don CARLOS, con la espada desnuda, y CASTAÑO

 

 

CARLOS:        Señora, si en vuestro amparo

            hallan piedad las desdichas,

            lograd el triunfo mayor          

            siendo amparo de las mías.

            Siguiendo viene mis pasos

            no menos que la justicia,

            y como hüir de ella es

            generosa cobardía,             

            al asilo de esos pies

            mi acosado aliento aspira,

            aunque si ya perdí el alma,

            poco me importa la vida.

CASTAÑO:    A mí sí me importa mucho;      

            y así, señora, os suplica

            mi miedo, que me escondáis

            debajo de las baquiñas.

CARLOS:     ¡Calla, necio!

CASTAÑO:                    ¿Pues será

            la primer vez, si lo miras,      

            ésta, que los sacristanes

            a los delincuentes libran?

ANA:        (¡Carlos es!  ¡Válgame el cielo! Aparte

            La ocasión a la medida

            del deseo se me viene       

            de obligar con bizarrías

            su amor, sin hacer ultraje

            a mi presunción altiva;

            pues amparándole aquí

            con generosas caricias,          

            cubriré lo enamorada

            con visos de compasiva;

            y sin ajar la altivez

            que en mi decoro es precisa,

            podré, sin rendirme yo,        

            obligarle a que se rinda;

            que aunque sé que ama a Leonor,

            ¿qué voluntad hay tan fina

            en los hombres, que si ven

            que otra ocasión los convida        

            la dejen por la que quieren?

            Pues alto, Amor, ¿qué vacilas,

            si de que puede mudarse

            tengo el ejemplo en mí misma?)

            Caballero, las desgracias        

            suelen del valor ser hijas

            y cebo de las piedades;

            y así, si las vuestras libran

            en mí su alivio, cobrar

            la respiración perdida,        

            y en esta cuadra, que cae

            a un jardín, entrad aprisa,

            antes que venga un hermano

            que tengo, y con la malicia

            de veros conmigo solo       

            otro riesgo os aperciba.

CARLOS:     No quisiera yo, señora,

            que el amparo de mi vida

            a vos os costara un susto.

CASTAÑO:    ¿Agora en aqueso miras?       

            ¡Cuerpo de quien me parió!

ANA:        Nada a mí me desanima.

            Venid, que aquí hay una pieza  

            que nunca mi hermano pisa,

            por ser en la que se guardan          

            alhajas que en las visitas

            de cumplimiento me sirven,

            como son alfombras, sillas

            y otras cosas; y además

            de aqueso, tiene salida           

            a un jardín, por si algo hubiere;

            y porque nada os aflija,

            venid y os la mostraré;

            pero antes será precisa

            diligencia el que yo cierre      

            la puerta, porque advertida

            salga en llamando mi hermano.

 

Habla CASTAÑO aparte a don CARLOS

 

 

CASTAÑO:    Señor, ¡Qué casa tan rica

            y qué dama tan bizarra!

            ¿No hubieras --¡Pese a mis tripas,    

            que claro es que ha de pesarles,

            pues se han de quedar vacías!--

            enamorado tú a aquésta

            y no a aquella pobrecita

            de Leonor, cuyo caudal      

            son cuatro bachillerías?

CARLOS:     ¡Vive Dios, villano!

ANA:                         Vamos.

            (Amor, pues que tú me brindas       Aparte

            con la dicha, no le niegues

            después el logro a la dicha.)        

 

Vanse todos

 

 

[En casa de LEONOR]

 

 

Salen don RODRIGO y HERNANDO

 

 

RODRIGO:       ¿Qué me dices, Hernando?

HERNANDO:                               Lo que pasa;

            que mi señora se salió de casa.

RODRIGO:    ¿Y con quién no has sabido?

HERNANDO:                               ¿Cómo puedo,

            si como sabes tú, todo Toledo

            y cuantos a él llegaban,       

            su belleza e ingenio celebraban?

            Con lo cual, conocerse no podía

            cuál festejo era amor, cuál cortesía;

            en que no sé si tú culpado has sido,

            pues festejarla tanto has permitido,  

            sin advertir que, aunque era recatada,

            es fuerte la ocasión y el verse amada,

            y que es fácil que, amante e importuno,

            entre los otros le agradase alguno.

RODRIGO:    Hernando, no me apures la paciencia;   

            que aquéste ya no es tiempo de advertencia.

            ¡Oh fiera!  ¿Quién diría

            de aquella mesurada hipocresía,

            de aquel punto y recato que mostraba,

            que liviandad tan grande se encerraba

            en su pecho alevoso?

            ¡Oh mujeres!  ¡Oh monstruo venenoso!

            ¿Quién en vosotras fía,

            si con igual locura y osadía,

            con la misma medida              

            se pierde la ignorante y la entendida?

            Pensaba yo, hija vil, que tu belleza,

            por la incomodidad de mi pobreza,

            con tu ingenio sería

            lo que más alto dote te daría;         

            y agora, en lo que has hecho,

            conozco que es más daño que provecho;

            pues el ser conocida y celebrada

            y por nuevo milagro festejada,

            me sirve, hecha la cuenta,       

            sólo de que se sepa más tu afrenta.

            ¿Pero cómo a la queja se abalanza

            primero mi valor, que a la venganza?

            ¿Pero cómo, ¡ay de mí!, si en lo que lloro

            la afrenta sé y el agresor ignoro?  

            Y así ofendido, sin saber me quedo

            ni cómo, ni de quién vengarme puedo.

HERNANDO:   Señor, aunque no sé con evidencia

            quién pudo de Leonor causar la ausencia,

            por el rumor que había         

            de los muchos festejos que le hacía,

            tengo por caso llano

            que la llevó don Pedro de Arellano.

RODRIGO:    Pues si don Pedro fuera,

            di, ¿qué dificultad hallar pudiera  

            en que yo por mujer se le entregara

            sin que tan grande afrente me causara?

HERNANDO:   Señor, como eran tantos lo que amaban

            a Leonor, y su mano deseaban,

            y a ti te la han pedido,         

            temería no ser el elegido;

            que todo enamorado es temeroso,

            y nunca juzga que será el dichoso;

            y aunque usando tal medio

            le alabo yo el temor y no el remedio,

            sin duda por quitar la contingencia

            se quiso asegurar con el ausencia.

            Y así, señor, si tomas mi consejo

            --tú estás cansado y viejo,

            don Pedro es mozo, rico y alentado,   

            y sobre todo, el mal ya está causado--,

            pórtate con él cuerdo, cual conviene,

            y ofrécele lo mismo que él se tiene;

            dile que vuelva a casa a Leonor bella

            y luego al punto cásale con ella,   

            y él vendrá en ello, pues no habrá quien huya

            lo que ha de resultar en honra suya;

            y con lo que te ordeno,

            vendrás a hacer antídoto el veneno.

RODRIGO:    ¡Oh Hernando!  ¡Qué tesoro es tan preciado

            un fïel amigo, o un leal crïado!

            Buscar a mi ofensor aprisa elijo

            por convertirle de enemigo en hijo.

HERNANDO;   Sí, señor, que el remedio es bien se aplique

            antes que el mal que pasa se publique.

 

Vanse los dos

 

[En casa de don Pedro]

 

 

Sale doña LEONOR retirándose de don JUAN

 

 

JUAN:          Espera, hermosa homicida.

            ¿De quién huyes?  ¿Quién te agravia?

            ¿Qué harás de quien te aborrece

            si así a quien te adora tratas?

            Mira que ultrajas huyendo        

            los mismos triunfos que alcanzas,

            pues siendo el vencido yo

            tú me vuelves las espaldas,

            y que haces que se ejerciten

            dos acciones encontradas:        

            tú, huyendo de quien te quiere;

            yo, siguiendo a quien me mata.

LEONOR:     Caballero, o lo que sois;

            si apenas en esta casa,

            que aun su dueño ignoro, acabo 

            de poner la infeliz planta,

            ¿cómo queréis que yo pueda

            escuchar vuestras palabras,

            si de ellas entiendo sólo

            el asombro que me causan?        

            Y  así, si como sospecho

            me juzgáis otra, os engaña

            vuestra pasión.  Deteneos

            y conoced, más cobrada

            la atención, que no soy yo          

            la que vos buscáis.

JUAN:                         ¡Ah ingrata!

            Sólo eso falta, que finjas

            para no escuchar mis ansias,

            como que mi amor tuviera

            condición tan poco hidalga          

            que en escuchar mis lamentos

            tu decoro peligrara.

            Pues bien para segurarte,

            las experiencias pasadas

            bastaban, de nuestro amor,       

            en que viste veces tantas

            que las olas de mi amor    

            cuando más crespas llegaban

            a querer con los deseos

            de amor anegar la playa,          

            era margen tu respeto

            al mar de mis esperanzas.

LEONOR:     Ya he dicho que no soy yo,

            caballero, y esto basta;

            idos, o yo llamaré             

            a quien oyendo esas ansias

            las premie por verdaderas

            o las castigue por falsas.

JUAN;       Escucha.

LEONOR:             No tengo qué.

JUAN:       ¡Pues vive el Cielo, tirana,          

            que forzada me has de oír

            si no quieres voluntaria,

            y ha de escucharme grosero

            quien de lo atento se cansa!

 

Cógela de un brazo

 

 

LEONOR:     ¿Qué es esto?  ¡Cielos, valedme!    

JUAN:       En vano a los cielos llamas,

            que mal puede hallar piedad

            quien siempre piedad le falta.

LEONOR:     ¡Ay de mí!  ¿No hay quien socorra

            mi inocencia?

 

Salen don CARLOS y doña ANA deteniéndolo

 

 

ANA:                     Tente, aguarda,     

            que yo veré lo que ha sido,

            sin que tú al peligro salgas

            si es que mi hermano ha venido.

CARLOS:     Señora, esta voz el alma

            me ha atravesado; perdona.       

ANA:        (La puerta tengo cerrada;             Aparte

            y así, de no ser mi hermano

            segura estoy; mas me causa

            inquietud el que no sea

            que Carlos halle a su dama;      

            pero si ella está en mi cuarto

            y Celia fue a acompañarla,

            ¿qué ruido puede ser éste?

            Y a oscuras toda la cuadra

            está). ¿Quién va?

CARLOS:                      Yo, señora;   

            ¿qué me preguntas?

JUAN:                         Doña Ana,

            mi bien, señora, ¿por qué

            con tanto rigor me tratas?

            ¿Éstas eran las promesas

            éstas eran las palabras        

            que me distes en Madrid

            para alentar mi esperanza?

            Si obediente a tus preceptos,

            de tus rayos salamandra,

            girasol de tu semblante,         

            Clicie de tus luces claras,

            dejé, sólo por servirte

            el regalo de mi casa,

            el respeto de mi padre,

            y el cariño de mi patria;      

            si tú, si no de amorosa

            de atenta y de cortesana,

            diste con tácito agrado

            a entender lo que bastaba

            para que supiese yo         

            que era ofrenda mi esperanza

            admitida en el sagrado

            sacrificio de tus aras,

            ¿cómo agora tan esquiva

            con tanto rigor me tratas?       

ANA:        (¿Qué es esto que escucho, cielos?  Aparte

            ¨No es éste don Juan de Vargas,

            que mi ingratitud condena

            y sus finezas ensalza?

            ¿Pues quién aquí le ha traído?  

CARLOS:     Señora, escucha.

 

Llega don CARLOS a doña LEONOR

 

 

LEONOR:                    Hombre, aparta;

            ya te he dicho que me dejes.

CARLOS:     Escucha, hermosa doña Ana,

            mira que don Carlos soy,

            a quien tu piedad ampara.        

LEONOR:     (Don Carlos ha dicho.  ¡Cielos!       Aparte

            Y hasta en el habla jurara

            que es don Carlos; y es que como

            tengo a Carlos en el alma,

            todos Carlos me parecen,         

            cuando él ¡ay prenda adorada!

            en la prisión estará).

CARLOS:     ¿Señora?

LEONOR:              Apartad, que basta

            deciros que me dejéis.

CARLOS:     Si acaso estáis enojada        

            porque hasta aquí os he seguido,

            perdonad, pues fue la causa

            solamente el evitar

            si algún daño os amenaza.

LEONOR:     (¡Válgame Dios, lo que a Carlos  Aparte

            parece!)

JUAN:                ¿Qué, en fin, ingrata,

            con tal rigor me desprecias?

 

Sale CELIA con luz

 

 

CELIA:      (A ver si está aquí mi ama,    Aparte

            para sacar a don Juan

            que oculto dejé en su cuadra,       

            vengo; mas ¿qué es lo que veo?)

LEONOR:     (¿Qué es esto?  ¡El cielo me valga!  Aparte

            ¿Carlos no es éste que miro?)

CARLOS:     (¡Ésta es Leonor, o me engaña     Aparte

            la aprensión!)

ANA:                   (¿Don Juan aquí?      Aparte

            Aliento y vida me faltan).

JUAN:       (¿Aquí don Carlos de Olmedo?       Aparte

            Sin duda que de do¤a Ana

            es amante, y que por él

            aleve, inconstante y falsa       

            me trata a mí con desdén).

LEONOR:     (¡Cielos!  ¿En aquesta casa        Aparte

            Carlos, cuando amante yo

            en la prisión le lloraba?

            ¿En una cuadra escondido,        

            y a mí, pensando que hablaba

            con otra, decirme amores?

            Sin duda que de esta dama

            es amante.  Pero ¿cómo?

            ¿Si es ilusión lo que pasa          

            por mí?  ¡Si a él llevaron preso

            y quedé despositada

            yo!  Toda soy un abismo

            de penas.)

JUAN:                ¡Fácil, liviana!

            ¿Éstos eran los desdenes;      

            tener dentro de tu casa

            oculto un hombre?  ¡Ay de mí!

            ¿Por esto me desdeñabas?

            ¡Pues, vive el cielo, traidora,

            que pues no puede mi saña      

            vengar en ti mi desprecio, 

            porque aquella ley tirana

            del respeto a las mujeres,

            de mis rigores te salva

            me he de vengar en tu amante!    

ANA:        ¡Detente, don Juan, aguarda!

CARLOS:     (Son tantas las confusiones           Aparte

            en que mi pecho batalla,

            que en su varia confusión

            el discurso se embaraza,         

            y por discurrirlo todo

            acierto a discurrir nada.

            ¿Aquí Leonor, cielos?  ¿Cómo?

ANA:        ¡Detente!

JUAN:                 ¡Aparta, tirana,

            que a tu amante he de dar muerte!     

CELIA:      Señora, mi señor llama.

ANA:        ¿Qué dices, Celia?  ¡Ay de mí!

            Caballeros, si mi fama

            os mueve, débaos agora

            el ver que no soy culpada        

            aquí en la entrada de alguno,

            a esconderos, que palabra

            os doy de daros lugar

            de que averigüéis mañana

            la causa de vuestras dudas;      

            pues si aquí mi hermano os halla,

            mi vida y mi honor peligran.

CARLOS:     En mí bien asegurada

            está la obediencia, puesto

            que debo estar a tus plantas          

            como a amparo de mi vida.

JUAN:       Y en mí, que no quiero, ingrata,

            aunque ofendido me tienes,

            cuando eres tú quien lo manda,

            que a otro, porque te obedece,   

            le quedes más obligada.

ANA:        Yo os estimo la atención,

            Celia, tú en distintas cuadras

            oculta a los dos, supuesto

            que no es posible que salga      

            hasta la mañana, alguno.

CELIA:      Ya poco término falta.

            Don Juan, conmigo venid.

            Tú, señora, a esa fantasma

            éntrala donde quisieres.       

 

Vanse CELIA y don JUAN

 

 

ANA:        Caballero, en esa cuadra

            os entrad.

CARLOS:             Ya te obedezco.

            ¡Oh, quiera el cielo que salga

            de tan grande confusión!

 

Vase don CARLOS

 

 

ANA:        Leonor, también retirada       

            puedes estar.

LEONOR:                Yo, señora,

            aunque no me lo mandaras

            me ocultara mi vergüenza.

 

Vase doña LEONOR

 

 

ANA:        ¿Quién vio confusiones tantas

            como en el breve discurso        

            de tan pocas horas pasan?

            ¡Apenas estoy en mí!

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:      Señora, ya en mi posada

            está.  ¿Qué quieres agora?

ANA:        A abrir a mi hermano baja,       

            que es lo que agora importa, Celia.

CELIA:      (Ella está tan asustada             Aparte

            que se olvida de saber

            cómo entró don Juan en casa;

            mas ya pasado el aprieto,        

            no faltará una patraña

            que decir, y echar la culpa

            a alguna de las crïadas,

            que es cierto que donde hay muchas

            se peca de confïanza,       

            pues unas a otras se culpan

            y unas por otras se salvan).

 

Vase CELIA

 

 

ANA:        ¡Cielos, en qué empeño estoy

            de Carlos enamorada,

            perseguida de don Juan,          

            con mi enemiga en mi casa,

            con crïadas que me venden,

            y mi hermano que me guarda!

            Pero él llega; disimulo.

 

Sale don PEDRO

 

 

PEDRO:      Señora, querida hermana,       

            ¡qué bien tu amor se conoce,

            y qué bien mi afecto pagas,

            pues te halló despierta el sol,

            y te ve vestida el alba!

            ¿Dónde tienes a Leonor?        

ANA:        En mi cuadra, retirada

            mandé que estuviese, en tanto,

            hermano, que tú llegabas.

            Mas ¿cómo tan tarde vienes?

PEDRO:      Porque al salir de su casa       

            la conoció un deudo suyo,

            a quien con una estocada

            dejó Carlos casi muerto;

            y yo viendo alborotada

            la calle, aunque no sabían          

            quién era y quién la llegaba,

            para que aquel alboroto

            no declarara la causa,

            hice que, de los crïados,

            dos al herido cargaran,         

            como de piedad movido,

            hasta llevarle a su casa,

            mientras otros a Leonor,

            y a Carlos preso, llevaban

            para entregársela a ti;       

            y hasta dejar sosegada

            la calle, venir no quise.

ANA:        Fue atención muy bien lograda,

            pues excusaste mis riesgos

            sólo con esa tardanza.

PEDRO:      Eres en todo discreta;

            y pues Leonor sosegada

            está, si a ti te parece

            no será bien inquietarla,

            que para que oiga mis penas,         

            teniéndola yo en mi casa,

            sobrado tiempo me queda;

            que no es amante el que trata

            primero de sus alivios

            que no del bien de su dama;     

            y también para que tú

            te recojas, que ya basta

            por aliviar mis desvelos,

            la mala vida que pasas.

ANA:        Hermano, yo por servirte        

            muchos más riesgos pasara,

            pues somos los dos tan uno

            y tan como propias trata

            tus penas el alma, que

            imagino al contemparlas         

            que tu desvelo y el mío

            nacen de una misma causa.

PEDRO:      De tu fineza lo creo.

ANA:        (Si entendieras mis palabras...)      Aparte

PEDRO:      Vámonos a recoger,            

            si es que quien ama descansa.

ANA:        (Voy a sosegarme un poco,             Aparte

            si es que sosiega quien ama).

PEDRO:      Amor, si industrias alientas,

            anima mis esperanzas.

ANA:        (Amor, si tú eres cautelas,   Aparte

            a mis cautelas ampara).

 

Vanse los dos

 

 

FIN DEL PRIMER ACTO

 

 

ACTO SEGUNDO


[En la casa de don Pedro]

Salen don CARLOS y CASTAÑO

CARLOS:        Castaño, yo estoy sin mí.
CASTAÑO:    Y yo, que en todo te sigo.
            Tan sólo he estado conmigo          
            aquel rato que dormí.  
CARLOS:        ¿Sabes lo que me ha pasado?
            Mas juzgo que sueño fue.
CASTAÑO:    Si es sueño muy bien lo sé;
            y yo también he soñado       
               y dormido como dama,
            pues los vestidos, señor,
            que me dio al salir Leonor,
            son quien me sirvió de cama.
CARLOS:        ¿Galas suyas a llevarlas      
            anoche Leonor te dio?
CASTAÑO:    Sí, señor, si las lïó,
            ¿no era preciso el lïarlas?
CARLOS:        ¿Dónde las tienes?
CASTAÑO:                              Allí,
            y en cama quiero rompellas,      
            que pues yo las cargué a ellas,
            ellas me carguen a mí.
CARLOS:        Yo he visto --¡pierdo el sentido!--
            en esta casa a Leonor.
CASTAÑO:    Aqueso será, señor,       
            que quien bueyes ha perdido...;
               y así tú, que en tus amores
            te desvanece el furor,
            como has perdido a Leonor,
            se te aparecen Leonores.         
               Mas dime qué te pasó,
            con aquella dama bella,
            que así Dios se duela de ella
            como de mí se dolió;
               porque viendo que contigo          
            empezaba a discurrir,
            me traté yo de dormir
            por excusar un testigo.
CARLOS:        Castaño, aquésa es malicia;
            pero lo que pasó fue       
            que, como sabes, entré
            huyendo de la justicia;
               que ella atenta y cortesana
            ampararme prometió,
            y en esta cuadra me entró      
            y me dijo que era hermana
               de don Pedro de Arellano,
            y que aquí oculto estaría,
            porque si acaso venía
            no me encontrara su hermano;          
               y con tanta bizarría
            me hizo una y otra promesa,
            que con ser tal su belleza
            es mayor su cortesía,
               y discreta y lisonjera,       
            alabándome, añadió
            cosas que, a ser vano yo,
            a otro afecto atribuyera.
               Pero son quimeras vanas
            de jóvenes altiveces;          
            que en mirándolas corteses
            luego las juzgan livianas;
               y sus malicias erradas
            en su mismo mal contentas,
            si no las ven desatentas,        
            no las tienen por honradas;
               y a un pensar tan desigual
            y aun no indigno del desdén,
            nunca ellas obran más bien
            que cuando las tratan mal,       
               pues al que se desvanece
            con cualquiera presunción,
            le hace daño la atención,
            y es porque no la merece.
               Pero, volviendo al suceso          
            de lo que a mí me pasó,
            ella me favoreció,
            Castaño, con grande exceso.
               Yo mi historia le conté,
            y ella con discreto modo         
            quedó de ajustarlo todo
            con tal que yo aquí me esté,
               diciendo que no me diese
            cuidado, que ella lo hacía
            por el riesgo que tenía        
            si yo en público saliese;
               condición, para mí, que
            imposible hubiera sido,
            a no haberme sucedido
            lo que agora te diré.          
               Estando de esta manera,
            oímos, al parecer
            dar voces una mujer
            en otra cuadra de afuera;
               y aunque doña Ana impedir        
            que yo saliese quería,
            venciéndola mi porfía
            por fuerza hube de salir.
               Sacó una luz al rumor
            una crïada, y con ella      
            conocer a Leonor bella
            pude.
CASTAÑO:             ¿A quién?
CARLOS:                        A mi Leonor.
CASTAÑO:      ¿A Leonor?  ¿Haslo soñado?
            ¿Hay tan grande bobería?
            Yo por loco te tenía      
            pero no tan declarado.
               De oírlo sólo me espanto,
            señor, vete poco a poco;
            mira, muy bueno es ser loco,
            mas no es bueno serlo tanto.          
               La locura es conveniente
            por las entradas de mes,
            como luna, un sí es no es,
            cuanto ayude a ser valiente;
               mas no, señor, de manera         
            que oyendo esos desatinos
            te me atisben los vecinos
            porque saben la tronera.
CARLOS:        Pícaro, si no estuviera
            donde estoy...
CASTAÑO:                     Tente, señor;         
            que yo también vi a Leonor.
CARLOS:     ¿Adónde?
CASTAÑO:            En tu faltriquera,
               pintada con mil primores.
            Y que era viva entendí,
            porque luego que la vi      
            le salieron los colores;
               y aunque de razón escasa
            no me resolvió la duda,
            yo pensé, viéndola muda,
            que estaba puesta la pasa.
CARLOS:        ¡Qué friolera!
CASTAÑO:                         ¿Qué te enfadas
            si viva me pareció?
            Algunas he visto yo
            que están vivas y pintadas.
CARLOS:        Si en belleza es sol Leonor,  
            ¿para qué afeites quería?
CASTAÑO:    Pues si es sol, ¿cómo podía
            estar sin el resplandor?
               Mas si a Leonor viste, di,
            ¿qué determinas hacer?
CARLOS:     Quiero esperar hasta ver
            qué causa la trajo aquí;
               pues si piadosa mi estrella
            aquí le dejó venir,
            ¿adónde tengo de ir            
            si aquí me la dejo a ella?
               Y así, es mejor esperar
            de todo resolución,
            para ver si hay ocasión
            de volvérmela a llevar.
CASTAÑO:      Bien dices; mas hacia acá,
            señor, viene enderezada
            una, al parecer crïada
            de esta casa.
CARLOS:                ¿Qué querrá?

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:         Caballero, mi señora       

            os ordena que al jardín

            os retiréis luego, a fin

            de que ha de salir agora

               a esta cuadra mi señor,

            y no será bien que os vea.

            (Aquesto es porque no sea             Aparte

            que él desde aquí vea a Leonor).

CARLOS:        Decidle que mi obediencia

            le responde.

 

Vase don CARLOS

 

 

CELIA:                Vuelvo a irme.

CASTAÑO:    ¿Oye vusté, y querrá oírme?

CELIA:      ¿Qué he de oír?

CASTAÑO:                     De penitencia.

CELIA:         Por cierto, lindos cuidados

            se tiene el muy socarrón.

CASTAÑO:    Pues digo, ¿no es confesión

            el decirle mis pecados?

CELIA:         No a mi afecto se abalance,

            que son lances excusados.

CASTAÑO:    Si nos tienes encerrados,

            ¿no te he de querer de lance?

CELIA:         Ya he dicho que no me quiera.

CASTAÑO:    Pues ¿qué quiere tu rigor

            si de mi encierro y tu amor

            no me puedo hacer afuera?

               Mas, ¿siendo crïada te engríes?

CELIA:      ¿Crïada a mí, el muy estropajo?

CASTAÑO:    Calla, que aqueste agasajo

            es porque no te descríes.

CELIA:         Yo me voy, que es fuerza, y luego

            si no es juego volveré.

CASTAÑO:    Juego es; mas bien sabe usté         

            que tiene vueltas el juego.

 

Salen doña LEONOR y doña ANA

 

 

ANA:           ¿Cómo la noche has pasado,

            Leonor?

LEONOR:              Decirte, señora,

            que no me lo preguntaras

            quisiera.

ANA:                ¿Por qué?  (¡Ah penosa      Aparte

            atención, que me precisas

            a agradar a quien me enoja!)

LEONOR:     Porque si me lo preguntas,

            es fuerza que te responda

            que la pasé bien o mal,       

            y en cualquiera de estas cosas

            encuentro un inconveniente;

            pues mis penas y tus honras

            están tan mal avenidas

            que si te respondo agora        

            que mal, será grosería,

            y que bien, será lisonja.

ANA:        Leonor, tu ingenio y tu cara

            el uno a otro se malogra,

            que quien es tan entendida      

            es lástima que sea hermosa.

LEONOR:     Como tú estás tan segura

            de que aventajas a todas

            las hermosuras, te muestras

            fácilmente cariñosa         

            en alabarlas, porque

            quien no compite, no estorba.

ANA:        Leonor, y de tus cuidados

            ¿cómo estás?

LEONOR:                 Como quien toca,

            náufrago entre la borrasca         

            de las olas procelosas,

            ya con la quilla el abismo,

            y ya el cielo con la popa.

            (¿Cómo le preguntaré     Aparte

            --pero está el alma medrosa--

            a qué vino anoche Carlos?

            Mas ¿qué temo, si me ahoga

            después de tantos tormentos

            de los celos la ponzoña?)

ANA:        Leonor, ¿en qué te suspendes?

LEONOR:     Quisiera saber, perdona,

            que pues ya mi amor te dije,

            fuera cautela notoria

            querer no mostrar cuidado

            de aquello que tú no ignoras       

            que es preciso que le tenga;

            y así, pregunto, señora,

            pues sabes ya que yo quiero

            a  Carlos y que su esposa

            soy, ¿cómo entró anoche aquí?

ANA:        Deja que no te responda

            a esa pregunta tan presto.

LEONOR:     ¿Por qué?

ANA:                Porque quiero agora

            que te diviertas oyendo

            cantar.

LEONOR:             Mejor mis congojas      

            se divirtieran sabiendo

            esto, que es lo que me importa;

            y así...

ANA:                Con decirte que

            fue una contingencia sola,

            te respondo; mas mi hermano     

            viene.

LEONOR:            Pues que yo me esconda

            será preciso.

ANA:                   Antes no,

            que ya yo de tu persona

            le di cuenta, porque pueda

            aliviarte en tus congojas;      

            que al fin los hombres mejor

            diligencian estas cosas,

            que nosotras.

LEONOR:                 Dices bien;

            mas no sé qué me alborota.

 

Sale don PEDRO

 

 

            Mas, ¡cielos!, ¿qué es lo que miro?

            Éste es tu hermano, señora?

PEDRO:      Yo soy, hermosa Leonor;

            ¿qué os admira?

LEONOR:                 (¡Ay de mí!  Toda    Aparte

            soy de m rmol.  ­Ah Fortuna,

            que así mis males dispongas,       

            que a la casa de don Pedro

            me traigas!

PEDRO:              Leonor hermosa,

            segura estáis en mi casa;

            porque aunque sea a la costa

            de mil vidas, de mil almas,     

            sabré librar, vuestra honra

            del riesgo que os amenaza.

LEONOR:     Vuestra atención generosa

            estimo, señor don Pedro.

PEDRO:      Señora, ya que las olas       

            de vuestra airada fortuna

            en esta playa os arrojan,

            no habéis de decir que en ella

            os falta quien os socorra.

            Yo, señora, he sido vuestro,       

            y aunque siempre desdeñosa

            me habéis tratado, el desdén

            más mi fineza acrisola,

            que es muy garboso desaire

            el ser fino a toda costa.       

            Ya en mi casa estáis, y así

            sólo tratamos agora

            de agradaros y serviros,

            pues sois dueña de ella toda.

            Divierte a Leonor, hermana.

ANA:        Celia.

CELIA:             ¿Qué mandas, señora?

ANA:        Di a Clori y Laura que canten.

 

ANA habla aparte a CELIA

 

 

            (Y tú, pues ya será hora  

            de lo que tengo dispuesto

            porque mi industria engañosa       

            se logre, saca a don Carlos

            a aquesa reja, de forma

            que nos mire y que no todo

            lo que conferimos oiga.

            De este modo lograré     

            el que la pasión celosa

            empiece a entrar en su pecho;

            que aunque los celos blasonan

            de que avivan el amor,

            es su operación muy otra      

            en quien se ve como dama

            o se mira como esposa,

            pues en la esposa despecha

            lo que en la dama enamora).

            ¿No vas a decir que canten?

CELIA:      Voy a decir ambas cosas.

PEDRO:      Mas con todo, Leonor bella,

            dadme licencia que rompa

            las leyes de mi silencio

            con mis quejas amorosas,        

            que no siente los cordeles

            quien el dolor no pregona.

            ¿Qué defecto en mi amor visteis

            que siempre tan desdeñosa

            me tratasteis?  ¿Era ofensa     

            mi adoración decorosa?

            Y si amaros fue delito,

            ¿cómo otro la dicha goza,

            e igualándome la culpa

            la pena no nos conforma?        

            ¿Cómo, si es ley el desdén,

            en vuestra beldad, forzosa,

            en mí la ley se ejecuta

            y en el otro se deroga?

            ¿Qué tuvo para con vos         

            su pasión de más airosa,

            de más bien vista su pena,

            que siendo una misma cosa,

            en mí os pareció culpable

            y en el otro meritoria?         

            Si él os pareció más digno,

            ¿no supliera en mi persona

            lo que de galán me falta

            lo que de amante me sobra?

            Mas sin duda mi fineza     

            es quien el premio me estorba,

            que es quien la merece menos    

            quien siempre la dicha logra;

            mas si yo os he de adorar

            eternamente, ¿qué importa     

            que vos me neguéis el premio,

            pues es fuerza que conozca

            que me concedéis de fino

            lo que os negáis de piadosa?

LEONOR:     Permitid, señor don Pedro,         

            ya que me hacéis tantas honras,

            que os suplique, por quien sois,

            me hagáis la mayor de todas;

            y sea que ya que veis

            que la fortuna me postra        

            no apuréis más mi dolor,

            pues me basta a mí por soga

            el cordel de mi vergüenza

            y el peso de mis congojas.

            Y puesto que en el estado       

            que veis que tienen mis cosas,

            tratarme de vuestro amor

            es una acción tan impropia,

            que ni es bien decirlo vos,

            ni justo que yo lo oiga,        

            os suplico que calléis;

            y si es venganza que toma

            vuestro amor de mi desdén

            elegidla de otra forma,

            que para que estéis vengado        

            hay en mí penas que sobran.

 

Hablan aparte, y salen a una reja don CARLOS, CELIA, y
CASTAÑO
CELIA:      Hasta aquí podéis salir,
            que aunque mandó mi señora
            que os retirarais, yo quiero
            haceros esta lisonja        
            de que desde aquesta reja
            oigáis una primorosa
            música, que a cierta dama,
            a quien mi señor adora,
            ha dispuesto.  Aquí os quedad.
CASTAÑO:    Oiga usted.
CELIA:                  No puedo agora.

 

                     Vase y sale por el otro lado

 

 

CASTAÑO:    Fuése y cerrónos la puerta

            y dejónos como monjas

            en reja, y sólo nos falta

            una escucha que nos oiga.       

 

Llega y mira

 

 

            Pero, señor, ¡vive Dios!,

            que es cosa muy pegajosa

            tu locura, pues a mí

            se me ha pegado.

CARLOS:                    ¿En qué forma?

CASTAÑO:    En que escucho los cencerros,

            y aun los cuernos se me antojan

            de los bueyes que perdimos.

 

Llega don CARLOS

 

 

CARLOS:     ¿Qué miro?  ¡Amor me socorra!

            ¡Leonor, doña Ana y don Pedro

            son!  ¿Ves cómo no fue cosa        

            de ilusión el que aquí estaba?

CASTAÑO:    ¿Y de que esté no te enojas?

CARLOS:     No, hasta saber cómo vino;

            que si yo en la casa propia

            estoy, sin estar culpado,       

            ¿cómo quieres que suponga

            culpa en Leonor?  Antes juzgo

            que la fortuna piadosa

            la condujo adonde estoy.

CASTAÑO:    Muy reposado enamoras,       

            pues no sueles ser tan cuerdo;

            mas ¿si hallando golpe en bola

            la Ocasión, el tal don Pedro

            la cogiese por la cola,

            estaríamos muy buenos?

CARLOS:     Calla, Castaño, la boca,

            que es muy bajo quien sin causa,

            de la dama a quien adora,

            se da a entender que le ofende,

            pues en su aprensión celosa        

            ¿qué mucho que ella le agravie

            cuando él a sí se deshonra?

            Mas escucha, que ya templan.

ANA:        Cantad, pues.

CELIA:                  Vaya de solfa.

 

MÚSICA:        ¿Cuál es la pena más grave

            que en las penas de amor cabe?

 

VOZ 1ª:        El carecer del favor

            será la pena mayor,

            puesto que es el mayor mal.

CORO 1º:    No es tal.

VOZ 1ª:     Sí es tal.

 

CORO 2º:       ¿Pues cuál es?

VOZ 2ª:                    Son los desvelos

            a que ocasionan los celos,

            que es un dolor sin igual.

CORO 2º:    No es tal.

VOZ 2ª:     Sí es tal.

 

CORO 1º:       ¿Pues cuál es?

VOZ 3ª:                  Es la impaciencia

            a que ocasiona la ausencia,

            que es un letargo mortal.

CORO 2º:    No es tal.

VOZ 3ª:     Sí es tal.

 

CORO 2º:       ¿Pues cuál es?

VOZ 4ª:                  Es el cuidado

            con que se goza lo amado,

            que nunca es dicha cabal.

CORO 2º:    No es tal.

VOZ 4ª:     Sí es tal.

 

CORO 1º:       ¿Pues cuál es?

VOZ 5ª:                  Mayor se infiere

            no gozar a quien me quiere

            cuando es el amor igual.

CORO 1º:    No es tal.

VOZ 5ª:     Sí es tal.

 

CORO 2º:       Tú, que agora has respondido,

            conozco que sólo has sido

            quien las penas de amor sabe.

 

CORO 1º:    ¿Cuál es la pena más grave    

            que en las penas de amor cabe?

 

PEDRO:         Leonor, la razón primera

            de las que han cantado aquí

            es más fuerte para mí;

            pues si bien se considera       

            es la pena más severa

            que puede dar el amor

            la carencia del favor,

            que es su término fatal.

LEONOR:     No es tal.

PEDRO:      Sí es tal.

 

ANA:           Yo, hermano, de otra opinión

            soy, pues si se llega a ver,

            el mayor mal viene a ser

            una celosa pasión;            

            pues fuera de la razón

            de que del bien se carece,

            con la envidia se padece

            otra pena más mortal.

LEONOR:     No es tal.

ANA:        Sí es tal.

 

LEONOR:        Aunque se halla mi sentido

            para nada, he imaginado

            que el carecer de lo amado

            en amor correspondido;     

            pues con juzgarse querido

            cuando del bien se carece,

            el ansia de gozar crece

            y con ella crece el mal.

ANA:        No es tal.

LEONOR:     Sí es tal.

 

CARLOS:        ¡Ay Castaño!  Yo dijera

            que de amor en los desvelos

            son el mayor mal los celos,

            si a tenerlos me atreviera;     

            mas pues quiere Amor que muera,

            muera de sólo temerlos,

            sin llegar a padecerlos,

            pues éste es sobrado mal.

CASTAÑO:    No es tal.

CARLOS:     Sí es tal.

 

CASTAÑO:          Señor, el mayor pesar

            con que el amor nos baldona,

            es querer una fregona

            y no tener qué la dar;        

            pues si llego a enamorar

            corrido y confuso quedo,

            pues conseguirlo no puedo

            por la falta de caudal.

MÚSICA:     No es tal.

CASTAÑO:    Sí es tal.

 

CELIA:         El dolor más importuno

            que da Amor en sus ensayos,

            es tener doce lacayos

            sin regalarme ninguno,     

            y tener perpetuo ayuno,

            cuando estar harta debiera

            esperando costurera

            los alivios del dedal.

MÚSICA:     No es tal.

CELIA:      Sí es tal.

 

ANA:           Leonor, si no te divierte

            la música, al jardín vamos,

            quizá tu fatiga en él

            se aliviará.

LEONOR:                ¿Qué descanso      

            puede tener la que sólo

            tiene por alivio el llanto?

PEDRO:      Vamos, divino imposible.

 

Doña ANA habla aparte a CELIA

 

 

ANA:        Haz, Celia, lo que he mandado,

            que yo te mando un vestido      

            si se nos logra el engaño.

 

Vanse don PEDRO, doña ANA, y doña LEONOR

 

 

CELIA:      (Eso sí es mandar con modo;        Aparte

            aunque esto de "Yo te mando,"

            cuando los amos lo dicen,

            no viene a hacer mucho al caso, 

            pues están siempre tan hechos

            que si acaso mandan algo,

            para dar luego se excusan

            y dicen a los crïados

            que lo que mandaron no     

            fue manda, sino mandato.

            Pero vaya de tramoya.

            Yo llego y la puerta abro;

            que puesto que ya don Juan,

            que era mi mayor cuidado,       

            con la llave que le di

            estuvo tan avisado

            que sin que yo le sacase

            se salió paso entre paso

            por la puerta del jardín,     

            y mi señora ha tragado

            que fue otra de las crïadas

            quien le dio entrada en su cuarto,

            gracias a mi hipocresía.

            y a unos juramentos falsos      

            que sobre el caso me eché

            con tanto desembarazo,

            que ella quedó tan segura

            que agora me ha encomendado

            lo que allá dirá el enredo.      

            Yo llego).  ¿Señor don Carlos?

CARLOS:     ¿Qué quieres, Celia?  ¡Ay de mí!

CELIA:      A ver si habéis escuchado

            la música vine.

CARLOS:                    Sí,

            y te estimo el agasajo.         

            Mas dime, Celia, ¿a qué vino

            aquella dama que ha estado

            con doña Ana y con don Pedro?

CELIA:      (Ya picó el pez.  Largo el trapo),  Aparte

            Aquella dama, señor...     

            Mas yo no puedo contarlo

            si primero no me dais

            la palabra de callarlo.

CARLOS:     Yo te la doy.  ¿A qué vino?

CELIA:      Temo, señor, que es pecado         

            descubrir vidas ajenas;

            mas supuesto que tú has dado

            en que lo quieres saber

            y yo en que no he de contarlo,

            vaya, mas sin que lo sepas.     

            Y sabe que aquel milagro

            de belleza, es una dama

            a quien adora mi amo,

            y anoche, yo no sé cómo

            ni cómo no, entró en su cuarto.  

            Él la enamora y regala;

            con qué fin, yo no lo alcanzo,

            ni yo en conciencia pudiera

            afirmarte que ello es malo,

            que puede ser que la quiera

            para ser fraile descalzo.  

            Y perdona, que no puedo

            decir lo que has preguntado,

            que estas cosas mejor es

            que las sepas de otros labios.       

 

Vase CELIA

 

 

CARLOS:     Castaño, ¿no has oído aquesto?

            Cierta es mi muerte y mi agravio.

CASTAÑO:    Pues si ella no nos lo ha dicho,

            ¿cómo puedo yo afirmarlo?

CARLOS:     ¡Cielos!  ¿Qué es esto que escucho?

            ¿Es ilusión, es encanto

            lo que ha pasado por mí?

            ¿Quién soy yo?  ¿Dónde me hallo?

            ¿No soy yo quien de Leonor

            la beldad idolotrando,     

            la solicité tan fino,

            la serví tan recatado,

            que en premio de mis finezas

            conseguí favores tantos;

            y, por último, seguro         

            de alcanzar su blanca mano

            y de ser solo el dichoso

            entre tantos desdichados,

            no salió anoche conmigo,

            su casa y padre dejando,        

            reduciendo a mí la dicha

            que solicitaban tantos?    

            ¿No la llevó la justicia?

            Pues, ¿cómo ¡ay de mí! la hallo

            tan sosegada en la casa         

            de don Pedro de Arellano,

            que amante la solicita?

            Y yo...   Mas ¿cómo no abraso

            antes mis agravios, que

            pronunciar yo mis agravios?     

            Mas cielos, ¿Leonor no pudo

            venir por algún acaso

            a esta casa, sin tener

            culpa de lo que ha pasado,

            pues prevenirlo no pudo?        

            Y que don Pedro, llevado

            de la ocasión de tener

            en su poder el milagro

            de la perfección, pretenda

            como mozo y alentado,       

            lograr la ocasión felice

            que la Fortuna le ha dado,

            sin que Leonor corresponda

            a sus intentos osados?

            Bien puede ser que así sea;        

            ¿mas cumplo yo con lo honrado,

            consintiendo que a mi dama

            la festeje mi contrario

            y que con tanto lugar

            como tenerla a su lado     

            la enamore y solicite

            y que haya de ser tan bajo

            yo que lo mire y lo sepa

            y no intente remediarlo?

            Eso no, ¡viven los cielos!      

            Sígueme, vamos, Castaño,

            y saquemos a Leonor

            a pesar de todos cuantos

            lo quisieren defender.

CASTAÑO:    Señor, ¿estás dado al diablo? 

            ¿No ves que hay en esta casa

            una tropa de lacayos,

            que sin que nadie lo sepa

            nos darán un sepancuantos,

            y andarán descomedidos        

            por andar muy bien crïados?

CARLOS:     Cobarde, ¿aqueso me dices?

            Aunque vibre el cielo rayos,

            aunque iras el cielo esgrima

            y el abismo aborte espantos,         

            me la tengo de llevar.

CASTAÑO:    ¡Ahora, sus!  Si ha de ser, vamos;

            y luego de aquí a la horca,

            que será el segundo paso.

 

Salen don RODRIGO y don JUAN

 

 

RODRIGO:       Don Juan, pues vos sois su amigo, 

            reducidle a la razón,

            pues por aquesta ocasión

            os quise traer conmigo;

            que pues vos sois el testigo

            del daño que me causó       

            cuando a Leonor me llevó,

            podréis con desembarazo

            hablar en aqueste caso

            con más llaneza que yo.

               Ya de todo os he informado,  

            y en un caso tan severo

            siempre lo trata el tercero

            mejor que no el agraviado;

            que al que es noble y nació honrado,

            cuando se le representa         

            la afrenta, por más que sienta,

            le impide, aunque ése es el medio,

            la vergüenza del remedio

            el remedio de la afrenta.

 

JUAN:          Señor don Rodrigo, yo,     

            por la ley de caballero,

            os prometo reducir

            a vuestro gusto a don Pedro,

            a que él juzgo que está llano,

            porque tampoco no quiero        

            vender por fineza mía

            a lo que es mérito vuestro.

            Y pues, porque no se niegue

            no le avisamos, entremos

            a la sala...  (Mas, ¿qué miro?   Aparte

            ¿Aquí don Carlos de Olmedo,

            con quien anoche reñí?

            ¡Ah, ingrata doña Ana!  ¡Ah fiero

            basilisco!)

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:               ¡Jesucristo!

            Don Juan de Vargas y un viejo,       

            señor, y te han visto ya.

CARLOS:     No importa, que nada temo.

RODRIGO:    Aquí don Carlos está,

            y para lo que traemos

            que tratar, grande embarazo     

            será.

CASTAÑO       Señor, reza el credo,

            porque éstos pienso que vienen

            para darnos pan de perro;

            pues sin duda que ya saben

            que fuiste quien a don Diego          

            hirió y se llevó a Leonor.

CARLOS;     No importa, ya estoy resuelto

            a cuanto me sucediere.

RODRIGO:    Mejor es llegar; yo llego.

            Don Carlos, don Juan y yo       

            cierto negocio traemos

            que precisamente agora

            se ha de tratar a don Pedro;

            y así, si no es embarazo

            a lo que venís, os ruego      

            nos deis lugar, perdonando

            el estorbo, que los viejos

            con los mozos, y más cuando

            son tan bizarros y atentos

            como vos, esta licencia       

            nos tomamos.

CARLOS:                  (¡Vive el cielo!         Aparte

            que aún ignora don Rodrigo

            que soy de su agravio el dueño).

JUAN:       (No sé, ¡vive el cielo!, cómo    Aparte

            viendo a don Carlos, contengo   

            la cólera que me incita).

 

CELIA habla aparte a don CARLOS
CELIA:      (Don Carlos, pues el empeño
            miráis en que está mi ama
            si llega su hermano a veros,
            que os escondáis os suplico.)
CARLOS:     (Tiene razón.  ¡Vive el cielo!   Aparte
            Que si aquí me ve su hermano,
            la vida a doña Ana arriesgo,
            y habiéndome ella amparado
            es infamia; mas ¿qué puedo          
            hacer yo en aqueste caso?
            Ello, no hay otro remedio;
            ocúltome, que el honor
            de doña Ana es lo primero,
            y después saldré a vengar         
            mis agravios y mis celos).
CELIA:      ¡Señor, por Dios, que te escondas
            antes que salga don Pedro!
CARLOS:     Señor don Rodrigo, yo
            estoy --perdonad si os tengo          
            vergüenza, que vuestras canas
            dignas son de este respeto--
            sin que don Pedro lo sepa,
            en su casa; y así, os ruego
            que me dejéis ocultar          
            antes que él salga, que el riesgo
            que un honor puede correr
            me obliga.
JUAN:                 (¡Que esto consiento!       Aparte
            ¿Qué más claro ha de decir
            que aquel basilisco fiero        
            de doña Ana aquí le trae?
            ¡Oh, pese a mi sufrimiento
            que no le quito la vida!
            Pero ajustar el empeño
            es antes, de don Rodrigo,        
            pues le di palabra de ello;
            que después yo volveré,
            puesto que la llave tengo
            del jardín, y tomaré
            la venganza que deseo.)
RODRIGO:    Don Carlos, nada me admira;
            mozo he sido, aunque soy viejo;
            vos sois mozo, y es preciso
            que deis sus frutos al tiempo;
            y supuesto que decís           
            que os es preciso esconderos,
            haced vos lo que os convenga,
            que yo la causa no inquiero
            de cosas que no me tocan.
CARLOS:     Pues adiós.
RODRIGO:            Guárdeos el cielo.
CELIA:      ¡Vamos aprisa!  (A Dios gracias       Aparte
            que se ha excusado este aprieto).
            Y vos, señor, esperad
            mientras aviso a mi dueño.
CARLOS:     (Un Etna llevo en el alma).           Aparte
JUAN:       (Un volcán queda en el pecho).      Aparte

 

Vanse don CARLOS, CELIA y CASTAÑO

 

 

RODRIGO:    Veis aquí cómo es el mundo;

            a mí me agravia don Pedro,

            don Carlos le agravia a él,

            y no faltara un tercero         

            también que agravie a don Carlos.

            Y es que lo permite el cielo

            en castigo de las culpas,

            y dispone que paguemos

            con males que recibimos         

            los males que habemos hecho.

JUAN:       (Estoy tan fuera de mí       Aparte

            de haber visto manifiesto

            mi agravio, que no sé cómo

            he de sosegar el pecho     

            para hablar en el negocio

            de que he de ser medianero,

            que quien ignora los suyos

            mal hablará en los ajenos).

 

Sale don CARLOS a la reja

 

 

CARLOS:     Ya que fue fuerza ocultarme     

            por el debido respeto

            de doña Ana, como a quien

            el amparo y vida debo,

            desde aquí quiero escuchar,

            pues sin ser yo visto puedo,         

            a qué vino don Rodrigo,

            que entre mil dudas el pecho,

            atrólogo de mis males

            me pronostica los riesgos.

 

Sale don PEDRO

 

 

PEDRO:      Señor don Rodrigo, ¿vos       

            en mi casa?  Mucho debo

            a la ocasión que aquí os trae,

            pues que por ella merezco

            que vos me hagáis tantas honras.

RODRIGO:    Yo las recibo, don Pedro,       

            de vos; y ved si es verdad,

            pues a vuestra casa vengo

            por la honra que me falta.

PEDRO:      Don Juan amigo, no es nuevo

            el que vos honréis mi casa.        

            Tomad entrbamos asiento

            y decid, ¿cómo venís?

JUAN:       Yo vengo al servicio vuestro,

            y pues a lo que venimos

            dilación no admite, empiezo.       

            Don Pedro, vos no ignoráis,

            como tan gran caballero,

            las muchas obligaciones

            que tenéis de parecerlo.

            Esto supuesto, el señor       

            don Rodrigo tiene un duelo

            con vos.

PEDRO:                 ¿Conmigo, don Juan?

            Holgaréme de saberlo.

            (¡Válgame Dios!  ¿Qué será?)    Aparte

RODRIGO:    Don Pedro, ved que no es tiempo 

            éste de haceros de nuevas,

            y si acaso decís eso

            por la cortés atención

            que debéis a mi respeto,

            yo estimo la cortesía,        

            y en la atención os dispenso.

            Vos, amante de Leonor,

            la solicitasteis ciego,

            pudiendo haberos valido

            de mí, y con indignos medios       

            la sacasteis de mi casa,

            cosa que...  Pero no quiero

            reñir agora el delito

            que ya no tiene remedio;

            que cuando os busco piadoso     

            no es bien reñiros severo,

            y como lo más se enmiende,

            yo os perdonaré lo menos.

            Supuesto esto, ya sabéis

            vos que no hay sangre en Toledo 

            que pueda exceder la mía;

            y siendo esto todo cierto,

            ¿qué dificultad podéis

            hallar para ser mi yerno?

            Y si es falta el estar pobre         

            y vos rico, fuera bueno

            responder eso, si yo

            os tratara el casamiento

            con Leonor; mas pues vos fuisteis

            el que la eligió primero,     

            y os pusisteis en estado

            que ha de ser preciso hacerlo,

            no he tenido yo la culpa

            de lo que fue arrojo vuestro.

            Yo sé que está en vuestra casa,  

            y sabiéndolo, no puedo

            sufrir que esté en ella, sin que

            le deis de esposo al momento

            la mano.

PEDRO:              (¡Válgame Dios!         Aparte

            ¨Qué puedo en tan grande empeño

            responder a don Rodrigo?

            Pues si que la tengo niego,

            es fácil que él lo averigüe,

            y si la verdad confieso

            de que la sacó don Carlos,          

            se la dará a él y yo pierdo,

            si pierdo a Leonor, la vida.

            Pues si el casarme concedo,

            puede ser que me desaire

            Leonor.  ¡Quién hallara un medio   

            con que poder dilatarlo!)

JUAN:       ¿De qué, amigo, estáis suspenso,

            cuando la proposición

            resulta en decoro vuestro;

            cuando el señor don Rodrigo,       

            tan reportado y tan cuerdo,

            os convida con la dicha

            de haceros felice dueño

            de la beldad de Leonor?

PEDRO:      Lo primero que protesto,

            señor don Rodrigo, es que

            tanto la beldad venero

            de Leonor, que puesto que

            sabéis ya mis galanteos,

            quiero que estéis persuadido       

            que nunca pudo mi pecho

            mirarla con otros ojos,

            ni hablarla con otro intento

            que el de ser feliz con ser

            su esposo.  Y esto supuesto,         

            sabed que Leonor anoche

            supo --aun a fingir no acierto--

            que estaba mala mi hermana,

            a quien con cariño tierno

            estima, y vino a mi casa        

            a verla sólo, creyendo

            que vos os tardarais más

            con la diversión del juego.

            Hízose algo tarde, y como

            temió el que hubieseis ya vuelto,  

            como sin licencia vino,

            despachamos a saberlo

            un crïado de los míos,

            y aquéste volvió diciendo

            que ya estabais vos en casa,         

            y que habíais echado menos

            a Leonor, por cuya causa

            haciendo justos extremos,

            la buscabais ofendido.

            Ella, temerosa, oyendo     

            aquesto, volver no quiso.

            Éste es en suma el suceso;

            que ni yo saqué a Leonor,

            ni pudiera, pretendiendo

            para esposa su beldad,     

            proceder tan desatento

            que para mirarme en él   

            manchara antes el espejo.

            Y para que no juzguéis

            que ésta es excusa que invento

            por no venir en casarme

            mi fe y palabra os empeño

            de ser su esposo al instante

            como Leonor venga en ello;

            y en esto conoceréis     

            que no tengo impedimento

            para dejar de ser suyo

            más de que no la merezco.

CARLOS:     ¿No escuchas esto, Castaño?

            ¡La vida y el juicio pierdo!

CASTAÑO:    La vida es la novedad;

            que lo del juicio, no es nuevo.

RODRIGO:    Don Pedro, a lo que habéis dicho

            hacer réplica no quiero,

            sobre si pudo o no ser,         

            como decís, el suceso;

            pero siéndole ya a todos

            notorios vuestros festejos,

            sabiendo que Leonor falta

            y yo la busco, y sabiendo       

            que en vuestra casa la hallé,

            nunca queda satisfecho

            mi honor, si vos no os casáis;

            y en lo que me habéis propuesto

            de si Leonor querrá o no,     

            eso no es impedimento,

            pues ella tener no puede

            más gusto que mi precepto;

            y así llamadla y veréis

            cuán presto lo ajusto.

PEDRO:                             Temo,         

            señor, que Leonor se asuste,

            y así os suplico deis tiempo

            de que antes se lo proponga

            mi hermana, porque supuesto

            que yo estoy llano a casarme,        

            y que por dicha lo tengo,

            ¿qué importa que se difiera

            de aquí a mañana, que es tiempo

            en que le puedo avisar

            a mis amigos y deudos      

            porque asistan a mis bodas,

            y también porque llevemos

            a Leonor a vuestra casa,

            donde se haga el casamiento?

RODRIGO:    Bien decís; pero sabed        

            que ya quedamos en eso,

            y que es Leonor vuestra esposa.

PEDRO:      Dicha mía es el saberlo.

RODRIGO:    Pues, hijo, adiós; que también

            hacer de mi parte quiero        

            las prevenciones.

PEDRO:                     Señor,

            vamos; os iré sirviendo.

RODRIGO:    No ha de ser; y así, quedaos,

            que habéis menester el tiempo.

PEDRO:      Yo tengo de acompañaros.

RODRIGO:    No haréis tal.

PEDRO:                  Pues ya obedezco.

JUAN:       Don Pedro, quedad con Dios.

PEDRO:      Id con Dios, don Juan.

 

Vanse don RODRIGO y don JUAN

 

 

                          Yo quedo

            tan confuso, que no sé

            si es pesar o si es contento,        

            si es fortuna o es desaire

            lo que me está sucediendo.

            Don Rodrigo con Leonor

            me ruega, yo a Leonor tengo;

            el caso está en tal estado         

            que yo excusarme no puedo

            de casarme; solamente

            es a Leonor a quien temo.

            No sea que lo resista;

            mas puede ser que ella, viendo  

            el estado de las cosas

            y de su padre el precepto,

            venga en ser mía.  Yo voy.

            ¡Amor, ablanda su pecho!

 

Vase don JUAN.  Salen don CARLOS y CASTAÑO

 

 

CARLOS:     No debo de estar en mí,       

            Castaño, pues no estoy muerto.

            Don Rodrigo ¡ay de mí! juzga

            que a Leonor sacó don Pedro

            y se la viene a ofrecer;

            y él, muy falso y placentero, 

            viene en casarse con ella,

            sin ver el impedimento

            de que se salió con otro.

CASTAÑO:    ¿Qué quieres?  El tal sujeto

            es marido convenible       

            y no repara en pucheros;

            él vio volando esta garza

            y quiso matarla al vuelo;

            conque, si él ya la cazó,

            ya para ti volaverunt.

CARLOS:     Yo estoy tan sin mí, Castaño,

            que aun a discurrir no acierto

            lo que haré en aqueste caso.

CASTAÑO:    Yo te daré un buen remedio

            para que quedes vengado.        

            Doña Ana es rica, y yo pienso

            que revienta por ser novia;

            enamórala, y con eso

            te vengas de cuatro y ocho;

            que dejas a aqueste necio       

            mucho peor que endiablado,

            encuñadado en aeternum.

CARLOS:     ¡Por cierto, gentil venganza!

CASTAÑO:    ¿Mal te parece el consejo?

            Tú no debes de saber     

            lo que es un cuñado, un suegro,

            una madrastra, una tía,

            un escribano, un ventero,

            una mula de alquiler,

            ni un albacea, que pienso       

            que del infierno el mejor

            y más bien cobrado censo

            no llegan a su zapato.

CARLOS:     ¡Ay de mí, infeliz!  ¿Qué puedo

            hacer en aqueste caso?     

            ¡Ay Leonor, si yo te pierdo,

            pierda la vida también!

CASTAÑO:    No pierdas ni aun un cabello,

            sino vamos a buscarla;

            que en el tribunal supremo      

            de su gusto, quizá se

            revocará este decreto.

CARLOS:     ¿Y si la fuerza su padre?

CASTAÑO:    ¿Qué es forzarla?  ¿Pues el viejo

            está ya para Tarquino?

            Vamos a buscarla luego,

            que como ella diga nones,

            no hará pares con don Pedro.

CARLOS:     Bien dices, Castaño, vamos.

CASTAÑO:    Vamos, y deja lamentos,      

            que se alarga la jornada

            si aquí más nos detenemos.

 

Vanse los dos

 

 

FIN DEL SEGUNDO ACTO

 

 

ACTO TERCERO


Salen CELIA y doña LEONOR

 

 

LEONOR:        Celia, yo me he de matar

            si tú salir no me dejas

            de esta casa, o de este encanto.

CELIA:      Repórtate, Leonor bella,

            y mira por tu opinión.

LEONOR:     ¿Qué opinión quieres que tenga,

            Celia, quien de oír acaba

            unas tan infaustas nuevas,      

            como que quiere mi padre,

            porque con engaño piensa

            que don Pedro me sacó,

            que yo ¡ay Dios! su esposa sea?

            Y esto cae sobre haber     

            antes díchome tú mesma

            que Carlos --¡ah falso amante!--

            a doña Ana galantea,

            y que con ella pretende

            casarse, que es quien pudiera,       

            como mi esposo, librarme

            del rigor de esta violencia.

            Conque estando en este estado

            no les quedan a mis penas

            ni asilo que las socorra,       

            ni amparo que las defienda.

CELIA:      (Verdad es que se lo dije,            Aparte

            y a don Carlos con la mesma

            tramoya tengo confuso,

            porque mi ama me ordena         

            que yo despeche a Leonor

            para que a su hermano quiera

            y ella se quede con Carlos;

            y yo viéndola resuelta,

            por la manda del vestido        

            ando haciendo estas quimeras).

            Pues, señora, si conoces

            que ingrato Carlos te deja,

            y mi señor te idolatra,

            y que tu padre desea            

            hacerte su esposa, y que

            está el caso de manera

            que, si dejas de casarte,

            pierdes honra y conveniencia,

            ¿no es mejor pensarlo bien

            y resolverte discreta 

            a lograr aquesta boda,

            que es lástima que se pierda?

            Y hallarás, si lo ejecutas,

            más de tres mil congrüencias,      

            pues sueldas con esto solo

            de tu crédito la quiebra,

            obedeces a tu padre,

            das gusto a tu parentela,

            premias a quien te idolatra,         

            y de don Carlos te vengas.

LEONOR:     ¿Qué dices, Celia?  Primero

            que yo de don Pedro sea,

            verás de su eterno alcázar

            fugitivas las estrellas;        

            primero romperá el mar

            la no violada obediencia

            que a sus desbocadas olas

            impone freno de arena;

            primero aquese fogoso      

            corazón de las esferas

            perturbará el orden con que

            el cuerpo del orbe alienta;

            primero, trocado el orden

            que guarda Naturaleza,      

            congelará el fuego copos,

            brotará el hielo centellas;

            primero que yo de Carlos,

            aunque ingrato me desprecia,

            deje de ser, de mi vida         

            seré verdugo yo mesma;

            primero que yo de amarle

            deje...

CELIA:             Los primeros deja

            y vamos a lo segundo;

            que pues estás tan resuelta,       

            no te quiero aconsejar

            sino saber lo que intentas.

LEONOR:     Intento, amiga, que tú,

            pues te he fïado mis penas,

            me des lugar para irme     

            de aquí, porque cuando vuelva

            mi padre, aquí no me halle

            y me haga casar por fuerza;

            que yo me iré desde aquí

            a buscar en una celda      

            un rincón que me sepulte,

            donde llorar mis tragedias

            y donde sentir mis males

            lo que de vida me resta,

            que quizás allí escondida        

            no sabrá de mí, mi estrella.

CELIA:      Sí, pero sabrá de mí

            la mía, y por darte puerta,

            vendrá a estrellarse conmigo

            mi señor cuando lo sepa,      

            y seré yo la estrellada,

            por no ser tú la estrellera.

LEONOR:     Amiga, haz esto por mí,

            y seré tu esclava eterna,

            por ser la primera cosa         

            que te pido.

CELIA:                 Aunque lo sea;  

            que a la primera que haga

            pagaré con las setenas.

LEONOR:     ¡Pues, vive el cielo, enemiga,

            que si salir no me dejas        

            he de matarme y matarte!

CELIA:      (¡Chispas, y qué rayos echa!   Aparte

            ¿Mas qué fuera, Jesús mío,

            que aquí conmigo embistiera?

            ¿Qué haré?  Pues si no la dejo

            ir, y a ser señora llega

            de casa, ¿quién duda que 

            le tengo de pagar ésta?,

            y si la dejo salir,

            con mi amor habrá la mesma          

            dificultad.  Ahora bien,

            mejor es entretenerla,

            y avisar a mi señor

            de lo que su dama intenta;

            que sabiéndolo, es preciso         

            que salta él a detenerla,

            y yo quedo bien con ambos,

            pues con esta estratagema  

            ella no queda ofendida

            y él obligado me queda).      

            Señora, si has dado en eso,

            y en hacerlo tan resuelta

            estás, ve a ponerte el manto,

            que yo guardaré la puerta.

LEONOR:     La vida, Celia, me has dado.

CELIA:      Soy de corazón muy tierna,

            y no puedo ver llorar

            sin hacerme una manteca.

LEONOR:     A ponerme el manto voy.

CELIA:      Anda, pues, y ven apriesa,      

            que te espero.

 

Vase doña LEONOR

 

 

                        No haré tal,

            sino cerraré la puerta,

            e iré a avisar a Marsilio

            que se le va Melisendra.

 

Vase CELIA y sale don JUAN

 

 

JUAN:       Con la llave del jardín,      

            que dejó en mi poder Celia

            para ir a lograr mis dichas,

            quiero averiguar mis penas.

            ¡Qué mal dije averiguar,

            pues a la que es evidencia       

            no se puede llamar duda!

            Pluguiera a Dios estuvieran

            mis celos y mis agravios

            en estado de sospechas.

            Mas ¿cómo me atrevo, cuando        

            es contra mi honor mi ofensa,

            sin ser cierta mi venganza

            a hacer mi deshonra cierta?

            Si sólo basta a ofenderme

            la presunción, ¿cómo piensa      

            mi honor, que puede en mi agravio

            la duda ser evidencia,

            cuando la evidencia misma

            del agravio en la nobleza,

            siendo certidumbre falsa        

            se hace duda verdadera?

            Que como al honor le agravia

            solamente la sospecha,

            hará cierta su deshonra

            quien la verdad juzga incierta. 

            Pues si es así, ¿cómo yo

            imagino que hay quien pueda

            ofenderme, si aun en duda

            no consiento que me ofendan?

            Aquí oculto esperaré        

            a que mi contrario venga;

            que ¿quién, del estado en que

            está su correspondencia

            duda que vendrá de noche

            quien de día sale y entra?         

            Yo quiero entrar a esperarlo.

            ¡Honor, mi venganza alienta!

 

Vase don JUAN.  Salen don CARLOS y CASTAÑO 
con un envoltorio

 

 

CARLOS:     Por más que he andado la casa

            no he podido dar con ella

            y vengo desesperado.

CASTAÑO:    Pues, señor, ¿de ver no echas

            que están las puertas cerradas

            que a esotro cuarto atraviesan,

            por el temor de doña Ana

            de que su hermano te vea,       

            o porque a Leonor no atisbes;

            y para haceros por fuerza

            casar, doña Ana y su hermano

            nos han cerrado entre puertas?

CARLOS:     Castaño, yo estoy resuelto         

            a que don Rodrigo sepa

            que soy quien sacó a su hija

            y quien ser su esposo espera;

            que pues por pensar que fue

            don Pedro, dársela intenta,        

            también me la dará a mí

            cuando la verdad entienda

            de que fui quien la robó.

CASTAÑO:    Famosamente lo piensas;

            pero ¿cómo has de salir        

            si doña Ana es centinela

            que no se duerme en las pajas?

CARLOS:     Fácil, Castaño, me fuera

            el salir contra su gusto,

            que no estoy yo de manera       

            que tengan lugar de ser

            tan comedidas mis penas.

            Sólo lo que me embaraza

            y a mi valor desalienta,

            es el irme de su casa      

            dejando a Leonor en ella,

            donde a cualquier novedad

            puede importar mi presencia;    

            y así, he pensado que tú

            salgas --pues aunque te vean,        

            hará ninguno el reparo

            en ti que en mí hacer pudieran--,

            y este papel que ya escrito

            traigo, con que le doy cuenta

            a don Rodrigo de todo,     

            le lleves.

CASTAÑO:               ¡Ay, Santa Tecla!

            ¿Pues cómo quieres que vaya,

            y ves aquí que me pesca

            en la calle la justicia

            por cómplice en la tormenta        

            de la herida de don Diego,

            y aunque tú el agresor seas,

            porque te ayudé al rüido

            pago in solidum la ofensa?

CARLOS:     Éste es mi gusto, Castaño.

CASTAÑO:    Sí, mas no es mi conveniencia.

CARLOS:     ¡Vive el cielo, que has de ir!

CASTAÑO:    Señor, ¿y es muy buena cuenta,

            por cumplir el juramento

            de que él viva, que yo muera?

CARLOS:     ¿Agora burlas, Castaño?

CASTAÑO:    Antes, agora son veras.

CARLOS:     ¿Qué es esto, infame, tú tratas

            de apurarme la paciencia?

            ¡Vive Dios, que has de ir o aquí   

            te he de matar!

CASTAÑO:                      Señor, suelta;

            que eso es muy ejecutivo,

            y en esotro hay contingencia;

            dame el papel, que yo iré.

CARLOS:     Tómalo y mira que vuelvas     

            aprisa, por el cuidado

            en que estoy.

CASTAÑO:                    Dame licencia,

            señor, de contarte un cuento

            que viene aquí como piedra

            en el ojo de un vicario         

            --que deben de ser canteras--:

 

               Salió un hombre a torear,

            y a otro un caballo pidió,

            el cual, aunque lo sintió,

            no se lo pudo negar.       

               Salió, y el dueño al mirallo,

            no pudiéndolo sufrir,

            le envió un recado a decir

            que le cuidase el caballo,

               porque valía un tesoro,         

            y el otro muy sosegado

            respondió:  "Aquese recado

            no viene a mí, sino al toro."

               Tú eres así agora que

            me remites a un paseo      

            donde, aunque yo lo deseo,

            no sé yo si volveré.

               Y lo que me causa risa,

            aun estando tan penoso,

            es que, siendo tan dudoso,      

            me mandes que venga aprisa.

               Y así, yo agora te digo

            como el otro toreador,

            que ese recado, señor,

            lo envías a don Rodrigo.      

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:         Señor don Carlos, mi ama

            os suplica vais a verla

            al jardín luego al instante,

            que tiene cierta materia

            que tratar con vos, que importa. 

CARLOS:     Decid que ya a obedecerla

            voy.

 

Habla don CARLOS a CASTAÑO

 

 

                   Haz tú lo que he mandado.

 

Vanse don CARLOS y CELIA

 

 

CASTAÑO:    Yo bien no hacerlo quisiera,

            si me valiera contigo

            el hacer yo la deshecha.

            ¡Válgame Dios!  ¿Con qué traza

            yo a don Rodrigo le diera

            aqueste papel, sin que él

            ni alguno me conociera?

            ¡Quién fuera aquí Garatuza,

            de quien en las Indias cuentan  

            que hacía muchos prodigios!

            Que yo, como nací en ellas,

            le he sido siempre devoto

            como a santo de mi tierra.      

            ¡Oh tú, cualquiera que has sido,

            oh tú, cualquiera que seas,

            bien esgrimas abanico,

            o bien arrastres contera,

            inspírame alguna traza        

            que de Calderón parezca,

            con que salir de este empeño!

            Pero tate, en mi conciencia,

            que ya he topado el enredo;

            Leonor me dio unas polleras     

            y unas joyas que trajese,

            cuando quiso ser Elena

            de este Paris boquirrubio,

            y las tengo aquí bien cerca,

            que me han servido de cama;     

            pues si yo me visto de ellas,

            ¿habrá en Toledo tapada

            que a mi garbo se parezca?

            Pues ahora bien, yo las saco;

            vayan estos trapos fuera.       

 

Quítase capa, espada y sombrero

 

 

            Lo primero, aprisionar

            me conviene la melena,

            porque quitará mil vidas

            si le doy tantica suelta.

            Con este paño pretendo        

            abrigarme la mollera;

            si como quiero lo pongo,

            será gloria ver mi pena.

            Agora entran las basquiñas.

            ¡Jesús, y qué rica tela!         

            No hay duda que me esté bien,

            porque como soy morena

            me está del cielo lo azul.

            ¿Y esto qué es?  Joyas son éstas;

            no me las quiero poner,         

            que agora voy de revuelta.

            Un serenero he topado

            en aquesta faltriquera;

            también me lo he de plantar.

            ¿Cabráme esta pechuguera?     

            El solimán me hace falta;

            pluguiese a Dios y le hubiera,

            que una manica de gato

            sin duda me la pusiera;

            pero no, que es un ingrato,     

            y luego en cara me diera.

            La color no me hace al caso,

            que en este empeño, de fuerza

            me han de salir mil colores,

            por ser dama de vergüenza.      

            ¿Qué les parece, señoras,

            este encaje de ballena?

            Ni puesta con sacristanes

            pudiera estar más bien puesta.

            Es cierto que estoy hermosa.         

            ¡Dios me guarde, que estoy bella!

            Cualquier cosa me está bien

            porque el molde es rara pieza.

            Quiero acabar de aliñarme,

            que aún no estoy dama perfecta.    

            Los guantes; aquesto sí,

            porque las manos no vean,  

            que han de ser la de Jacob

            con que a Esaú me parezca.

            El manto lo vale todo,     

            échomelo en la cabeza.

            ¡Válgame Dios!, cuánto encubre

            esta telilla de seda,

            que ni hay foso que así guarde,

            ni muro que así defienda,     

            ni ladrón que tanto encubra,

            ni paje que tanto mienta,

            ni gitano que así engañe,

            ni logrero que así venda.

            Un trasunto el abanillo         

            es de mi garbo y belleza

            pero si me da tanto aire,

            ¿qué mucho a mí se parezca?

            Dama habrá en el auditorio

            que diga a su compañera:      

            "Mariquita, aqueste bobo

            al Tapado representa."

            Pues atención, mis señoras,

            que es paso de la comedia;

            no piensen que son embustes     

            fraguados acá en mi idea,

            que yo no quiero engañarlas,

            ni menos a vueselencia.

            Ya estoy armado, y ¿quién duda

            que en el punto que me vean     

            me sigan cuatro mil lindos

            de aquestos que galantean

            a salga lo que saliere,

            y que a bulto se amartelan,

            no de la belleza que es,        

            sino de la que ellos piensan?

            Vaya, pues, de damería.

            Menudo el paso, derecha

            la estatura, airoso el brío;

            inclinada la cabeza,            

            un sí es no es, al un lado;

            la mano en el manto envuelta;

            con el un ojo recluso

            y con el otro de fuera;

            y vamos ya, que encerrada       

            se malogra mi belleza.

            Temor llevo de que alguno

            me enamore.

 

Va a salir y encuentra a don PEDRO

 

 

PEDRO:              Leonor bella,
            ¿vos con manto y a estas horas?
            (¡Oh qué bien me dijo Celia      Aparte
            de que irse a un convento quiere!)
            ¿Adónde vais con tal priesa?
CASTAÑO:    (¡Vive Dios!, que por Leonor   Aparte
            me tiene; yo la he hecho buena
            si él me quiere descubrir).
PEDRO:      ¿De qué estás, Leonor, suspensa?
            ¿Adónde vas, Leonor mía?
CASTAÑO:    (¡Oiga lo que Leonorea!     Aparte
            Mas pues por Leonor me marca,
            yo quiero fingir ser ella,       
            que quizá atiplando el habla
            no me entenderá la letra).
PEDRO:      ¿Por qué no me habláis, señora?
            ¿Aun no os merece respuesta
            mi amor?  ¿Por qué de mi casa  
            os queréis ir?  ¿Es ofensa
            el adoraros tan fino,
            el amaros tan de veras
            que, sabiendo que a otro amáis,
            está mi atención tan cierta       
            de vuestras obligaciones,
            vuestro honor y vuestras prendas,
            que a casarme determino
            sin que ningún riesgo tema?
            Que en vuestra capacidad
            bien sé que tendrá más fuerza,
            para mirar por vos misma,
            la obligación, que la estrella.
            ¿Es posible que no os mueve
            mi afecto ni mi nobleza,         
            mi hacienda ni mi persona,
            a verme menos severa?
            ¿Tan indigno soy, señora?
            Y, doy caso que lo sea,
            ¿no me darán algún garbo          
            la gala de mis finezas?
            ¿No es mejor para marido,
            si lo consideráis cuerda,
            quien no galán os adora
            que quien galán os desprecia?
CASTAÑO:    (¡Gran cosa es el ser rogadas!    Aparte
            Ya no me admiro que sean
            tan soberbias las mujeres,
            porque no hay que ensoberbezca
            cosa, como el ser rogadas.       
            Ahora bien, de vuelta y media
            he de poner a este tonto).
            Don Pedro, negar quisiera
            la causa porque me voy,
            pero ya decirla es fuerza;       
            yo me voy porque me mata
            de hambre aquí vuestra miseria;
            porque vos sois un cuitado,
            vuestra hermana es una suegra,
            las crïadas unas tías,         
            los crïados unas bestias;
            y yo de aquesto enfadada,
            en cas de una pastelera
            a merendar garapiñas
            voy.
PEDRO:            (¿Qué palabras son éstas,    Aparte
            y qué estilo tan ajeno
            del ingenio y la belleza
            de doña Leonor?)  Señora,
            mucho extraña mi fineza
            oíros dar de mi familia        
            unas tan indignas quejas,
            que si queréis deslucirme,
            bien podéis de otra manera,
            y no con tales palabras
            que mal a vos misma os dejan.
CASTAÑO:    Digo que me matan de hambre;
            ¿es aquesto lengua griega?
PEDRO:      No es griega, señora, pero
            no entiendo en vos esa lengua.
CASTAÑO:    Pues si no entendéis así,      
            entended de esta manera.

 

Quiere irse

 

 

PEDRO:      Tened, que no habéis de iros,

            ni es bien que yo lo consienta,

            porque a vuestro padre he dicho

            que estáis aquí; y así es fuerza     

            en cualquiera tiempo darle

            de vuestra persona cuenta.

            Que cuando vos no queráis

            casaros, haciendo entrega

            de vos quedaré bien puesto,        

            viendo que la resistencia

            de casarse, de mi parte

            no está, sin de la vuestra.

CASTAÑO:    Don Pedro, vos sois un necio,

            y ésta es ya mucha licencia        

            de querer vos impedir

            a una mujer de mis prendas

            que salga a matar su hambre.

PEDRO:      ( ¿ Posible es, ciels, que aquéstas Aparte

            son palabras de Leonor?         

            ¡Vive Dios, que pienso que ella

            se finge necia por ver

            si con esto me despecha

            y me dejo de casar!

            ¡Cielos, que así me aborrezca;     

            y que conociendo aquesto

            esté mi pasión tan ciega

            que no pueda reducirse!)

            Bella Leonor, ¿qué aprovecha

            el fingiros necia, cuando       

            sé yo que sois tan discreta?

            Pues antes, de enamorarme

            sirve más la diligencia,

            viendo el primor y cordura

            de saber fingiros necia.

CASTAÑO:    (¡Notable aprieto, por Dios!        Aparte

            Yo pienso que aquí me fuerza.

            Mejor es mudar de estilo

            para ver si así me deja).

            Don Pedro, yo soy mujer         

            que sé bien dónde me aprieta

            el zapato, y pues ya he visto

            que dura vuestra fineza

            a pesar de mis desaires,

            yo quiero dar una vuelta         

            y mudarme al otro lado,

            siendo aquesta noche mesma

            vuestra esposa.

PEDRO:                     ¿Qué decís,

            señora?

CASTAÑO:               Que seré vuestra

            como dos y dos son cuatro.

PEDRO:      No lo digáis tan apriesa,

            no me mate la alegría,   

            ya que no pudo la pena.

CASTAÑO:    Pues no, señor, no os muráis,

            por amor de Dios, siquiera      

            hasta dejarme un muchacho

            para que herede la hacienda.

PEDRO:      ¿Pues eso miráis, señora?

            ¿No sabéis que es toda vuestra?

CASTAÑO:    ¡Válgame Dios, yo me entiendo;  

            bueno será tener prendas!

PEDRO:      Ésa será dicha mía;

            mas, señor, ¿habláis de veras

            o me entretenéis la vida?

CASTAÑO:    ¿Pues soy yo farandulera?         

            Palabra os doy de casarme,

            si ya no es que por vos queda.

PEDRO:      ¿Por mí?  ¿Eso decís, señora?

CASTAÑO:    ¿Qué apostamos que si llega

            el caso, queda por vos?

PEDRO:      No así agraviéis la fineza.

CASTAÑO:    Pues dadme palabra aquí,

            de que, si os hacéis afuera,

            no me habéis de hacer a mí

            algún daño.

PEDRO:                  ¿Que os lo ofrezca   

            qué importa, supuesto que

            es imposible que pueda

            desistirse mi cariño?

            Mas permitid que merezca

            de que queréis ser mi esposa, 

            vuestra hermosa mano en prendas.

CASTAÑO:    (Llegó el caso de Jacob).       Aparte

            Catadla aquí toda entera.

PEDRO;      ¿Pues con guante me la dais?

CASTAÑO:    Sí, porque la tengo enferma.

PEDRO:      ¿Pues qué tenéis en las manos?

CASTAÑO:    Hiciéronme mal en ellas

            en una visita un día,

            y ni han bastado recetas

            de hieles, ni jaboncillos       

            para que a su albura vuelvan.

 

Habla dentro don JUAN

 

 

JUAN:       ¡Muere a mis manos, traidor!

PEDRO:      Oye, ¿qué voz es aquélla?

 

Habla dentro don CARLOS

 

 

CARLOS:     ¡Tú morirás a las mías,

            pues buscan tu muerte en ellas!

PEDRO:      ¡Vive Dios, que es en mi casa!

CASTAÑO:    Ya suena la voz más cerca.

 

Salen riñendo don CARLOS  y don JUAN, y doña ANA
deteniéndolos

 

 

ANA:        ¡Caballeros, detenéos!

            ¡(Mas, mi hermano!  ¡Yo estoy muerta!)

CASTAÑO:    ¿Mas si por mí se acuchillan    

            los que mi beldad festejan?

PEDRO:      ¿En mi casa y a estas horas

            con tan grande desvergüenza

            acuchillarse dos hombres?

            Mas yo vengaré esta ofensa         

            dándoles muerte,  y más cuando

            es don Carlos quien pelea

ANA:        (¿Quién pensara, ¡ay infelice!, Aparte

            que aqu¡ mi hermano estuviera?)

CARLOS:     (Don Pedro está aquí, y por él    Aparte

            a mí nada se me diera,

            pero se arriesga doña Ana

            que es sólo por quién me pesa).

CASTAÑO:    (¡Aquí ha sido la de Orán! Aparte

            Mas yo apagaré la vela;       

            quizá con eso tendré

            lugar de tomar la puerta,

            que es sólo lo que me importa).

 

Apaga CASTAÑO la vela y riñen todos

 

 

PEDRO:      Aunque hayáis muerto la vela

            por libraros de mis iras,       

            poco importa, que aunque sea

            a oscuras, sabré mataros.

CARLOS:     (Famosa ocasión es ésta       Aparte

            de que yo libre a do¤a Ana,     

            pues por ampararme atenta       

            está arriesgada su vida).

 

Sale doña LEONOR con manto

 

 

LEONOR:     (¡Ay Dios!  Aquí dejé a Celia,

            y ahora sólo escucho espadas

            y voy pisando tinieblas.

            ¿Qué será?  ¡Válgame Dios!

            Pero lo que fuere sea,

            pues a mí sólo me importa

            ver si topo con la puerta.)

 

Topa a don CARLOS

 

 

CARLOS:     (Ésta es sin duda doña Ana).   Aparte

            Se¤ora, venid apriesa

            y os sacaré de este riesgo.

LEONOR:     (¿Qué es esto?  Un hombre me lleva.    Aparte

            Mas como de aquí me saque,

            con cualquiera voy contenta,

            que si él me tiene por otra,       

            cuando en la calle me vea

            podrá dejarme ir a mí,

            y volver a socorrerla).

ANA:        (No tengo cuidado yo                  Aparte

            de que sepa la pendencia        

            mi hermano, y más cuando ha visto

            que es don Carlos quien pelea,

            y diré que es por Leonor.

            Solamente me atormenta

            el que se arriesgue don Carlos. 

            ¡Oh, quién toparlo pudiera

            para volverlo a esconder!)

PEDRO:      ¡Quien mi honor agravia, muera!

CASTAÑO:    ¡Que haya yo perdido el tino

            y no tope con la puerta!        

            Mas aquí juzgo que está.

            ¡Jesús!  ¿Qué es esto?  Alacena

            en que me he hecho los hocicos

            y quebrado diez docenas

            de vidrios y de redomas,        

            que envidiando mi belleza

            me han pegado redomazo.

ANA:        Ruido he sentido en la puerta;

            sin duda alguna se va

            don Juan, porque no lo vean,         

            y lo conozca mi hermano;

            y ya dos sólo pelean.

            ¿Cuál de ellos será don Carlos?

 

Llega doña ANA a don JUAN

 

 

CARLOS:     La puerta, sin duda, es ésta.

            Vamos, señora, de aquí.     

 

Vase don CARLOS con doña LEONOR

 

 

PEDRO:      ¡Morirás a mi violencia!

ANA:        (Mi hermano es aquél, y aquéste Aparte

            sin duda es Carlos).  ­Apriesa,

            señor, yo os ocultaré!

JUAN:       Ésta es doña Ana, e intenta      

            ocultarme de su hermano;

            preciso es obedecerla.

 

Vase doña ANA con don JUAN

 

 

PEDRO:      ¿Dónde os ocultáis, traidores,

            que mi espada no os encuentra?

            ¡Hola, traed una luz!      

 

Sale CELIA con luz

 

 

CELIA:      Señor, ¿qué voces son éstas?

PEDRO:      ¿Qué ha de ser? (Pero, ¿qué miro? Aparte

            Hallando abierta la puerta,

            se fueron; mas si Leonor

            --que sin duda entró por ella      

            aquí don Carlos-- está

            en casa, ¿qué me da pena?

            Mas, bien será averiguar

            cómo entró).  Tú, Leonor, entra

            a recogerte, que voy            

            a que aquí tu padre venga,

            porque quiero que esta noche

            queden nuestras bodas hechas.

CASTAÑO:    Tener hechas las narices

            es lo que agora quisiera.       

 

Vase CASTAÑO y cierra don PEDRO la puerta

 

 

PEDRO:      Encerrar quiero a Leonor,

            por si acaso fue cautela

            haberme favorecido.

            Yo la encierro por de fuera,

            porque si acaso lo finge        

            se haga la burla ella mesma.

            Yo me voy a averiguar

            quién fuese el que por mis puertas

            le dio entrada a mi enemigo,

            y por qué era la pendencia         

            con Carlos y el embozado;

            y pues antes que los viera

            los vio mi hermana y salió

            con ellos, saber es fuerza

            cuando a reñir empezaron,     

            dónde o cómo estaba ella.

 

Vase don PEDRO

 

 

 

[Frente a la casa de don Pedro]

 

 

Salen don RODRIGO y HERNANDO

 

 

RODRIGO:       Esto, Hernando, he sabido:

            que don Diego está herido,

            y que lo hirió quien a Leonor llevaba

            cuando en la calle estaba,

            porque él la conoció y quitarla quiso,

            con que le fue preciso

            reñir; y la pendencia ya trabada,

            el que a Leonor llevaba, una estocada

            le dio, de que quedó casi difunto, 

            y luego al mismo punto

            cargado hasta su casa le llevaron,

            donde luego que entraron

            en sí volvió don Diego;

            pero advirtiendo luego     

            en los que le llevaron apiadados,

            conoció de don Pedro ser crïados;

            porque sin duda, Hernando, fue el llevalle

            por excusar el ruido de la calle.

            Mira qué bien viene esto que ha pasado

            con lo que esta mañana me ha afirmado

            de que Leonor fue sólo a ver su hermana,

            y que yo me detenga hasta mañana

            para ver si Leonor casarse quiere;

            de donde bien se infiere        

            que de no hacerlo trata,

            y que con estas largas lo dilata;

            mas yo vengo resuelto

            --que a esto a su casa he vuelto--

            a apretarle de suerte      

            que ha de casarse, o le he de dar la muerte.

HERNANDO:   Harás muy bien, señor, que la dolencia

            de honor se ha de curar con diligencia,

            porque el que lo dilata neciamente

            viene a quedarse enfermo eternamente.

 

Sale don CARLOS con doña LEONOR, tapada

 

 

CARLOS:        No tenéis ya que temer,

            doña Ana hermosa, el peligro.

LEONOR:     (¡Cielos!  ¿Que me traiga Carlos   Aparte

            pensando --­ah fiero enemigo!--

            que soy doña Ana?  ¿Qué más    

            claros busco los indicios

            de que la quiere?)

CARLOS:                 (¡En qué empeño      Aparte

            me he puesto, cielos divinos,

            que por librar a doña Ana

            dejo a Leonor al peligro!       

            ¿Adónde podré llevarla

            para que pueda mi brío

            volver luego por Leonor?

            Pero hacia aquí un hombre miro).

            ¿Quién va?

RODRIGO:            ¿Es don Carlos?

CARLOS:                        Yo soy.

            (¡Válgame Dios!  Don Rodrigo      Aparte

            es.  ¿A quién podré mejor

            encomendar el asilo

            y el amparo de doña Ana?

            Que con su edad y su juicio

            la compondrá con su hermano   

            con decencia, y yo me quito

            de aqueste embarazo y vuelvo

            a ver si puedo atrevido

            sacar mi dama).  Señor,       

            don Rodrigo, en un conflicto

            estoy, y vos podéis solo

            sacarme de él.

RODRIGO:               ¿En qué os sirvo,

            don Carlos?

CARLOS:               Aquesta dama

            que traigo, señor, conmigo         

            es la hermana de don Pedro,

            y en un lance fue preciso

            el salirse de su casa,

            por correr su honor peligro.

            Yo, ya veis que no es decente        

            tenerla, y así os suplico

            la tengáis en vuestra casa,

            mientras yo a otro empeño asisto.

RODRIGO:    Don Carlos, yo la tendré;

            claro está que no es bien visto    

            tenerla vos, y a su hermano

            hablaré si sois servido.

CARLOS:     Haréisme mucho favor,

            y así yo me voy.

 

Vase don CARLOS

 

 

LEONOR:                  (¿Qué miro?         Aparte

            ­A mi padre me ha entregado!)   

RODRIGO:    Hernando, yo he discurrido

            --pues voy a ver a don Pedro,

            y Carlos hizo lo mismo

            que él sacándole a su hermana,

            que ya por otros indicios       

            sabía yo que la amaba--

            valerme de este motivo

            tratando de que la case,

            porque ya como de hijo

            debo mirar por su honor;        

            y él quizá más reducido,

            viendo a peligro su honor,

            querrá remediar el mío.

HERNANDO:   Bien has dicho, y me parece

            buen modo de constreñirlo     

            el no entregarle a su hermana

            hasta que él haya cumplido

            con lo que te prometió.

RODRIGO:    Pues yo entro.  Venid conmigo,

            señora, y nada temáis       

            de riesgo, que yo me obligo

            a sacaros bien de todo.

LEONOR:     A casa de mi enemigo,

            me vuelve a meter mi padre;

            y ya es preciso seguirlo,       

            pues descubrirme no puedo.

RODRIGO:    Pero allí a don Pedro miro.

            Vos, señora, con Hernando

            os quedad en este sitio,

            mientras hablo a vuestro hermano.

LEONOR:     (¡Cielos, vuestro influjo impío     Aparte

            mudad, o dadme la muerte,

            pues me será más benigno

            un fin breve, aunque es atroz,

            que un prolongado martirio!)

RODRIGO:    Pues yo me quiero llegar.

 

Sale don PEDRO

 

 

PEDRO:      (¡Que saber no haya podido         Aparte

            mi enojo, quién en mi casa

            le dio entrada a mi enemigo,

            ni haya encontrado a mi hermana!

            Mas buscarla determino

            hacia el jardín, que quizá,

            temerosa del rüido,

            se vino hacia aquesta cuadra.

            Yo voy; pero don Rodrigo        

            está aquí.  A buen tiempo viene,

            pues que ya Leonor me ha dicho

            que gusta de ser mi esposa).                            

            Se is, señor, bien venido,

            que a no haber venido vos,      

            en aqueste instante mismo

            había yo de buscaros.

RODRIGO:    La diligencia os estimo;

            sentémonos, que tenemos

            mucho que hablar.

PEDRO:                     (Ya colijo             Aparte

            que a lo que podrá venir

            resultará en gusto mío).

 

RODRIGO:       Bien habréis conjeturado

            que lo que puede, don Pedro,

            a vuestra casa traerme     

            es el honor, pues le tengo

            fïado a vuestra palabra;

            que, aunque sois tan caballero,

            mientras no os casáis está

            a peligro siempre expuesto;     

            y bien veis que no es alhaja

            que puede en un noble pecho

            permitir la contingencia;

            porque es un cristal tan terso,

            que, si no le quiebra el golpe, 

            le empaña sólo el aliento.

            Esto habréis pensado vos,

            y haréis bien en pensar esto,

            pues también esto me trae.

            Mas no es esto a lo que vengo

            principalmente; porque     

            quiero con vos tan atento

            proceder, que conozcáis

            que teniendo de por medio

            el cuidado de mi hija      

            y de mi honor el empeño,

            con tanta cortesanía

            procedo con vos, que puedo

            hacer mi honor accesorio

            por poner primero el vuestro.   

            Ved si puedo hacer por vos

            más; aunque también concedo

            que ésta es conveniencia mía;

            que habiendo de ser mi yerno,

            el quereros ver honrado         

            resultará en mi provecho.

            Ved vos cuán celoso soy       

            de mi honor, y con qué extremo

            sabré celar mi opinión

            cuando así la vuestra celo.        

            Supuesto esto, ya sabéis

            vos que don Carlos de Olmedo,

            demás del lustre heredado

            de su noble nacimiento...

PEDRO:      (A don Carlos me ha nombrado.         Aparte

            ¿Dónde irá a parar aquesto,

            y el no hablar en que me case?

            Sin duda, sabe el suceso

            de que la sacó don Carlos.

            ¡Hoy la vida y honra pierdo!)

RODRIGO:    El color habéis perdido,

            y no me admiro; que oyendo

            cosas tocantes a honor,     

            no fuerais noble, ni cuerdo,

            ni honrado si no mostrarais     

            ese noble sentimiento.

            Mas pues de lances de amor

            tenéis en vos el ejemplo,

            y que vuestra propia culpa

            honesta el delito ajeno,        

            no tenéis de qué admiraros

            de lo mismo que habéis hecho.

 

Sale doña ANA al paño
    
ANA:        Don Rodrigo con mi hermano
            está.  Desde aquí pretendo
            escuchar a lo que vino;          
            que como a don Carlos tengo
            oculto, y lo vio mi hermano,
            todo lo dudo y lo temo.
RODRIGO:    Digo, pues, que aunque ya vos
            enterado estaréis de esto,
            don Carlos a vuestra hermana     
            hizo lícitos festejos;
            correspondióle doña Ana...
            No fue mucho, pues lo mesmo
            sucedió a Leonor con vos.
PEDRO:      (¿Qué es esto?  ¡Válgame el cielo!  Aparte
            ¿Don Carlos quiere a mi hermana?)
ANA:        ¿Cómo llegar a saberlo    
            ha podido don Rodrigo?
RODRIGO:    Digo, por no deteneros      
            con lo mismo que sabéis,
            que viéndose en el aprieto
            de haberlo ya visto vos
            y de estar con él riñendo,
            la sacó de vuestra casa.
PEDRO:      ¿Qué es lo que decís?
RODRIGO:                  Lo mesmo
            que vos sabéis y lo propio
            que hicisteis vos.  ¿Pues es bueno
            que me hicierais vos a mí
            la misma ofensa, y que cuerdo         
            venga a tratarlo, y que vos,
            sin ver que permite el cielo
            que veamos por nosotros
            la ofensa que a otros hacemos,
            os mostréis tan alterado?      
            Tomad, hijo, mi consejo;
            que en las dolencias de honor
            no todas veces son buenos,
            si bastan sólo süaves,
            los medicamentos recios,         
            que antes suelen hacer daño;
            pues cuando está malo un miembro,
            el experto cirujano
            no luego le aplica el hierro
            y corta lo dolorido,             
            sino que aplica primero
            los remedios lenitivos;
            que acudir a los cauterios,
            es cuando se reconoce
            que ya no hay otro remedio.      
            Hagamos lo mismo acá.
            Don Carlos me ha hablado en ello;
            doña Ana se fue con él
            y yo en mi poder la tengo;
            ellos lo han de hacer sin vos... 
            ¿Pues no es mejor, si han de hacerlo,
            que sea con vuestro gusto,
            haciendo cuerdo y atento,
            voluntario lo preciso?
            Que es industria del ingenio          
            vestir la necesidad
            de los visos de afecto.
            Aquéste es mi parecer;
            agora consultad cuerdo
            a vuestro honor, y veréis      
            si os está bien el hacerlo.
            Y en cuanto a lo que a mí toca,
            sabed que vengo resuelto
            a que os caséis esta noche;
            pues no hay por qué deteneros, 
            cuando vengo de saber
            que a mi sobrino don Diego
            dejasteis herido anoche,
            porque llegó a conoceros
            y a Leonor quiso quitaros.       
            Ved vos cuán mal viene aquesto
            con que vos no la sacasteis;
            y en suma, éste es largo cuento.
            Pues sólo con que os caséis,
            queda todo satisfecho. 
ANA:        Temblando estoy qué responde
            mi hermano; mas yo no encuentro
            qué razón pueda mover
            a fingir estos enredos
            a don Rodrigo.
PEDRO:                     Señor;          
            digo, cuanto a lo primero,
            que el decir que no saqué
            a Leonor, fue fingimiento
            que me debió decoroso
            mi honor y vuestro respeto;      
            y pues sólo con casarme
            decís que quedo bien puesto,
            a la beldad de Leonor
            oculta aquel aposento
            y agora en vuestra presencia          
            le daré de esposo y dueño
            la mano; pero sabed
            que me habéis de dar primero
            a doña Ana, para que
            siguiendo vuestro consejo,       
            la despose con don Carlos
            al instante.  (Pues con esto,         Aparte
            seguro de este enemigo
            de todas maneras quedo).
RODRIGO:    ¡Oh qué bien que se conoce          
            vuestra nobleza y talento!
            Voy a que entre vuestra hermana
            y os doy las gracias por ello.

 

Sale doña ANA

 

 

ANA:        No hay para qué, don Rodrigo,

            pues para dar las que os debo        

            estoy yo muy prevenida.

            Y a ti, hermano, aunque merezco

            tu indignación, te suplico

            que examines por tu pecho

            las violencias del amor,        

            y perdonarás con esto

            mis yerros, si es que lo son,

            siendo tan dorados hierros.

PEDRO:      Alza del suelo, doña Ana;

            que hacerse tu casamiento       

            con más decencia pudiera,

            y no poniendo unos medios

            tan indecentes.

RODRIGO:                   Dejad

            aquesto, que ya no es tiempo

            de reprensión; envïad         

            un crïado de los vuestros

            que a buscar vaya a don Carlos.

ANA:        No hay que envïarlo, supuesto

            que, como a mi esposo, oculto

            dentro en mi cuarto le tengo.

PEDRO:      Pues sácale, luego al punto.

ANA:        ¡Con qué gusto te obedezco;

            que al fin mi amante porfía

            ha logrado sus deseos!

 

Vase doña ANA

 

 

PEDRO:      ¡Celia!

 

Sale CELIA

 

 

CELIA:              ¿Qué me mandas?

PEDRO:                             Toma     

            la llave de ese aposento

            y avisa a Leonor que salga.

            ¡Oh Amor, que al fin de mi anhelo

            has dejado que se logren

            mis amorosos intentos!     

 

Recibe CELIA la llave y vase

 

 

LEONOR:     (Pues me tienen por doña Ana,       Aparte

            entrarme quiero all  dentro

            y librarme de mi padre,

            que es el más próximo riesgo;

            que después, para librarme         

            de la instancia de don Pedro,

            no faltarán otros modos.

            Mas subir a un hombre veo

            la escalera.  ¿Quién será?)

 

Sale don CARLOS

 

 

CARLOS:     (A todo trance resuelto               Aparte

            vengo a sacar a Leonor

            de este indigno cautiverio;

            que supuesto que doña Ana

            está ya libre de riesgo,

            no hay por qué esconder la cara    

            mi valor; y ¡vive el cielo,

            que la tengo de llevar,

            o he de salir de aquí muerto!)

 

Pasa don CARLOS por junto a doña LEONOR

 

 

LEONOR:     (Carlos es, ¡válgame Dios!,   Aparte

            y de cólera tan ciego

            va, que no reparó en mí.

            Pues ¿a qué vendrá, supuesto

            que me lleva a mí, pensando

            que era yo doña Ana?  ¡Ah cielos,

            que me hayáis puesto en estado

            que estos ultrajes consiento!

            Mas ¿si acaso conoció

            que dejaba en el empeño

            a su dama, y a librarla

            viene agora?  Yo me acerco      

            para escuchar lo que dice.)

CARLOS:     Don Pedro, cuando yo entro

            en casa de mi enemigo,

            mal puedo usar de lo atento.

            Vos me tenéis... Mas ¿qué miro?  

            ¿Don Rodrigo, aquí?

RODRIGO:                      Teneos,

            don Carlos, y sosegaos,

            porque ya todo el empeño

            está ajustado; ya viene

            en vuestro gusto don Pedro,     

            y pues a él se lo debéis,

            dadle el agradecimiento;

            que yo el parabién os doy

            de veros felice dueño

            de la beldad que adoráis,     

            que gocéis siglos eternos.

CARLOS:     (¿Qué es esto?  Sin duda ya  Aparte

            sabe todo el suceso,

            porque Castaño el papel

            debió de dar ya, y sabiendo        

            don Rodrigo que fui yo

            quien la sacó, quiere cuerdo

            portarse y darme a Leonor;

            y sin duda ya don Pedro

            viendo tanto desengaño        

            se desiste del empeño).

            Señor, palabras me faltan

            para poder responderos;

            mas válgame lo dichoso

            para disculpar lo necio,        

            que en tan no esperada dicha

            como la que yo merezco,

            si no me volviera loco

            estuviera poco cuerdo.

RODRIGO:    Mirad si os lo dije yo;          

            quiérela con grande extremo.

LEONOR:     (¿Qué es esto, cielos, que escucho? Aparte

            ¿Qué parabienes son éstos

            ni qué dichas de don Carlos?)

PEDRO:      Aunque debierais atento         

            haberos de mí valido,

            supuesto que gusta de ella

            don Rodrigo, cuyas canas

            como de padre venero,

            yo me tengo por dichoso         

            en que tan gran caballero

            se sirva de honrar mi casa.

LEONOR:     (Ya no tengo sufrimiento).            Aparte

            ¡No ha de casarse el traidor!   

 

Llega doña LEONOR con manto

 

 

RODRIGO:    Señora, a muy lindo tiempo

            venís; mas ¿por qué os habéis

            otra vez el manto puesto?

            Aquí está ya vuestro esposo.

            Don Carlos, los cumplimientos

            basten ya, dadle la mano        

            a doña Ana.

CARLOS:               ¿A quién?  ¿Qué es esto?

RODRIGO:    a doña Ana, vuestra esposa.

            ¿De qué os turbáis?

CARLOS:                     ¡Vive el cielo,

            que éste es engaño y traición!

            ¿Yo a doña Ana?

LEONOR:                  (¡Albricias, cielos,     Aparte

            que ya desprecia a do¤a Ana!)

PEDRO:      Don Rodrigo, ¿qué es aquesto?

            ¿Vos, de parte de don Carlos,

            no vinisteis al concierto

            de mi hermana?

RODRIGO:                  Claro está;     

            y fue porque Carlos mesmo

            me entregó a mí a vuestra hermana

            que la llevaba, diciendo

            que la sacaba porque

            corría su vida riesgo.        

            ¿Señora, no fue esto así?

LEONOR:     Sí, señor, y yo confieso

            que soy esposa de Carlos,

            como vos vengáis en ello.

CARLOS:     Muy mal, señora doña Ana,        

            habéis hecho en exponeros

            a tan público desaire

            como por fuerza he de haceros;

            pero, pues vos me obligáis

            a que os hable poco atento,     

            quien me busca exasperado

            me quiere sufrir grosero;

            si mejor a vos que a alguno

            os consta que yo no puedo

            dejar de ser de Leonor.

RODRIGO:    ¿De Leonor?  ¿Qué?  ¿Cómo es eso?

            ¿Qué Leonor?

CARLOS:                 De vuestra hija.

RODRIGO:    ¿De mi hija?  ¡Bien por cierto,

            cuando es de don Pedro esposa!

CARLOS:     ¡Antes que logre el intento,         

            le quitaré yo la vida!

PEDRO:      ¡Ya es mucho mi sufrimiento,

            pues en mi presencia os sufro

            que atrevido y desatento

            a mi hermana desairéis        

            y pretendáis a quien quiero!

 

Empuñan las espadas; y salen doña ANA y don JUAN  de la
mano, y por la otra puerta CELIA y CASTAÑO de dama

 

 

ANA:        A tus pies, mi esposo y yo,

            hermano... (¿Pero qué veo?        Aparte

            A don Juan es a quien traigo,

            que en el rostro el ferreruelo  

            no le había conocido).

PEDRO:      Doña Ana, ¿pues cómo es esto?

CELIA:      Señor, aquí está Leonor.

PEDRO:      ¡Oh hermoso, divino dueño!

CASTAÑO:    (Allá veréis la belleza;   Aparte

            mas yo no puedo de miedo

            moverme.  Pero mi amo

            está aquí; ya nada temo,

            pues él me defenderá.

RODRIGO:    Yo dudo lo que estoy viendo.         

            Don Carlos, ¿pues no es doña Ana

            esta dama que vos mesmo

            me entregasteis y con quien

            os casáis?

CARLOS;             Es manifiesto

            engaño, que yo a Leonor       

            solamente es a quien quiero.

ANA:        (Acabe este desengaño         Aparte

            con mi pertinaz intento;

            y pues el ser de don Juan

            es ya preciso, yo esfuerzo

            cuanto puedo, que lo estimo

            que en efecto es ya mi dueño).

            Don Rodrigo, ¿qué decís?

            ¿Qué Carlos?  Que no lo entiendo;

            y sólo sé que don Juan,

            desde Madrid, en mi pecho  

            tuvo el dominio absoluto

            de todos mis pensamientos.

JUAN:       Don Pedro, yo a vuestros pies

            estoy.

PEDRO;             Yo soy el que debo       

            alegrarme, pues con vos

            junto la amistad al deudo;

            y así, porque nuestras bodas

            se hagan en un mismo tiempo,

            dadle la mano a doña Ana,     

            que yo a Leonor se la ofrezco.

 

Llégase a CASTAÑO

 

 

CARLOS:     ¡Antes os daré mil muertes!

CASTAÑO:    (Miren aquí si soy bello,     Aparte

            pues por mí quieren matarse).

PEDRO:      Dadme, soberano objeto     

            de mi rendido albedrío,

            la mano.

CASTAÑO:                  Sí, que os la tengo

            para dárosla más blanda

            un año en guantes de perro.

CARLOS;     ¡Eso no conseguirás!          

 

Descúbrese doña LEONOR

 

 

LEONOR:     Tente, Carlos, que yo quedo

            de más, y seré tu esposa;

            que aunque me hiciste desprecios,

            soy yo de tal condición

            que más te estimo por ellos.

CARLOS:     Mi bien, Leonor, ¿que tú eras?

PEDRO:      ¿Qué es esto?  ¿Por dicha sueño?

            ¿Leonor está aquí y allí?

CASTAÑO:    No, sino que viene a cuento

            lo de:  "No sois vos, Leonor..."

PEDRO:      ¿Pues, quién eres tú, portento,

            que por Leonor te he tenido?

 

Descúbrese CASTAÑO

 

 

CASTAÑO:    No soy sino el perro muerto

            de que se hicieron los guantes.

CELIA:      La risa tener no puedo     

            del embuste de Castaño.

PEDRO:      ¡Mataréte, vive el cielo!

CASTAÑO:    ¿Por qué?  Si cuando te di

            palabra de casamiento,

            que ahora estoy llano a cumplirte,   

            quedamos en un concierto

            de que si por ti quedaba,

            no me harías mal; y supuesto

            que agora queda por ti

            y que yo estoy llano a hacerlo, 

            no faltes tú, pues que yo

            no falto a lo que prometo.

CARLOS:     ¿Cómo estás así, Castaño,

            y en tan traje?

CASTAÑO:                     Ése es el cuento.

            Que por llevar el papel         

            que aún aquí guardado tengo,

            en que a don Rodrigo dabas

            cuenta de todo el enredo

            y de que a Leonor llevaste,

            para llevarlo sin riesgo        

            de encontrar a la justicia

            me puse estos faldamentos;

            y don Pedro enamorado

            de mi talle y de mi aseo,

            de mi gracia y de mi garbo,     

            me encerró en este aposento.

CARLOS:     Mirad, señor don Rodrigo,

            si es verdad que soy el dueño

            de la beldad de Leonor,

            y si ser su esposo debo.

RODRIGO:    Como se case Leonor

            y quede mi honor sin riesgo,

            lo demás importa nada;

            y así, don Carlos, me alegro

            de haber ganado tal hijo.

PEDRO:      (Tan corrido, ¡vive el cielo!,        Aparte

            de lo que me ha sucedido

            estoy, que ni a hablar acierto;

            mas disimular importa,

            que ya no tiene remedio         

            el caso).  Yo doy por bien

            la burla que se me ha hecho,

            porque se case mi hermana

            con don Juan.

ANA:                   La mano ofrezco

            y también con ella el alma.

JUAN:       Y yo, señora, la acepto,

            porque vivo muy seguro

            de pagaros con lo mesmo.

CARLOS:     Tú, Leonor mía, la mano

            me da.

LEONOR:           En mí, Carlos, no es nuevo,  

            porque siempre he sido tuya.

CASTAÑO:    Díme, Celia, algún requiebro,

            y mira si a mano tienes

            una mano.

CELIA:              No la tengo,

            que la dejé en la cocina;     

            pero ¿bastaráte un dedo?

CASTAÑO:    Daca, que es el dedo malo,

            pues es él con quien encuentro.

            Y aquí, altísimos señores,

            y aquí, senado discreto,      

            los empeños de una casa

            dan fin.  Perdonad sus yerros.

 

FIN DE LA COMEDIA

HOME | BARROCO | PRODUCCIÓN LITERARIA BARROCO | NEOCLASICISMO | PRODUCCIÓN LITERARIA NEOCLAISCISMO
Copyright © 2006 [Interalex.cjb.net]